Ir al contenido principal

Mundos Paralelos

Mi primera entrada pudiera hablar de lo maravilloso que es vivir, descubrir la parte buena de las adversidades, la ventaja de crearse cada día en vez de desperdiciar tiempo tras la utopía de descubrir nuestro "verdadero" ser, tratar cualquier trivialidad del las que dan sazón a nuestro días, pero no. Yo quiero hablar de amor,  y de lo complicado que resulta mantenerlo una vez ha pasado la magia del primer flechazo.

Hace un par de semanas viendo la película "The Romantics" los protagonistas citando "Oda al Ruiseñor" de Jhon Keats dijeron algo que no he querido olvidar "Cualquiera puede tener una gran gesto romántico, la pregunta es, qué pasará después?". El amor es hermoso, la magia y la complicidad encerrada en las primeras miradas, aquellas que tienen una dosis semejante de timidez y picardía, aquellos días cuando el otro dice justo lo que añorábamos escuchar, donde nos desvivimos por agradar y se desviven por agradarnos, donde las llamadas son diarias y los mensajes en cada momento del día, donde al haber encontrado un ser perfecto luchamos por esconder nuestras imperfecciones. sí, yo se que es pura fantasía pero para muchos ese es el amor, por lo menos así empieza, pero tal y como dice la frase antes citada muchos vivimos esa magia sin siquiera pensar qué pasará después? y cuando llegamos a la realidad la magia se convierte en suspiro.

- no eras así
- entiendes todo mal
- no eres lo suficientemente clara
- vas a empezar otra vez?
Frases típicas de una relación en proceso de aterrizaje en la realidad, cuando se van quitando las pantallas, van saliendo los defectos, se generan desacuerdos y tras una discusión  ella trata de pensar como el para entenderlo, el trata de ver el mundo como ella para entenderla, ambos cambian de frecuencia y se encuentran en el mismo enredo del inicio.

Muchas veces cometemos el error de pensar que nuestra "media naranja" será una copia masculina de nosotras. nos gustarán las mismas cosas, se llevará bien con nuestros amigos, iguales puntos de vista frente a situaciones sociales y/o políticas y cuando nos damos cuenta de que la cosa no es así nos invade una sensación que mezcla ira con pánico y si nuestro compañero no nos sabe entender (ellos casi nunca saben) la relación se convierte en una eterna discusión con escasos instantes de reconciliación.

El hombre y la mujer nunca van a pensar igual, nuestras concepciones de la vida y el mundo son totalmente diferentes, así debe ser y pretender lo contrario sería una lucha sin final en la que terminaremos agotados, con el corazón roto y el espíritu maltratado. físicamente estamos en el mismo planeta pero nuestras mentes trabajan como si vivieran en mundos paralelos que de alguna forma se complementan y de ese complemento nace la chispa que aunque seamos diferentes nos mantiene unidos y nos hace extrañarnos cuando estamos separados.

Amor, mucha comprensión y respeto... estas son cosas que nunca se quedan a la hora de aconsejar a los que deciden compartir su vida, a veces son tan constantes que las concebimos como "Cliché" pero por más comunes que puedan parecer, con el paso de los años tienen la misma efectividad. (que el Amor sea la razón para estar juntos, comprensión para lidiar con las diferencias y respeto para pasar los momentos de inevitable estrés sin herirse).

Amigas queridas, a la hora de elegir no se aferre a lo perfecto porque puede terminar desilusionada, no cambie para agradar a nadie porque  terminará perdiéndose a usted misma, pero cuando encuentre un ser que a pesar de sus imperfecciones tenga ese no se qué, que llega no se cómo y llama su atención ALERTA!!! es posible que cupido la haya flechado ;) 

hasta la próxima 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…