Ir al contenido principal

Lo que quiero ser cuando sea grande

Fe, amor, valores, educación… básicamente sobre esas cuatro columnas se sostiene nuestra existencia mientras crecemos. Nuestros padres o tutores nos inculcan consciente o inconscientemente su fe (cualquiera que sea esta), de acuerdo a lo que vemos vamos formando nuestra propia definición de amor, los valores o anti – valores de la casa o el entorno van definiendo nuestro carácter y la educación es la llave que abre nuestra mente y transforma nuestras vidas. Sobre este  último punto quiero ampliar en esta ocasión.
Desde pequeños  nos hablan en la casa sobre la importancia de estudiar, saber leer y escribir se hace imprescindible así sea solo para hacer un mandado y de vez en cuando alguien pregunta ¿Qué quieres ser cuando seas grande? Tratando de establecer una especie de perspectiva que los dirige a lo que podríamos llegar a ser. Mientras somos párvulos/niños  la respuesta a esta  pregunta es el oficio del súper héroe de nuestra caricatura favorita, o simplemente “súper héroe”.  Con el paso del tiempo vamos saliendo de la perfección que caracteriza la visión infantil del mundo  y la respuesta a ¿Qué quieres ser? sufre una especie de metamorfosis con variaciones según el género.
Hombres à Astronauta, luchador, bombero/policía, presidente, mecánico, ingeniero…
Mujeres  à Azafata, modelo/actriz, diva,  estilista, doctora, científica, …
En este “si, no, esto, aquello…” pasamos toda la educación básica y parte de la educación media (yo misma no sé cuantas carreras pasaron por mi cabeza antes de dejarme seducir por el mundo de los negocios), hasta que llega  la hora de salir del colegio  y tomar la decisión que marcará el rumbo de nuestra existencia.  Cuando ante la pregunta ¿Qué quieres ser? Debes tener una respuesta concreta.
Hay seres que vienen con su destino claramente marcado, por su carácter y/o forma de manejarse  ante diversas situaciones, desde pequeñitos van dando pautas de lo que serán en su vida adulta, para estos se hace fácil, es solo dar formalidad a lo que ya hacían de forma empírica.  Está también el grupo  de los que nada les importa, buscan el pensum de la carrera que de  “menos lucha” solo para graduarse de algo y por último están aquellos  con potencial para diferentes áreas que esperan por el resultado de una de las famosas "pruebas de aptitud" para decidirse.
Técnico, Licenciado, Doctor, Ingeniero…
En la búsqueda de la carrera correcta  ensayamos nuestros nombres con las iniciales de  diferentes títulos para ver con cual se ve más bonito (Lic. Florentino, Dra. Florentino, Ing. Florentino)  y con esto empezamos a caer en una de las tonterías más grandes que cometen muchos “inteligentes”, establecer jerarquías entre una carrera y otra. “medicina e ingeniería para los inteligentes, licenciaturas y carreras técnicas  para estudiantes promedio”, obedeciendo a esta máxima muchos padres empujan  a sus hijos brillantes  a estudiar una carrera de “alto nivel”  porque sienten que hacer una licenciatura sería desperdiciar su intelecto. Yo me pregunto ¿Qué hay de la vocación? Los sueños, anhelos, lo que nos inspira, la expresión de nuestros valores.
La decisión
Al elegir una carrera profesional estamos decidiendo parte de nuestro futuro, por lo tanto en esa decisión deben participar la razón y el corazón. Debe ser una decisión racional porque debe ir de acuerdo con nuestras habilidades y con nuestra realidad, y debe participar el corazón porque  quien no ama su oficio está condenado a la infelicidad eterna.
Ingenieros, doctores, licenciados, técnicos, cada uno desempeña un papel importante en la estructura a la que pertenece (de nada sirve un buen doctor si las enfermeras son malas, un plano no pasaría de ser un dibujo si no cuenta con buenos obreros para levantar la obra).
Al  final lo mejor es alejarse de los prototipos, encontrar su vocación y entregarse con pasión a la misma. De esta forma no solo será un buen profesional, sino que también encontrará la felicidad en el trabajo. 


"La felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace"  ;) 

Dedicado a mi "hermana perdida" Teresa Aude Bruno 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…