Ir al contenido principal

Arquitectos del Destino

Hace poco  se celebró el día del arquitecto, como no tengo conocidos cercanos arquitectos y/o devotos de la arquitectura  no me afané mucho  en hacer salutaciones especiales. De todos modos me quedé un rato pensando sobre la influencia que de una forma u otra la arquitectura ejerce sobre nuestra historia, y cambiando un poco de contexto recordé también esa frase  que suele adornar los inolvidables discursos que dan los rectores o directores al momento de celebrarse una graduación “eres el arquitecto de tu propio destino” y me pregunto ¿Qué estamos diseñando?

Según nuestra mano derecha a la hora de hacer tareas (wikipedia), la arquitectura es el arte y técnica de proyectar  y diseñar edificios y otras estructuras y espacios que forman el entorno humano.  Como arte necesita pasión e inspiración para poder ser, como técnica busca siempre cuidar los detalles, y como para hacerse arquitecto hay que resolver  muchas ecuaciones se necesita mucha matemática, unas fáciles otras complicadas pero solo después de haberlas resuelto se puede gestar la gran obra. Con ese mismo cuidado deberíamos diseñar nuestro destino, porque aunque a veces nos suceden cosas que le adjudicamos a la fortuna,  nosotros y nadie más que nosotros somos responsables de lo bien o mal que nos vaya en esta vida.

Pasión e inspiración, suena tan agradable que parece utopía. De hecho para muchos lo es, pero el que vive sin pasión no ha vivido. La alegría de una noche entre amigos (de esas en las que ríes a carcajadas sin que te importe si es o no correcto de acuerdo a la etiqueta), la mezcla de molestia y desencanto que produce el desamor, la inspiración que se consigue en las horas de soledad. Cada una de las emociones que experimentamos en ese camino  entre alegría y tristeza que repetimos tantas veces en la vida aunque en circunstancias distintas nos ayudan a crecer, nos dan lecciones que quedan en el recuerdo, nos libran de caer en trampas conocidas y forman nuestro carácter.

Técnica, anteriormente había dicho que en la arquitectura con la técnica se cuidan los detalles y para cuidar los detalles hay que estar atentos a ellos ¿Cuidas lo detalles de tu vida? Si nos llevamos de la rapidez con que se vive hoy terminamos llevando una vida mecánica, todo por un calendario, acogidos a  normas que a alguien (que quizás no las pudo cumplir) dictó como las adecuadas de acuerdo al status social al que pertenecemos. Vivir así posiblemente nos lleve a grandes conquistas, pero ¿De qué sirve llegar a la meta si no hemos disfrutado del viaje?

Matemáticas, el terror del colegio! Pues aunque todos se matan para pasarla y muy pocos hacen el esfuerzo de entenderlas, esta existencia nuestra no es más que un gran ejercicio matemático repleto de ecuaciones para resolver, con la particularidad de que cada uno debe encontrar la fórmula de resolver el suyo porque no hay estándar. Desde que aprendemos a hablar y a quejarnos no dejamos de plantear problemas y organizar variables para resolverlos, una mala organización de los factores puede llevarnos a empezar de cero cuando creíamos haber encontrado solución al problema y el desarrollo de nuestras habilidades con la práctica hace que sin importar la potencia a la que estén elevadas las variables pronto aparezca la fórmula que amerita el caso y nos lleva a la solución adecuada.

Es un gran trabajo el que realizan los arquitectos, y es un gran reto el que tenemos al asumir la responsabilidad de diseñar nuestro destino ;) 


Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…