Ir al contenido principal

Viajes en Yola, Cultura de Aventura de los Dominicanos

 Una de mis compañeras en el trabajo dijo una vez, "el hombre es un animal de costumbre" y si lo pensamos por un par de minutos, nos damos cuenta de que somos ejemplo de la veracidad de la frase. A veces nos acostumbramos a cosas buenas, en otras ocasiones a realidades de las que no estamos orgullosos pero que han inundado nuestra vida a un nivel que es difícil resistirse a la costumbre; ejemplo de esto son la violencia y las tragedias.

Es normal ver la pantalla de nuestros televisores teñidas de violencia, escuchar la trágica narración de quien cuenta la forma en que a diario terminan cientos de vidas en nuestra mitad de isla, este paraíso del caribe que se ha convertido en un nido de corrupción que cada mañana se baña con sangre inocente, un nido que reposa en un gran árbol de impunidad, fabricado por ramas de mentiras. Pero esta semana la tragedia le ganó a la violencia  y día tras día vamos contando los cadáveres de un grupo de desesperanzados,  que en busca de su sueño de futuro mejor, compraron  su muerte y vistieron de luto  nuestro país. 

No es suficiente con los testimonios de sobrevivientes, con los documentales que se han realizado (se ha hecho hasta películas sobre el tema), con las experiencias de nuestros conocidos que viven de forma ilegal en el extranjero, la maldición de los viajes en yola no parece terminar ahora.  Una semana contando muertos, todavía no termina la búsqueda y ya vamos por 52 ... esto parece sacado de una película de terror, pero no, es nuestra realidad. La horrorosa realidad a la que nos hemos acostumbrado.

Los viajes en yola son un lucrativo negocio en el que un ser supremo (digo ser supremo porque como si se tratara de personas con súper poderes, las autoridades nunca descubren las mentes maestras detrás de los viajes en yola)  organiza una travesía que incluye una especie de terapia psicológica cargada de sueños de mejoría, para que un grupo de infelices empeñen hasta lo que no tienen para juntar los chelitos de comprar uno de estos sueños, sabiendo que se arriesga a recibir una sentencia irrevocable de muerte a cambio.

Comida de mejor calidad a precios accequibles, mayor posibilidades de conseguir una casa, un carro, vestir mejor, conseguir dólares, vivir mejor... en esto piensan todos aquellos que exponen su seguridad y sacrifican sus familias, montándose en una yola para llagar a  "la tierra prometida". Cuanta gente ilusa queda en mi pobre pueblo!  Se supone que aquí en la mayoría de los hogares hay televisores, todos vemos noticias, entonces me pregunto ¿Donde rayos está la atención de esas personas cuando dan noticias internacionales que muestran la forma en que las grandes potencias mundiales están haciendo casi malabares para salir vivos de la crisis económica que ha arropado al mundo? ¿De que manera les van a explicar que a los inmigrantes ilegales se la ponen "en china" para que se devuelvan a su país de origen, o para que ni les pase por la cabeza entrar a sus países sin papeles? ¿Cómo hacerles entender que la vida es dura en todos lados y que si no tienes posibilidad de salir de aquí como manda la ley, lo mejor es quedarse a luchar en lo nuestro y junto a los nuestros?.... No entiendo.

Pero si malos son quienes se arriesgan teniendo más cosas en contra que a favor, peor es la respuesta de nuestras autoridades ante la situación, que si trabajaran  como se supone deben hacerlo se acabaría el negocio y nos evitaríamos la tragedia.  Hoy cuando abro mi página de FB me encuentro con la indignación   de una de mis amigas expuesta junto a un fragmento del periódico donde el Senador por la provincia de Santiago, el  licenciado Julio César Valentín dice que los viajes en yola no son necesariamente por necesidades económicas, sino que siguen en vigencia por "la cultura de aventura de los dominicanos"  y aquí está la foto que prueba que no me estoy inventando esto... yo también pensé que era un chiste de mal gusto cuando lo leí. 


Parece que al Senador no le enseñaron aquello de que uno no dice todo lo que piensa. Siempre ha resaltado por el buen gusto a la hora de seleccionar las coloridas corbatas que usa, pero evidentemente debe tratar de seleccionar de esa misma forma sus declaraciones.

Cultura de aventura de los dominicanos... por Dios! Así, no vamos a conocer el progreso nunca :s 

La muerte en un naufragio de esta clase es una muerte comprada, pero no deja de ser triste. Es demasiado fuerte ver cómo recogen esos cuerpos si piel, los envuelven en lona y los entregan a familias que tenían la esperanza de escuchar una llamada de "estoy vivo" y no, de recibir un cuerpo en descomposición. Es triste saber que en nuestras comunidades los jóvenes no conciben un futuro en su país, es triste verlos partir así 

@edithfebles Allí van. Sin esperanza, sin norte, sin norma, sin visa, sin pasaporte, sin caja, sin nicho, sin nombre, sin vida, sin patria.

y se atreven a llamar a esta calamidad Cultura de aventura... no ombe no!

Señores, yo soy una de las que vive indignada con las cosas que pasan aquí, con los atropellos que sufren nuestros derechos, con los desórdenes permitidos y encubiertos de unos cuantos que se creen los dueños de todo aquí, pero a pesar de todas estas cosas LO NUESTRO ES LO MEJOR! Por más bienestar que nos ofrezca el extranjero (que ahora mismo no es mucho) solamente aquí nos sentiremos en casa, pero si el destino nos aleja de nuestra media isla, no permita que la desesperación nuble su mente, haga su filita en el consulado y vaya con dignidad y de forma correcta al sitio donde le toque vivir.



Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…