Ir al contenido principal

Indígnate!

Mientras la mayor preocupación de muchas jóvenes dominicanas es buscar patrocinio para sus cirugías estéticas,  sin importar la procedencia de los fondos y con una urgencia que parecieran  operaciones de vida o muerte.  Del otro lado del mundo la preocupación de la gente es llamar la atención de las autoridades, hacerles ver su indignación ante administraciones  gubernamentales corruptas,  con políticas sociales plagadas de desigualdad y una pésima situación económica de la que pocas esperanzas hay de resolver a mediano plazo.

Hace unos cuantos meses Egipto dijo NO a la continuidad de un mandato de casi  30 años, a pesar de resistirse a abandonar el poder  y tratar por todos medios de controlar la población, Hosni Mubarak  tuvo que entregar el mando. Con este ejemplo se motivaron naciones cercanas  donde el pueblo ha levantado su voz, ha tomado acción y se ha demostrado que  los verdaderos dueños de las naciones son sus ciudadanos y no quienes las  gobiernan.

Entre otras cosas una de las características de nuestro pueblo es que somos buenos imitadores, nos encanta copiar estilos y adoptar costumbres extranjeras incluso cuando no conocemos los verdaderos orígenes de las mismas. Pero ya que nos gusta imitar ¿Por qué no tomar  estos ejemplos de revolución  ciudadana en consideración para reaccionar nosotros también?  Razones tenemos de sobra.

“Las palabras que no se plasman en acción generan pestilencia”  William Blake

Discursos,  ideas vacías, promesas utópicas, palabras y mas palabras… son la carta de presentación de nuestro panorama político (Claro está, después de los escándalos de corrupción que se han constituido en nuestro pan de cada día) y como las palabras  sin acción generan pestilencia,  lo nuestro es una peste que  con el tiempo intensifica el hedor.  Tenemos un presidente que en 1996 se vislumbraba como la esperanza para el futuro de esta mitad de isla, pero que con el tiempo y a través de tres administraciones nos ha tocado comprobar que al igual que otros, no ha hecho más que enriquecerse en el poder y burlarse de nuestra gente (confieso que no soporto los discursos poéticos del presidente Fernández, cual bizcocho de camuflaje nada más son bonitos)   y ¿qué decir de nuestros actuales candidatos a la presidencia?  A excepción de dos o tres  que por ser serios es posible que nunca vayan a lucir la banda presidencial, el resto es pura basura política.

Hay que hacer algo

A los españoles se les ha dado de forma espontánea. Algunos dicen que la gente se ha motivado con el escrito ¡Indignaos! Del francés Stéphane Hessel donde este llama a los ciudadanos a levantar su voz ante la caótica realidad política imperante las naciones.

“En situaciones  como esta no debe existir espacio para la resignación o la apatía” Stéphane Hessel

Pero por las razones que fuera la gente está despertando y no solo para mostrar su descontento.  Se están debatiendo opiniones, elaborando documentos, la gente está siendo puntual en sus exigencias y está haciendo un llamado a la conciencia ciudadana (caso específico de España).

“Estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social  que vemos a nuestro alrededor, por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros…  por la indefensión del ciudadano a pie” llamado a real democracia.

Esto me acuerda tanto nuestra realidad…

Ante los atropellos que cada día sufrimos los dominicanos este pueblo parece estar anestesiado. Es hora de expresarnos, de apoyar a quienes lo han hecho, de mostrarnos indignados.  En España  lo que empezó con un grupo ya son más de 130,000 personas  de diferentes esferas sociales, que aunque están conscientes  de que tendrá que pasar mucho tiempo  para que los cambios empiecen a darse, ya dieron el primer paso.

Escribir es mi forma de reaccionar  y apoyo a todo el que libre de influencias políticas y con un fundamento claro  busque la forma de mostrar su descontento.

“Nuestras vidas empiezan a morir el día que callamos cosas verdaderamente importantes” Martin Luther King

Indígnate!  

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…