Ir al contenido principal

Mundos Paralelos

Mi primera entrada pudiera hablar de lo maravilloso que es vivir, descubrir la parte buena de las adversidades, la ventaja de crearse cada día en vez de desperdiciar tiempo tras la utopía de descubrir nuestro "verdadero" ser, tratar cualquier trivialidad del las que dan sazón a nuestro días, pero no. Yo quiero hablar de amor,  y de lo complicado que resulta mantenerlo una vez ha pasado la magia del primer flechazo.

Hace un par de semanas viendo la película "The Romantics" los protagonistas citando "Oda al Ruiseñor" de Jhon Keats dijeron algo que no he querido olvidar "Cualquiera puede tener una gran gesto romántico, la pregunta es, qué pasará después?". El amor es hermoso, la magia y la complicidad encerrada en las primeras miradas, aquellas que tienen una dosis semejante de timidez y picardía, aquellos días cuando el otro dice justo lo que añorábamos escuchar, donde nos desvivimos por agradar y se desviven por agradarnos, donde las llamadas son diarias y los mensajes en cada momento del día, donde al haber encontrado un ser perfecto luchamos por esconder nuestras imperfecciones. sí, yo se que es pura fantasía pero para muchos ese es el amor, por lo menos así empieza, pero tal y como dice la frase antes citada muchos vivimos esa magia sin siquiera pensar qué pasará después? y cuando llegamos a la realidad la magia se convierte en suspiro.

- no eras así
- entiendes todo mal
- no eres lo suficientemente clara
- vas a empezar otra vez?
Frases típicas de una relación en proceso de aterrizaje en la realidad, cuando se van quitando las pantallas, van saliendo los defectos, se generan desacuerdos y tras una discusión  ella trata de pensar como el para entenderlo, el trata de ver el mundo como ella para entenderla, ambos cambian de frecuencia y se encuentran en el mismo enredo del inicio.

Muchas veces cometemos el error de pensar que nuestra "media naranja" será una copia masculina de nosotras. nos gustarán las mismas cosas, se llevará bien con nuestros amigos, iguales puntos de vista frente a situaciones sociales y/o políticas y cuando nos damos cuenta de que la cosa no es así nos invade una sensación que mezcla ira con pánico y si nuestro compañero no nos sabe entender (ellos casi nunca saben) la relación se convierte en una eterna discusión con escasos instantes de reconciliación.

El hombre y la mujer nunca van a pensar igual, nuestras concepciones de la vida y el mundo son totalmente diferentes, así debe ser y pretender lo contrario sería una lucha sin final en la que terminaremos agotados, con el corazón roto y el espíritu maltratado. físicamente estamos en el mismo planeta pero nuestras mentes trabajan como si vivieran en mundos paralelos que de alguna forma se complementan y de ese complemento nace la chispa que aunque seamos diferentes nos mantiene unidos y nos hace extrañarnos cuando estamos separados.

Amor, mucha comprensión y respeto... estas son cosas que nunca se quedan a la hora de aconsejar a los que deciden compartir su vida, a veces son tan constantes que las concebimos como "Cliché" pero por más comunes que puedan parecer, con el paso de los años tienen la misma efectividad. (que el Amor sea la razón para estar juntos, comprensión para lidiar con las diferencias y respeto para pasar los momentos de inevitable estrés sin herirse).

Amigas queridas, a la hora de elegir no se aferre a lo perfecto porque puede terminar desilusionada, no cambie para agradar a nadie porque  terminará perdiéndose a usted misma, pero cuando encuentre un ser que a pesar de sus imperfecciones tenga ese no se qué, que llega no se cómo y llama su atención ALERTA!!! es posible que cupido la haya flechado ;) 

hasta la próxima 

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…