Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Algo más que unos cuantos pasos

Era una forma de escapar a la soledad, una oportunidad de conocer gente nueva, de entender a través de esas personas la cultura de un lugar al que todavía me estaba acostumbrando. Porque hay cosas que  los comentarios  no contarán y solo llegarás a conocer realmente cuando las experimentas en vivo. 
Ahí estaba, en un salón  con un grupo de desconocidos que intentaban vencer la arritmia practicando pasos básicos de salsa.  Lo ideal es que una persona que no baila nada empiece por practicar merengue, pero esta clase apareció primero. Para el destino las cosas son en el orden que él entienda, la lógica aparecerá con el tiempo... O quizás nunca aparezca. Escuchar la conga, no mirarse los pies, dejar que el cuerpo siga el ritmo... así íbamos. A pesar de que cuando llegué ya me había perdido una clase, no fue difícil alcanzar el grupo y llevar más o menos la armonía, pero ahí estaban los pasos en pareja. Las verdaderas lecciones para mi. 
Iba siempre programada, tan control freak como en o…

Incondicional

"Ámame cuando menos lo merezca, que es cuando más lo necesito" 
He leído esa frase infinitas veces en posts de facebook o en algunos blogs. A veces estaba a favor, otras veces quizás un poco en contra. Hasta que llega la experiencia a enseñarnos lo que debemos aprender. En el momento justo. 
Aunque mi madre es un ser humano genial para todo el que la conoce, desde que recuerdo, mi relación con ella ha sido un poco complicada. Puede que sea por aquello de que las hijas  solo llegan a entender a las madres en el momento que también se convierten en madres. Mami siempre se preocupó por nosotros, por nuestro futuro, por nuestra educación, por nuestro comportamiento, incluso por nuestra apariencia (aunque sigo preguntándome cómo rayos sometían a uno a la tortura de usar vestidos con cretona en nombre del buen vestir). Ella siempre tenía grandes planes para nuestro futuro pero a veces olvidaba que éramos niños, o que éramos adolescentes. Olvidaba que estábamos en edades propensas …