Ir al contenido principal

El Carnaval de la Vida

Justo cuando termina el tiempo de carnaval a mí me da por escribir sobre el asunto, definitivamente soy de reacción tardía para algunas cosas. Pero mas vale tarde que nunca! así que, aquí vamos! ;)


Según nuestra biblia en la red "Google". El carnaval es una celebración pública que tiene lugar antes de la cuaresma cristiana,  con fecha variable (desde finales de enero hasta principios de marzo según el año), y que combina algunos elementos como disfraces, desfiles y fiesta en la calle. A pesar de las grandes diferencias que su celebración presenta en el mundo, su característica común es la de ser un período de permisividad y cierto descontrol.

Precisamente esto es lo que vemos en tiempos de carnaval. Una de mis ilusiones de niña era ir al carnaval de Río de Janeiro en Brasil, contemplar en vivo el desfile de las diferentes escuelas y hasta brincar a ritmo de samba (digo "brincar" porque no creo que mis pies y mis caderas se coordinen con la perfección requerida para bailar samba). Ahora que soy un poco mayor sigo con deseos de conocer Brasil, aunque en un  plan mas tranquilo que no incluye desfiles en el sambódromo carioca. 


En República Dominicama tenemos el carnaval de La Vega, que con disfraces vistosos, y cuevas espectacularmente preparadas hacen que miles vayan a recibir con gusto los golpes de los diablos cojuelos, y a disfrutar de otros personajes característicos del carnaval dominicano.  En los pueblos,  también tienen sus celebraciones y hasta el ciudadano común tiene permiso de burlarse de la realidad un día, sacar uno que otro  sentimiento reprimido y representar el personaje de su preferencia.



Se supone que una vez terminada  la festividad, disfraces y caretas deben ser guardados hasta el próximo año. Es entonces cuando uno se encuentra con  tweets que te hacen pensar lo contrario

@emocobra Tiempos de carnaval donde muchos se disfrazan... hay algun@s que lo que deberían es quitarse ya la careta que llevan puesta el año entero.

De repente uno recuerda aquella canción de la inolvidable Celia Cruz titulada "La vida es un carnaval", no por el hecho de olvidarse de las penas cantando (como dice la canción) sino porque nos hemos acostumbrado tanto a caretas y disfraces en la vida cotidiana que hemos hecho del carnaval parte del diario vivir.

BAM (Bulto, Allante y Movimiento) se ha convertido en nuestra carta de presentación. "tengo", "podría hacer por ti" y "regularmente voy" son las cosas que definen a las personas. Posesiones que mantienen a la gente esclavo de los bancos y/o prestamistas, promesas que ensanchan su circulo de amistad (porque los amigos de la vida moderna son aquellos que necesitan o creen necesitar de ti) y bares, restaurantes o lugares de entretenimiento que visitan a veces con la simple motivación de estar en el medio. El vivo ejemplo de un carnaval donde todos abandonan lo que son, para representar el papel de quien quiere ser ante los ojos de los demás. A veces por baja autoestima, en otras ocasiones poseídos por el capitalismo, pero tristemente en esa realidad vivimos.

vida falsa + falso afecto = insatisfacción  ------> depresión 

Si nos fijamos en la popularidad que han ganado los antidepresivos en los últimos años, lo elevada que está la tasa de suicidios (incluso en jóvenes y adolescentes) y en lo plástica y vacía que se ha vuelto nuestra sociedad, no habrá que dar muchas vueltas para darse cuenta de que este carnaval que hemos adoptado como estilo de vida puede traernos cualquier cosa menos tranquilidad y felicidad. Que la felicidad es una utopía? No lo creo! No llega por arte de magia, hay que luchar por mantenerla cuando por fin la conseguimos, pero es la fuerza al otro lado de la balanza que mantiene en equilibrio nuestra vida. 

No les voy a dejar con alguna frase trillada que indique el camino a la realización y a la plenitud, en mi condición de simple mortal solo puedo invitarle a guardar las caretas y disfraces, a mostrarse tal cual es (aunque con algunos defectos, pero auténtico) y a vivir con los pies en la tierra, de cara a la realidad. Viviendo de esta forma, quizás no vaya a a tener muchos amigos, tampoco muchas posesiones, pero se sentirá tan pleno que con lo que consiga será suficiente.

Si te gusta, compártelo! Hasta la próxima. 






Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…