Ir al contenido principal

Arquitectos del Destino

Hace poco  se celebró el día del arquitecto, como no tengo conocidos cercanos arquitectos y/o devotos de la arquitectura  no me afané mucho  en hacer salutaciones especiales. De todos modos me quedé un rato pensando sobre la influencia que de una forma u otra la arquitectura ejerce sobre nuestra historia, y cambiando un poco de contexto recordé también esa frase  que suele adornar los inolvidables discursos que dan los rectores o directores al momento de celebrarse una graduación “eres el arquitecto de tu propio destino” y me pregunto ¿Qué estamos diseñando?

Según nuestra mano derecha a la hora de hacer tareas (wikipedia), la arquitectura es el arte y técnica de proyectar  y diseñar edificios y otras estructuras y espacios que forman el entorno humano.  Como arte necesita pasión e inspiración para poder ser, como técnica busca siempre cuidar los detalles, y como para hacerse arquitecto hay que resolver  muchas ecuaciones se necesita mucha matemática, unas fáciles otras complicadas pero solo después de haberlas resuelto se puede gestar la gran obra. Con ese mismo cuidado deberíamos diseñar nuestro destino, porque aunque a veces nos suceden cosas que le adjudicamos a la fortuna,  nosotros y nadie más que nosotros somos responsables de lo bien o mal que nos vaya en esta vida.

Pasión e inspiración, suena tan agradable que parece utopía. De hecho para muchos lo es, pero el que vive sin pasión no ha vivido. La alegría de una noche entre amigos (de esas en las que ríes a carcajadas sin que te importe si es o no correcto de acuerdo a la etiqueta), la mezcla de molestia y desencanto que produce el desamor, la inspiración que se consigue en las horas de soledad. Cada una de las emociones que experimentamos en ese camino  entre alegría y tristeza que repetimos tantas veces en la vida aunque en circunstancias distintas nos ayudan a crecer, nos dan lecciones que quedan en el recuerdo, nos libran de caer en trampas conocidas y forman nuestro carácter.

Técnica, anteriormente había dicho que en la arquitectura con la técnica se cuidan los detalles y para cuidar los detalles hay que estar atentos a ellos ¿Cuidas lo detalles de tu vida? Si nos llevamos de la rapidez con que se vive hoy terminamos llevando una vida mecánica, todo por un calendario, acogidos a  normas que a alguien (que quizás no las pudo cumplir) dictó como las adecuadas de acuerdo al status social al que pertenecemos. Vivir así posiblemente nos lleve a grandes conquistas, pero ¿De qué sirve llegar a la meta si no hemos disfrutado del viaje?

Matemáticas, el terror del colegio! Pues aunque todos se matan para pasarla y muy pocos hacen el esfuerzo de entenderlas, esta existencia nuestra no es más que un gran ejercicio matemático repleto de ecuaciones para resolver, con la particularidad de que cada uno debe encontrar la fórmula de resolver el suyo porque no hay estándar. Desde que aprendemos a hablar y a quejarnos no dejamos de plantear problemas y organizar variables para resolverlos, una mala organización de los factores puede llevarnos a empezar de cero cuando creíamos haber encontrado solución al problema y el desarrollo de nuestras habilidades con la práctica hace que sin importar la potencia a la que estén elevadas las variables pronto aparezca la fórmula que amerita el caso y nos lleva a la solución adecuada.

Es un gran trabajo el que realizan los arquitectos, y es un gran reto el que tenemos al asumir la responsabilidad de diseñar nuestro destino ;) 


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…