Ir al contenido principal

Enfermos de Pobreza

Mucho hemos escuchado del cáncer, VIH y los ataques cardíacos  como las enfermedades que más vidas arrebatan en nuestros días. Cada cierto tiempo algún virus se convierte en epidemia y toma posesión de los titulares de prensa, pero poco se habla de las vidas arrebatadas por la pobreza.

Hace seis o siete años me tocó vivir de cerca la historia de una señora nonagenaria que murió de gripe. No fue gripe aviar ni nada parecido; un virus de gripe común,  de esos a los  que usted y yo (que no se me quita)  estamos expuestos, cuyos síntomas  espantamos sin mayor dificultad  con alguna fórmula antigripal. Pero un cuerpo viejo, con defensas muy bajas, necesitaba algo más que un simple antigripal. Requería atención médica, quizás un aparato nebulizador para descongestionar sus pulmones, algún suero vitaminado para levantar sus defensas y vigilancia médica constante y oportuna aunque fuera por un par de días, pero no había dinero para trasladarla al hospital y tuvo que luchar a base de medicamentos genéricos, comida de cuestionable valor alimenticio y uno que otro té que le preparaban con plantas medicinales que tenían en el patio;   no fue suficiente.  Se agotaron sus esfuerzos para respirar y una noche murió en una cama tan deteriorada como ella sostenida en cuatro blocks. Dicen que murió de gripe, yo diría que murió de pobreza.



Si hubiera tenido los medios para el tratamiento que necesitaba (que no era nada de otro mundo) quizás hoy estuviera en su mecedora de guano  vendiendo dulces en la galería de su casa como solía hacer. Pero en países como este, donde los servicios públicos son tan malos que hacen de  la sala de urgencias de un hospital un salón aterrador (más por la precariedad que por los casos que llegan), el pobre no tiene muchas opciones.

Como doña Julia hay muchas personas que a pesar de pasar toda su vida trabajando duro, su condición económica  convierte su horizonte en un cuadro difícil de contemplar, y en el ocaso de sus vidas reina el drama, la impotencia y la tristeza.

Las despedidas siempre son dolorosas, pero cuando contamos con un seguro médico que nos permite dar atención digna a nuestros familiares enfermos, un dinerito en el banco para comprar las medicinas y un salario que nos asegura alimentarnos de forma correcta, despedimos a quienes parten de este mundo con el abatimiento del adiós pero con la tranquilidad de que se hizo todo lo posible  para que viviera. En cambio, cuando no hay trabajo, dinero ni medios; solo queda apelar a la misericordia divina para que con lo que se pueda conseguir el cuerpo del enfermo aguante.

¡No es fácil!

En esta situación viven miles de personas en nuestro país, gente que “rinde” la leche de los bebés de la casa con agua de arroz, que  muchas veces mandan sus hijos a la escuela en ayunas  dejándoles a merced de un pan vacío y  del suero de leche  (que a tantos niños ha intoxicado) que provee  el gobierno, personas que hacen magia con un sueldo de operario de zona franca (los que tienen trabajo fijo) para cubrir sus necesidades, pero sucumben ante el acoso de la vanidad que crece en el capitalismo  y terminan repartiendo de forma pésima sus prioridades.

Yo personalmente he visto gente que vive a  orillas del río, pálidos de la anemia por “falta de cuchara” sin embargo alcanzas a ver en el techo se su casita la parábola del servicio de tele cable (que no es gratis)  y tienen electrodomésticos  costosos cuyo pagaré es responsable  de que muchas veces sus hijos vayan a dormir sin cenar.


"El que compra lo superfluo, pronto tendrá que vender lo necesario" Benjamín Franklin 



Esto nos lleva a la raíz del asunto…

Pobreza Mental

De la misma forma que hay personas con recursos limitados pero con pensamiento, trato y principios de lujo, existen aquellos que aunque cuenten con un millón de posibilidades  morirán en la miseria por su pobreza mental.  Esos que dejan que la vanidad se apodere de ellos hasta convertirlos en borregos de los más astutos,  se endeudan adquiriendo cosas  para “llenarle el ojo al vecino” y  les da una especie de ceguera selectiva que no les deja ver lo que realmente necesitan.

¿Se ha fijado alguna vez  en los denominados “nuevos ricos”?  Aquellas personas que aún teniendo dinero, su pobreza mental  los hace quedar en ridículo de forma recurrente.  Casas  de diseño aparatoso, vehículos grandes y lujosos, mucha ropa, abusan del uso de accesorios y al final “El mono aunque se vista de seda, mono se queda”.



El antídoto contra la enfermedad de la pobreza  es indiscutiblemente la educación, el ejercicio de la mente;  lea,  cuestione, piense.  No le garantizo que con esto se vuelva rico, pero si lo hace aprenderá a manejar mejor sus recursos económicos, estará preparado para descubrir y aprovechar las oportunidades que le ofrece su entorno, se rompe el ciclo de miseria que se desarrolla de generación en generación en muchas de nuestras familias y aunque lleve una vida modesta, la calidad de la misma mejorará de forma considerable. 

Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…