Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

El dios de las cosas buenas

Experiencias de amigos y familiares esta semana, me han hecho recordar las clases de escuela dominical en la iglesia, allí donde a veces iba a regañadientes, lecciones a las que dediqué importante tiempo y atención en mi niñez.
Dios es amor, Dios es bueno; pero también Dios nos prueba. 
Estuve conversando con un familiar al que las cosas no le han salido como las esperaba. Tenía todos lo planes para hacerse una intervención quirúrgica  y a última hora le ha salido una complicación que ha detenido  indefinidamente el proceso, con expresión visiblemente triste me decía:   Dios quiere que a uno las cosas le salgan bien, pero satanás trabaja para arruinar los planes¿Cómo saber si mis planes y los de Dios son los mismos? Es posible que lo que en un momento estoy considerando como una "bendición" no esté dentro de los planes que El tiene para mí. Cuando decimos en el padre nuestro,  que por tradición o por convicción hacemos, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo, e…

Un capítulo necesario

Hay capítulos de la vida que no se pueden catalogar como buenos o malos, digamos que son capítulos necesarios porque aportan experiencias  para continuar escribiendo la historia. 

Vibrantes estatus en facebook han servido para celebrar mis éxitos, en largos posts he llorado las penas de mis fracasos, pero poco se ha dicho de esos momentos intermedios, que son mayoría, en donde realmente hacemos el trabajo, como si no fueran páginas importantes del cuento. Digamos que ahora me toca vivir uno de esos capítulos necesarios y he decidido compartirlo con ustedes porque también es importante. 
Generalmente uno recuerda el primer empleo, que representa la entrada a la vida adulta, y el más reciente, o más exitoso, porque es donde de alguna manera cosechas el fruto de toda tu experiencia.  Hoy nos vamos a colocar a mitad de la balanza para resaltar la importancia de los días, trabajos y hasta los amores que aparentemente "no pintan nada". 
Aunque en el primer tweet del día hacemos e…

Entre quejas y prejuicios

En un post anterior  he hablado de las quejas, esas personas que son víctimas del mundo cuya especialidad es amargarnos la vida. Puede que suene muy duro pero si alguien te roba las energía y la felicidad (que de hecho es una conquista)... te está amargando la vida. 

Detrás de una eterna queja generalmente se esconde un prejuicio. Alguien se hizo una idea de algo, se encerró en ese pensamiento, no salió lo que esperaba y al final todo lo resuelve con quejarse. Imagino que les llegará a la mente un recuerdo de algo, o de alguien, quizás de nosotros mismos en un momento determinado. Esto se repite más de lo que usted imagina y es de las cosas que debemos trabajar para superar. 
A veces, al hablar con una persona, te cuesta un trabajo increíble llegar a un punto agradable de conversación porque los primeros minutos debes dedicarlo a desmontar la idea que esa persona se ha hecho sobre ti. Somos especialistas en etiquetar a la gente (por nivel educativo, grupo racial, país, profesión, gén…

La fórmula es que no hay fórmulas

Esta parece ser la vida de los ejemplos. Quieres ser ejemplo de algo/alguien, o buscas un ejemplo que te sirva como indicador para medir y/o dirigir tu vida. Pero cada cabeza es un mundo, ninguna vida es igual a otra y después de mucho tiempo perdido resolvemos buscar nuestra propia manera de vivir. El objetivo de esta nota es no perder el tiempo con fórmulas de vida. 

Hay que tener un proyecto, eso no lo discuto "quien no sabe a dónde va, ya llegó". Un "por qué", para enfrentar los a todos los "cómo" que la vida nos plantea cada día, pero tengo una serie de preguntas para reflexionar un poco sobre este tema, la primera es: ¿Estás viviendo proyecto?   
A veces nos adaptamos al canon social, otras a "lo que mi familia espera de mi", en otras ocasiones me he encontrado con gente que simplemente no se ha planteado eso de tener un proyecto de vida y ha dejado pasar, o desperdiciado, verdaderas oportunidades, a veces nunca se dan cuenta de lo afor…