Ir al contenido principal

Sacudir las Ilusiones

Según mi sabio aliado en la red "Wikipedia" una ilusión en una esperanza infuandada, cualquier distorsión de una percepción sensorial. La vida me ha enseñado que en el mundo real las ilusiones son una práctica un estilo de vida que muchos han adoptado, se han acomodado en el y de ahí nunca van a salir.

La casa de la barbie, la fiesta de quince años perfecta, el trabajo que siempre has querido, no se me puede quedar el príncipe azul (factor común en las ilusiones de muchas féminas) y claro está! la boda de tus sueños. Son solo una muestra de las cosas que generalmente se convierten en el norte de nuestras ilusiones (sí, aunque en este post las voy a invitar a sacudirse yo también he tenido mis momentos de ilusa). De la misma forma que aprendemos los modales, adoptamos hábitos y modismos propios del lugar donde nos toca crecer también aprendemos a soñar, nuestros padres y/o nuestro entorno fomenta en nosotros ilusiones a fin de hacernos creer que es posible un mañana mejor y luchemos para  construirlo. Ustedes dirán que no hay nada de malo en eso, al contrario se ve como algo positivo; el problema está en que hoy en día muchas personas más que luchar por materializar ilusiones se han acomodado a vivir en ellas y de ellas.

Yo estoy consciente de que en este mundo mientras estemos vivos cualquier cosa es posible (un presidente negro en EEUU, mujeres gobernando naciones, plebeyas convertidas en princesas, pasar de la clase mas baja en la pirámide social a la mas alta etc,)  pero me resisto a apoyar a aquellos que bajo esa consigna se han sentado a esperar que las cosas sucedan. Es cierto que a veces encontramos nuestro destino trabajando en cosas que nada tienen que ver con el mismo, pero quizás si no hubiéramos hecho esa labor "equivocada" el destino no habría llegado a nuestro encuentro, lo que comprueba que definitivamente los milagros no son para vagos.

Se vale soñar pero siempre conscientes de nuestra realidad "con los pies en la tierra y la cabeza en las estrellas", primero porque la forma mas lógica de planear nuestro futuro es con la base en lo que tenemos hoy  y segundo porque el que no tiene sueños por cumplir difícilmente puede cambiar su realidad. Pero como todo en la vida hay ilusiones que están reservadas para el infinito, que solo tienen lugar en hollywood y que cuando nos aferramos a ellas resultan ser perjudiciales para nuestra vida actual, para nuestro futuro y para el de otras personas (porque de alguna forma siempre tenemos influencia sobre otras vidas) y cuando eso pasa hay que sacudirse.

Cuando una relación no funciona hay que reconocerlo, sacudir las ilusiones, cerrar el capítulo y buscar páginas en blanco para escribir otra historia. Si los recursos económicos no dan para celebrar como siempre has querido, cambia de plan y busca la forma de pasarla bien pero no desperdicies tiempo y ahorres alegría cayendo en depresión por lo que no pudiste hacer. En la lucha por conseguir el que creemos el "trabajo de nuestros sueños" tomamos todo tipo de cursos, aplicamos una y otra vez, buscamos contactos en el área y nada, pero puede ser que el verdadero trabajo de tus sueños esté en otro lugar y por aferrarte a una ilusión solo pases de una decepción a otra porque simplemente eso no es lo tuyo.

Deja volar tu imaginación, sueña y lucha por materializar tus sueños, abre tu mente y corazón a las ilusiones (no hay una cosa mas bonita y con mas luz que la mirada y la sonrisa de un rostro ilusionado), pero si las cosas no funcionan

Sacúdete

 A veces Dios tienen reservado para nosotros cosas mejores que las que hemos soñado ;-)  

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…