Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Razones de "bondad"

Cuando era niña, cuestionaba mucho el escepticismo que, a veces, mostraba mi papá ante la "buena voluntad" de algunas personas. Mi inocente y limitado razonamiento concebía la bondad como un acto que nacía y moría en sí mismo, sin ninguna otra pretensión que hacer bien, una forma de amor tan sublime que solo ve el bienestar ajeno, una bendición que solo llegaba a unos pocos que habían tenido mucha "suerte". Quién me iba a decir que unos años mas tarde (unos cuantos :p) yo sería aún más escéptica que mi padre? Que llegaría un momento en que el preferiría la justicia a la bondad, por lo menos a ese tipo de bondad que bien podría confundirse con la estrategia, cuyo proceso no tiene una sola pizca de desinterés.
No son pocos los casos en que el acto de benevolencia no es más que un perfecto disfraz para el abuso y la explotación, un tipo de bondad tan malvado en el que la víctima, encima de ser explotada, queda en deuda de agradecimiento eterno con el victimario. Algun…