Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

Its not easy but it's a life

En una de las clases que tomo en Coursera, conocí a Pavel Brilliant, un emprendedor ucraniano que combina con maestría la sencillez, la brillantez y espontaneidad. Recuerdo que en nuestras primeras conversaciones me contaba entusiasmado sobre los negocios que hacía y lo orgulloso que estaba de ser su propio jefe. Yo pasaba por uno de esos períodos de "toy jarta de ser empleada", por el que pasa todo empleado explotado y mal pagado así que, mientras me contaba, yo moría de envidia. 

Entre una conversación y otra pasaban varias semanas pero, dado que tenemos varios intereses en común, siempre es un placer hablar con él. En eso llegó la guerra en Ucrania y revolvió todo, la vida de Pavel y mi actitud ante mi propia vida. 
De este lado hemos sido testigo de las determinaciones de Putin y el drama humando en  Ucrania, lo vemos con mucha pena, pero tan lejano como si se tratara de una producción hollywoodense. 

Yo también lo veía así, un episodio muy triste, pero muy ajeno. Hasta…

Me resisto a ser la misma

El pasado domingo, después de casi un año, fui con mi papá a la iglesia. Tranquila, me ubiqué en uno de los bancos de atrás para escuchar el servicio y ver qué tal iban las cosas. Todo, absolutamente todo, era igual. Las carencias, las bondades, los defectos, las virtudes.  Es como si de un tiempo para acá se hubieran ubicado todos en una especie de letargo del que no pueden salir. Lo peor fue descubrir que no solo saben que están en un letargo, sino que se sienten orgullosos de ello.


En un momento, el hermano que hacía de maestro de ceremonia tomó una oportunidad para dirigirse a los feligreses y contar una revelación que había tenido. Trataba sobre una joven que quería ir a un lugar (algo así como una fiesta) y su padre le negaba el permiso diciendo que si iba, jamás sería la misma, se contaminaría con una nueva realidad a la que terminaría acostumbrándose y perdería su pureza. Al final decía a la iglesia que, como la joven de la revelación, debían cuidarse de que las cosas de la vi…