Ir al contenido principal

Indígnate!

Mientras la mayor preocupación de muchas jóvenes dominicanas es buscar patrocinio para sus cirugías estéticas,  sin importar la procedencia de los fondos y con una urgencia que parecieran  operaciones de vida o muerte.  Del otro lado del mundo la preocupación de la gente es llamar la atención de las autoridades, hacerles ver su indignación ante administraciones  gubernamentales corruptas,  con políticas sociales plagadas de desigualdad y una pésima situación económica de la que pocas esperanzas hay de resolver a mediano plazo.

Hace unos cuantos meses Egipto dijo NO a la continuidad de un mandato de casi  30 años, a pesar de resistirse a abandonar el poder  y tratar por todos medios de controlar la población, Hosni Mubarak  tuvo que entregar el mando. Con este ejemplo se motivaron naciones cercanas  donde el pueblo ha levantado su voz, ha tomado acción y se ha demostrado que  los verdaderos dueños de las naciones son sus ciudadanos y no quienes las  gobiernan.

Entre otras cosas una de las características de nuestro pueblo es que somos buenos imitadores, nos encanta copiar estilos y adoptar costumbres extranjeras incluso cuando no conocemos los verdaderos orígenes de las mismas. Pero ya que nos gusta imitar ¿Por qué no tomar  estos ejemplos de revolución  ciudadana en consideración para reaccionar nosotros también?  Razones tenemos de sobra.

“Las palabras que no se plasman en acción generan pestilencia”  William Blake

Discursos,  ideas vacías, promesas utópicas, palabras y mas palabras… son la carta de presentación de nuestro panorama político (Claro está, después de los escándalos de corrupción que se han constituido en nuestro pan de cada día) y como las palabras  sin acción generan pestilencia,  lo nuestro es una peste que  con el tiempo intensifica el hedor.  Tenemos un presidente que en 1996 se vislumbraba como la esperanza para el futuro de esta mitad de isla, pero que con el tiempo y a través de tres administraciones nos ha tocado comprobar que al igual que otros, no ha hecho más que enriquecerse en el poder y burlarse de nuestra gente (confieso que no soporto los discursos poéticos del presidente Fernández, cual bizcocho de camuflaje nada más son bonitos)   y ¿qué decir de nuestros actuales candidatos a la presidencia?  A excepción de dos o tres  que por ser serios es posible que nunca vayan a lucir la banda presidencial, el resto es pura basura política.

Hay que hacer algo

A los españoles se les ha dado de forma espontánea. Algunos dicen que la gente se ha motivado con el escrito ¡Indignaos! Del francés Stéphane Hessel donde este llama a los ciudadanos a levantar su voz ante la caótica realidad política imperante las naciones.

“En situaciones  como esta no debe existir espacio para la resignación o la apatía” Stéphane Hessel

Pero por las razones que fuera la gente está despertando y no solo para mostrar su descontento.  Se están debatiendo opiniones, elaborando documentos, la gente está siendo puntual en sus exigencias y está haciendo un llamado a la conciencia ciudadana (caso específico de España).

“Estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social  que vemos a nuestro alrededor, por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros…  por la indefensión del ciudadano a pie” llamado a real democracia.

Esto me acuerda tanto nuestra realidad…

Ante los atropellos que cada día sufrimos los dominicanos este pueblo parece estar anestesiado. Es hora de expresarnos, de apoyar a quienes lo han hecho, de mostrarnos indignados.  En España  lo que empezó con un grupo ya son más de 130,000 personas  de diferentes esferas sociales, que aunque están conscientes  de que tendrá que pasar mucho tiempo  para que los cambios empiecen a darse, ya dieron el primer paso.

Escribir es mi forma de reaccionar  y apoyo a todo el que libre de influencias políticas y con un fundamento claro  busque la forma de mostrar su descontento.

“Nuestras vidas empiezan a morir el día que callamos cosas verdaderamente importantes” Martin Luther King

Indígnate!  

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…