Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Amabilidad de propinas y comisiones

En estos días fui con mis compañeros de oficina a almorzar a una de esa franquicias gringas que tenemos en R.D. Nos recibió una joven muy amable y, una vez estábamos en la mesa, llegó un joven irradiando entusiasmo por los poros y presentándose como nuestro camarero de ese día. Hacía chistes, contaba historias, daba consejos y recomendaciones sobre nuestras elecciones para el almuerzo, provocaba las sonrisas de los más tímidos y hasta nos sirvió de fotógrafo para inmortalizar el momento. 

Genial, verdad? Uno se queda como  Wow, qué chulo! Es como de alguien que se está identificado con lo que hace, transmite su entusiasmo al cliente, cuya amabilidad y disposición te hace pasar un buen rato. 
Después de muchas historias y risas, había llegado el momento de regresar al trabajo, pedimos la cuenta a nuestro simpático amigo y cuando regresó con la factura nos invitaba, en tono reflexivo, a completar una encuesta de satisfacción en línea al tiempo que elegantemente hacía referencia a las p…

Lo que se dice

Vive para ti y olvídate del mundo! Quizás suena un poco egoísta, no? Pero lo repetimos muchas veces, especialmente en los momentos en que la gente cuestiona tus acciones, tus decisiones, tu estilo de vida, o tu reacción ante cierto evento. Es de las frases que, para no malinterpretar, debemos contextualizar.
Somos muy dados a formarnos opiniones de la gente según sus acciones y comportamiento en determinado momento, para bien o para mal, esa opinión va cambiando a medida que conocemos la personas. Alguien que al principio te caía muy bien, deja de agradarte; empiezas a entender los motivos de esa persona cuya presencia te resultaba insoportable, quitas razón a quien la otrorgaste en algún momento,  así va cambiando nuestro parecer.
Es imposible evitar hacer juicios, formarse opiniones y actuar en consecuencia. Nos han educado para eso, rechazarlo, sería mentirnos a nosotros mismos y a la persona frente a  la cual  hacemos tal aseguración. Conscientes de esta realidad, y creyendo que d…

Cuestión de confianza

Era una de esas conversaciones de las cuales quieres salir corriendo cuando te das cuenta que al interlocutor no le interesa compartir ideas sino convencerte de que él tiene la razón.  - Esta es mi verdad y cada uno tiene la suya.- Así es como funcionan el sistema y siempre va a ser igual.- No se puede confiar en nadie. Maldito el hombre que confía en otro hombre, dice la biblia.  Ese era mas o menos su discurso, repetido "cuchucientas" veces.
Estoy de acuerdo con que cada uno tienen su verdad y responde a las exigencias de la realidad que le ha tocado vivir, podría creer que se ha resignado ante las injusticias de este mundo al punto de saberse una pieza más de un sistema sin sentido y aceptarlo como definitivo, pero... ¿Que no se puede confiar en nadie?  ¿Realmente podemos vivir así?
En estos días leía un artículo que hablaba de la particular forma de contratar de un emprendedor cuya empresa tenía empleados alrededor del mundo que trabajaban desde sus hogares en los horarios q…