Ir al contenido principal

No te Acostumbres a la Violencia

Desde los tiempos de nuestros abuelos circulaban historias de mujeres que eran golpeadas por sus maridos. Generalmente por una combinación de  miedo y vergüenza ellas lo negaban o buscaban la forma de disimular las huellas de los golpes y con esto ocultar lo ocurrido, ya que aunque eran maltratadas  hasta justificaban con  absurdas excusas las acciones de sus parejas y continuaban con ellos, de ahí el popular dicho,

“En pleitos de marido y mujer nadie se debe meter”

Pero el tiempo ha pasado, la realidad ha cambiado, las mujeres hemos sido una de las principales protagonistas de esos cambios y los hombres que se resistieron a aceptar o a participar de ese fenómeno que ha revolucionado las sociedades del mundo entero, han reaccionado con violencia ante el mismo.

Empezaron a surgir organismos  sociales y legales de protección a la mujer, se popularizan dependencias especiales para hacer las denuncias, se desarrolla una fuerte campaña  de concientización  en las que profesionales de todas las áreas aúnan fuerzas en contra del maltrato hacia la mujer y se empieza a detener y condenar a los abusadores.

A principios de la década del 2000 se hicieron documentales, se organizaron charlas, conciertos, trabajos de investigación  entre otras actividades en las que se involucraba a los jóvenes para educarlos y de esta forma controlar ese  mal que carcomía con fuerzas la sociedad. Recuerdo cuando estaba en la universidad  y nos tocaba un tema opcional para trabajar en grupo, siempre decía a los de mi grupo “trabajemos  cualquier tema menos violencia  intrafamiliar o contra la mujer  porque está muy quemado”.  Realmente estábamos saturados  y pensaba que era  hora de  fijarse en otra cosa porque con la popularidad  del tema y el bombardeo de información  por todos los medio  los  hombres por fin se acostumbrarían al nuevo papel de la mujer en la sociedad y cerrarían el capítulo.

No podía estar más lejos de la realidad…

Hoy, ocho años después  los actos de violencia siguen tan latentes como en aquellos días, con la trágica diferencia de que en ese entonces  las golpeaban y ahora las matan.

Según las estadísticas oficiales este ha sido uno de los años con índice de violencia más elevado  de los últimos tiempos, no pasa un día en el que no nos toque ver en las noticias dos y tres mujeres asesinadas por sus parejas.  Sí,  aquellos que una vez juraban amarlas son los mismos que se han encargado de poner fin a sus días, dejando en la mayoría de los casos más de un niño en la orfandad  o exterminándolos junto con sus progenitoras.

Antes el llamado era NO a la violencia, ahora se ha vuelto tan común que invitamos a la ciudadanía a resistirse a la idea de que la violencia es normal.

Se han hecho especiales periodísticos mostrando imágenes crudas de los hechos,  se supone los fiscales  están más severos que nunca  a la hora de penalizar estos actos, hay un ambiente de indignación colectiva  pero no disminuyen los desenlaces fatales en estos hechos.

Ante todo esto y con deseos de contribuir de alguna forma en esta lucha mi mensaje es el siguiente:

·         Hombres: la biblia establece que la mujer es “ayuda idónea”  del hombre. Aprenda a valorarla como tal, reconozca sus virtudes y siéntase orgulloso de compartir su hogar con un ser que tiene algo que aportar al mundo y no es una simple “come comida” que usa la cabeza solo para peinarse y la mayor de las utilidades que se le puede dar es de florero para fanfarronear con los amigos en las salidas (mientras sea joven y bonita…. Pero eso se acaba). Si usted no tiene el auto estima que se requiere para convivir con una mujer de estos tiempos (que aparte de preocuparse por su aspecto físico se desarrolla como ente productivo y se interesa por su educación) quédese solo y enciérrese en un cuarto para que no le desgracie la vida a nadie, porque evidentemente la actualidad le queda grande (suena cruel pero esto es cuestión de "te adaptas o te adaptas").
·         Mujeres: apodérense de la liberación femenina que tanto sacrificios y luchas ha costado a las mujeres de otras generaciones,  deje de andar mirando solo caras bonitas y búsquese un compañero a la altura de estos tiempos (no me mal interprete pensando que estoy mandando a buscar intereses económicos que ese no es el tema, además  hay muchos hombres con dinero, buenos carros y buen trabajo que tienen una mentalidad menos evolucionada que la de un cavernícola),  usted tiene un valor como  ser humano que tiene que empezar a dárselo usted misma, merece ser respetada y estar bien acompañada.

Ayer en el HT #MujerDenuncialo  leí unos tweets con los que me identifico y quiero compartir con ustedes en esta nota.

@Nedume  La Violencia contra la mujer no es natural, nada la justifica, es evitable, está en nuestras manos acabarla, #MujerDenuncialo  
@Nedume Por más que te maquilles el moratón sigue debajo, y en tu mirada, no escondas lo que te duele, #MujerDenuncialo

Recuerden que ahora el asunto no es evitar el maltrato físico y emocional, los golpes se han convertido en muerte  y debes valorarte para SALVAR TU VIDA.

Reconoce tu valía, Mujer Denúncialo!

Follow me on twitter @fioresita 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…