Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Entre muertos que respiran

Nos han enseñado que la vida termina cuando dejamos de respirar, ese momento en que por enfermedad o accidente el corazón deja de latir y de nosotros solo queda un cuerpo, el espíritu que moraba allí ha emprendido un viaje sin regreso. No siempre es así, con el paso del tiempo he aprendido que hay otras formas de morir y que a veces nos toca vivir entre muertos que aun respiran. 

Recuerdo al Sr. Martín. Sonriente, animado, en esos días en que  le gustaba escucharnos cantar los coros de la iglesia. Siempre decía que había olvidado la letra de las canciones para que nosotros la termináramos de cantar. Amable, sabio y con una alegría de vivir que parecía contagiarse a quienes le rodeaban, hasta que de buenas a primeras las cosas cambiaron. El hombre de rostro alegre pasó a ser una persona de expresión neutra, ya no sonreía, no cantaba, ni siquiera extendía el brazo al saludar.  Hace ya más de 15 años y todavía no logro entender qué pasó, su alegría se había ido y con ella parecía haberle …