Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

El paraíso está en los otros

“Tu felicidad depende de ti” Esa frase ha cruzado por nuestra vista muchas veces, en miles de fotos y estatus de redes sociales. Generalmente como un grito desesperado de personas infelices que publican cosas que quisieran aplicar y no pueden, así que optan por vestir de poesía o intelectualidad una realidad miserable. De unos años para acá, nos han predicado el milagro del YO, tanto, que nos hemos vuelto embajadores del mensaje, hemos asumido como correcto e ideal el hecho de no depender de nadie y la meta de enfocarnos más en nosotros que en los otros. También he pasado por ahí, muchas veces he sido adepta y predicadora de esa premisa egoísta que nos hace protagonistas absolutos de nuestras vidas. Una filosofía que puede llevarnos a experimentar cierto grado de prosperidad, pero que también nos va dejando vacíos de humanidad. Ante las experiencias que consideramos un revés de la vida (que no siempre lo son), es más fácil encerrarse en uno mismo que dejar ver las grietas de un alma q…

Adiós Obama!

Es fácil para mí recordar aquellos días, de hecho, resulta placentero porque ha sido una de las etapas en las que más soñadora fui, en las que más esperanzada estaba sobre el futuro, esos días en los que crees con más fe que otra realidad es posible y que puedes construirla. Trabajaba en una institución estatal, con un salario que dejaba mucho qué desear, en un área profesional que no era la mía, sin un negocio familiar que esperara por mí, pero el mundo estaba en mis manos, por lo menos eso sentía. Ver a Obama estar a un paso de la casa blanca era, de alguna forma, tener la certeza de que mis sueños se podían hacer realidad y por eso lo nombraba en la introducción de mi trabajo monográfico cuando aún estaba en campaña electoral, no importaba que todavía no terminara el proceso, en mi corazón ya había ganado y de algún modo era como si yo también ganara con él (aunque RD sea una islita más para Estados Unidos, aunque tuviéramos una relevancia minúscula para el mismo Obama, aunque en e…