Ir al contenido principal

La Política en mi País

Política, término que unos ven con signo de $, otros como un acto de entrega y sacrificio por el bienestar de la nación (casos excepcionales en nuestros días), unos cuantos son indiferentes ante el asunto como si no tuviera que ver con sus vidas y para el resto (aquí me incluyo) representa una constante indignación.

En países subdesarrollados gobernados por una democracia corrupta donde reina el desorden, engancharse a político resulta el mejor de los negocios (ganas tu, ganas tu familia, ganan tus conocidos). Haciéndose de contactos importantes en cada partido caen como “gato boca’rriba”  siempre pendiente de lo que puedan conseguir (la “botellita” para él, la beca para la hija universitaria, el trabajito para la mujer  etc.).  Ni te molestes en hacerle alguna pregunta de esas que llaman a la conciencia y nos ponen a reflexionar sobre nuestros actos, ya que cuando lo haces te miran, sonríen y dicen sin reparo alguno  “tú sabes cómo es que funcionan las cosas aquí.” Cuando el político es de otro nivel (candidatos oficiales a puestos importantes) el cuento cambia un poco pero al final es igual de indignante.

Ahora nos toca ser parte del show otra vez en las elecciones presidenciales para Mayo próximo.  Ya los partidos han elegido sus candidatos, los spots empiezan a inundar espacios de radio y televisión, se vuelven a acalorar las  discusiones en las esquinas, el presidente se acuerda de que la gente pobre y los barrios marginados existen, mientras la población (que siempre le toca pagar caro su mala memoria) olvida el mal manejo de gobiernos pasados. Es como dar un giro de 360 grados donde a pesar de la vuelta terminamos en el mismo punto. ¿Cómo pretendemos avanzar?

Si examinamos los discursos de los candidatos que tienen más posibilidades de ganar (Hipólito Mejía/Danilo Medina) vemos que uno  no ofrece nada nuevo y el argumento principal de sus alocuciones está compuesto principalmente por críticas, mientras que el otro que desde el principio ha puesto en evidencia su carencia de carisma, ahora funciona como una especie de títere  del presidente y la identidad que había creado poco a poco se esfuma.

El tiempo pasa, la vida evoluciona,  la forma de hacer las cosas por sencilla que pueda parecer ha cambiado, pero la forma de hacer política en este país sigue siendo prácticamente la misma. Promesas absurdas, repartición de dinero, puestos y otras prebendas;  caravanas  donde la gente  como borregos en manada van a escuchar  discursos platónicos,  debates que parecen una discusión entre vecinas echándose mutuamente los trapitos al sol. ¿Es que no comprenden que nos tienen hartos?

“La política puede ser distinta y los votantes queremos que sea distinta; estamos cansados de distorsiones, de insultos, de soluciones de una sola frase a problemas complejos”  La Audacia de la Esperanza.  

Botar el Voto

Para la mayoría de los dominicanos  votar por un candidato que tenga pocas posibilidades de ganar es botar su voto.  Aquello de “el que gana es el que goza” es perfectamente aplicable a un juego de pelota, pero en cuestiones de política el gozo del ganador puede transformarse en la maldición de toda una nación.  Ya es hora de dejar de votar para ganar  y empezar a elegir con conciencia personas que hayan expuesto proyectos o discursos con los cuales te sientas identificados.

En estos días leí un tweet que decía:

@Emilio1 yo boto mi voto y voto por candidatos minoritarios ya que los mayoritarios demostraron ser incapaces.

Este post no es una campaña a votar por candidatos de partidos pequeños, pero sí es un llamado a elegir con conciencia las autoridades que nos han de representar y/o gobernar.

En una democracia el cargo más importante es el cargo de ciudadano” Louis Brandeis

Debemos tomarnos en serio el cargo de ciudadanos, blindar nuestra mente ante promesas, mentiras y excusas y utilizar nuevos criterios para votar. Las elecciones son una de las pocas oportunidades que como ciudadano común tenemos para controlar los destinos de nuestra nación,  de nosotros depende mirar el futuro con esperanza en vez  de temor.

Hasta la próxima!

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…