Ir al contenido principal

El Carnaval de la Vida

Justo cuando termina el tiempo de carnaval a mí me da por escribir sobre el asunto, definitivamente soy de reacción tardía para algunas cosas. Pero mas vale tarde que nunca! así que, aquí vamos! ;)


Según nuestra biblia en la red "Google". El carnaval es una celebración pública que tiene lugar antes de la cuaresma cristiana,  con fecha variable (desde finales de enero hasta principios de marzo según el año), y que combina algunos elementos como disfraces, desfiles y fiesta en la calle. A pesar de las grandes diferencias que su celebración presenta en el mundo, su característica común es la de ser un período de permisividad y cierto descontrol.

Precisamente esto es lo que vemos en tiempos de carnaval. Una de mis ilusiones de niña era ir al carnaval de Río de Janeiro en Brasil, contemplar en vivo el desfile de las diferentes escuelas y hasta brincar a ritmo de samba (digo "brincar" porque no creo que mis pies y mis caderas se coordinen con la perfección requerida para bailar samba). Ahora que soy un poco mayor sigo con deseos de conocer Brasil, aunque en un  plan mas tranquilo que no incluye desfiles en el sambódromo carioca. 


En República Dominicama tenemos el carnaval de La Vega, que con disfraces vistosos, y cuevas espectacularmente preparadas hacen que miles vayan a recibir con gusto los golpes de los diablos cojuelos, y a disfrutar de otros personajes característicos del carnaval dominicano.  En los pueblos,  también tienen sus celebraciones y hasta el ciudadano común tiene permiso de burlarse de la realidad un día, sacar uno que otro  sentimiento reprimido y representar el personaje de su preferencia.



Se supone que una vez terminada  la festividad, disfraces y caretas deben ser guardados hasta el próximo año. Es entonces cuando uno se encuentra con  tweets que te hacen pensar lo contrario

@emocobra Tiempos de carnaval donde muchos se disfrazan... hay algun@s que lo que deberían es quitarse ya la careta que llevan puesta el año entero.

De repente uno recuerda aquella canción de la inolvidable Celia Cruz titulada "La vida es un carnaval", no por el hecho de olvidarse de las penas cantando (como dice la canción) sino porque nos hemos acostumbrado tanto a caretas y disfraces en la vida cotidiana que hemos hecho del carnaval parte del diario vivir.

BAM (Bulto, Allante y Movimiento) se ha convertido en nuestra carta de presentación. "tengo", "podría hacer por ti" y "regularmente voy" son las cosas que definen a las personas. Posesiones que mantienen a la gente esclavo de los bancos y/o prestamistas, promesas que ensanchan su circulo de amistad (porque los amigos de la vida moderna son aquellos que necesitan o creen necesitar de ti) y bares, restaurantes o lugares de entretenimiento que visitan a veces con la simple motivación de estar en el medio. El vivo ejemplo de un carnaval donde todos abandonan lo que son, para representar el papel de quien quiere ser ante los ojos de los demás. A veces por baja autoestima, en otras ocasiones poseídos por el capitalismo, pero tristemente en esa realidad vivimos.

vida falsa + falso afecto = insatisfacción  ------> depresión 

Si nos fijamos en la popularidad que han ganado los antidepresivos en los últimos años, lo elevada que está la tasa de suicidios (incluso en jóvenes y adolescentes) y en lo plástica y vacía que se ha vuelto nuestra sociedad, no habrá que dar muchas vueltas para darse cuenta de que este carnaval que hemos adoptado como estilo de vida puede traernos cualquier cosa menos tranquilidad y felicidad. Que la felicidad es una utopía? No lo creo! No llega por arte de magia, hay que luchar por mantenerla cuando por fin la conseguimos, pero es la fuerza al otro lado de la balanza que mantiene en equilibrio nuestra vida. 

No les voy a dejar con alguna frase trillada que indique el camino a la realización y a la plenitud, en mi condición de simple mortal solo puedo invitarle a guardar las caretas y disfraces, a mostrarse tal cual es (aunque con algunos defectos, pero auténtico) y a vivir con los pies en la tierra, de cara a la realidad. Viviendo de esta forma, quizás no vaya a a tener muchos amigos, tampoco muchas posesiones, pero se sentirá tan pleno que con lo que consiga será suficiente.

Si te gusta, compártelo! Hasta la próxima. 






Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…