Ir al contenido principal

Liberación Femenina

Siempre que tenemos unos minutos libres en el trabajo nos ponemos a hablar de algún tema de actualidad o a leer la parte de las revistas donde el público escribe buscando ayuda psicológica. Generalmente son mujeres las que escriben y en cada edición tenemos una dosis de problemáticas que giran en torno a lo mismo con diferentes protagonistas.

  • ·         La que está con un hombre casado y aunque va pasando el tiempo (a veces hasta llegan a tener hijos) el tipo nunca termina de divorciarse.
  • ·         La joven casada con un señor mucho mayor que ella solo por “seguridad” económica.
  • ·         Aquella que tiene  relaciones paralelas y no se decide por ninguno asegurando amar a los dos (¿Cuál será su  concepto de amor?)
  • ·         La que es consciente de que comparte la cama con un “patán” pero insiste  en engañarse creyendo que un día va a cambiar (el perro huevero aunque le quemen en hocico sigue comiendo huevos)  etc.

Leyendo todo esto me pregunto si de verdad existe la liberación femenina que hemos utilizado como bandera en los últimos tiempos.

Liberación femenina no es solo  votar, conducir o trabajar para lograr independencia económica sino que también implica independencia sentimental, sexual y social para que el fenómeno sea completo, de lo contrario  solo seremos mujeres que producen dinero  y hacen fila cada cuatro años para elegir autoridades.

Conozco muchas mujeres “inteligentes” que se han destacado como estudiantes, han conseguido buenos trabajos, buenos salarios y son de carácter  respetable (no porque infundan temor, sino cierto nivel de sobriedad) que son sentimentalmente dependientes y en muchas ocasiones son  manipuladas por sus parejas, sin embargo  por su status profesional, social y/o económico el público las percibe como mujeres liberadas.

 Es maravilloso cuando podemos cooperar con la economía de nuestros hogares, cuando excusadas por la coquetería que caracteriza nuestro género  podemos comprar nuestras cosas sin depender  de otro, pero también es bueno ser dueñas de nosotras, de nuestros principios, utilizar nuestra libertad de ser  mostrando nuestra personalidad sin sentirnos cohibidas o amenazadas, mantener nuestras amistades y construir nuevas relaciones de amistad sin pedir autorización más que a nosotras mismas.  

En el momento en que descubrimos lo que somos y hacemos uso de los derechos que hemos recibido como herencia de generaciones pasadas  no nos rebajamos a ser conscientemente plato de segunda mesa, no nos encadenamos a nadie por seguridad económica (si tenemos salud, fuerza y una mente que funciona no nos va a costar trabajar), no jugamos con  los sentimientos ajenos con la excusa  de un amor que no hemos experimentado , no renunciaremos a lo que somos  para ser amadas por representar el  papel que otro ha escogido para nosotros y mucho menos nos dejaremos manejar cual marioneta en función especial.

Cuando en una relación las personas están unidas  por amor hay confianza, respeto por la individualidad de cada uno y aunque haya  una que otra diferencia de opinión o dificultad (como en todo caso real donde ambos piensan) los momentos de felicidad serán auténticos  ya que no hay mejor sensación que sentirse querido tal y como uno es, Just the way you are… Como dice Bruno Mars ;-)

El dinero no tiene dueño, las poses terminan en depresión  y en calidad de personas no estamos diseñadas para ser tratadas como objetos.  Valórate, supérate, ámate, sé. Solo así aprenderás a valorar, a animar a los demás a superarse, a amar y a respetar la libertad de ser de los demás, de tu pareja inclusive.
Una vez aprendamos esta lección cambiará el contenido de las cartas y la depresión que hoy acompaña a muchas no será más que una sombra del pasado.





Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…