Ir al contenido principal

Construyendo Relaciones Saludables

“El que anda con cojo, al año cojea” Refrán

“Dime con quién andas y te diré quién eres” Refrán

Sin temor a equivocarme  me atrevería a afirmar que todos en algún momento hemos escuchado una de estas frases. Algunos durante nuestro crecimiento, otros después de grandes,  pero seguro que alguien nos ha advertido o enseñado a través de una de ellas.

Estudios han demostrado que nuestra personalidad está definida por factores genéticos y por factores ambientales (influencias que recibimos del entorno en el cual nos desarrollamos). En algunos casos  esos factores actúan en nosotros en partes iguales (50% genes 50% entorno), en otros vemos personas que se revelan a su realidad y deciden ser  diferentes, pero en la mayoría de los casos el entorno le gana a los genes y tiene mucho que ver en lo que somos.

Una de mis profesoras del colegio, de esas que dan lecciones de vida que las inmortalizan en nuestros recuerdos (Gracias “Fifa”), solía decirnos entre una clase y otra,

“mis hijos, júntense con gente que les sume”

Aunque a simple vista esto pudiera parecer algo material, esas palabras tenían un fondo muy humano que me ha acompañado desde aquellos días, y han sido determinantes en mi éxito para hacer  buenas amistades y mantenerlas a través del tiempo. La profe  aclaraba,

“cuando yo digo que se junten con gente que le sume, no me refiero al aspecto económico. Júntese con gente que le sume conocimiento, que le sume buenas costumbres, que le sume valores, que usted aprenda de ellos y ellos de usted, desarrolle relaciones saludables”

Ella  fue mi maestra en tres ocasiones, y entre sus sermones este nunca se quedaba.  Por más teorías que se inventen para  desmentir este asunto, la vida me ha hecho creer mas en ello a través de las cosas que uno ve mientras crece.

De la misma forma que los mensajes subliminales crean en nosotros necesidades inexistentes a través de la publicidad, en nuestras relaciones sociales nos hacemos objeto de miles de mensajes de este tipo, que de manera inconsciente  van formando  nuestra personalidad y definiendo nuestro ser.

“Tus amigos son una extensión de ti mismo”

Si nos detenemos a pensar un rato sobre ¿Quiénes son nuestros amigos? ¿Por qué nos gusta estar con ellos? ¿Qué hemos aprendido de ellos? ¿Qué han aprendido de nosotros?... nos vamos a dar cuenta de que tenemos más semejanzas de las que imaginábamos, que en nuestras costumbres hay una que otra cosa que adoptamos de ellos y que de igual manera también en ellos hay algo de nosotros. Definitivamente, tal y como decía mi profesora y de acuerdo con las advertencias de nuestros padres hay que ser cuidadosos a la hora de seleccionar los amigos. Así como entra lo bueno también lo hace lo malo, la mayoría de las veces este es un proceso que se da de forma inconsciente y una vez ciertas costumbres pasan a formar parte de nuestros hábitos, es muy difícil dejarlas atrás.

Esto no es un llamado a hacer acepción de personas, estoy de acuerdo con que cada uno tiene algo bueno que enseñar (porque nadie es completamente malo) y también sé que las personas pueden cambiar, pero lamentablemente hay seres cuya vida es un lodo con el que queda embarrado todo el que se relaciona con ellos. Por lo tanto HAY QUE TENER CUIDADO.

Examine su entorno, vele por su integridad, júntese con gente que le sume y sume usted también a la vida de los otros.

Aprendamos a construír relaciones saludables.

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…