Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

A las que inician la aventura de ser madre

Se acerca el día de las madres en República Dominicana, ese maravilloso ser por medio del cual llegamos a este mundo y que lleva sobre sus hombros una de las tareas más complejas del mundo... dirigir una  casa. No tengo hijos y sé que quien no ha vivido una experiencia no está facultado para dar consejos sobre la misma, pero me gustaría mencionar una serie de cosas que por mi cercanía con los niños he observado (tengo sangre para los muchachos.... así lo diría mami) y en mi condición de "tía consentidora" me gustaría que se tomara en cuenta para que mis sobrinos sean parte del futuro civilizado en el que todavía me atrevo a creer. 

Con los primos mas pequeños y los vecinos recién nacidos he recibido un entrenamiento intensivo de "cómo lidiar con bebés y no volverte loca en el proceso" poco a poco he aprendido a entenderlos y disfrutar con ellos cada etapa, hasta que cuando son adolescentes pierdo mi encanto de tía y solo me queda observar con cierta distancia el r…

La clave de la felicidad

Una vez en una de mis conversaciones con mi amigo Eric sobre los problemas existenciales de la vida, él me dijo:  “la clave de la felicidad es el desapego”Debo admitir que en el momento me pareció un poco egoísta porque tenía la errada concepción de que amor y apego debían ir en el mismo paquete, y eso de desapego me sonaba a ingratitud hacia el esfuerzo que han hecho nuestros padres en criarnos, hacia el amor que nos da la familia en general, hacia la fidelidad de nuestros amigos, hacia la oportunidad de trabajo que nos da la empresa en la que laboramos, hacia la patria en la que nacimos… etc.  Así que aunque asentí cuando lo dijo yo no estaba de acuerdo del todo con la frase. Pero la vida, esa maestra que da buenas e inolvidables lecciones  se encargaría de demostrarme que mi amigo estaba en lo cierto.
En primer lugar, en relaciones saludables ninguno se apega al otro. Nada ni nadie debe coartar nuestra libertad, bajo ningún concepto podemos permitir que nuestra independencia o nuest…