Ir al contenido principal

Autodiscriminación

El término puede sonar un poco absurdo, uno se pregunta ¿Cómo es posible que una persona se rechace a sí misma, o a lo que representa? Pero así es, y de acuerdo al proverbio chino que reza “Antes de iniciar la tarea de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa” vamos a iniciar por aquí, por nuestra querida mitad de isla donde a pesar de que aproximadamente el 90% de la población es negra, a veces parece hasta un pecado ser de color y/o tener rasgos característicos de esta raza.

Lo peor de todo es cuando nosotros mismos nos denigramos, cuando hacemos un esfuerzo consciente por “blanquear” la familia (como si fuéramos animales buscando nuestras parejas por raza) rechazando lo que somos y a la vez confinando al olvido una historia de revolución y grandes sacrificios para que los negros pudiéramos vivir el libertad y con igualdad de derechos.  Pero cuando somos nosotros quienes denigramos a nuestros iguales ¿Qué se puede esperar de un blanco?

Hace unas semanas entró una joven a mi trabajo en sustitución de una compañera que además de ser “buena gente” y excelente profesional, tiene rasgos propios de la raza blanca (piel clara, nariz perfilada, pelo lacio etc.). En cambio la nueva incumbente es negra, de labios carnosos y ojos saltones.  Ella también es una persona de buen trato y muy inteligente, pero desde que llegó sin siquiera darse la oportunidad de conocerla el comentario oficial en los pasillos  es “¿vieron que “fea” la sustituta de fulana?”  Lo más gracioso es que quienes emiten esos comentario son negros iguales a ella “el burro hablando de orejas”.

Este tipo de cosas  me molesta porque es una muestra de que aunque hace tanto tiempo que se abolió la esclavitud y aunque no tenemos físicamente grilletes, estamos plagados de una esclavitud mental que hace que por el color de nuestra piel nos consideremos inferior a otro grupo racial. Me molesta igualmente porque me recuerda mi propia historia, yo también entré a trabajar  allá en sustitución de una joven que aparte de ser muy inteligente era rubia y de ojos claros, por lo que imagino que en aquellos días los comentarios fueron los mismos. Eso tiene sus ventajas y desventajas. Lo bueno es que de entrada conoces el verdadero “Yo” de las personas, lo malo  es tener que manejar con inteligencia la mediocridad de ciertos personajes que por considerarse superiores a ti te hablan de forma despectiva.

A medida que va pasando el tiempo tus capacidades y la forma en que te manejas hace que la gente te empiece a ver de forma diferente. Al principio eres  la “prietica”, después la “morenita” simpática que trabaja aquí desde hace un tiempo, de ahí evolucionas en la “indiecita” encargada del área.  Este asunto aunque a veces de un poco de risa (es increíble como el cariño de la gente hace que te vea diferente aunque físicamente sigas siendo la misma) es una gran muestra de ignorancia que se da hasta en clases profesionales (la percepción  de ti cambia hasta tu color de piel porque la gente siente que verte negra es verte fea y como ahora  te aprecia te cambian hasta a un grupo racial inexistente “Indio”).

Es hora de terminar de entender que los grupos raciales no son superiores o inferiores entre ellos, simplemente somos personas diferentes con IGUALDAD de derechos.  Michael Jackson en su afán por ser blanco vivió mucho tiempo cohibido de realizar actividades sencillas porque sus tratamientos para blanquearse no lo permitían y murió vuelto una “cosa”, tenemos un Sammy Sosa que parece una momia por efectos de una “crema blanqueadora”  para aclarar su tono de piel. Yo personalmente creo que quien vive de esa forma se pierde de lo mejor de la vida.

Tus valores, tu educación y la forma en que tratas a los demás es lo que te puede convertir en superior o inferior a otros.  La discriminación es un acto de bajeza,  la autodiscriminación le suma a la bajeza ignorancia.


Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…