Ir al contenido principal

En Honor a las "Simples Mortales"

"No es solo ser la mujer del César, también hay que parecerlo" 
Esta prédica nos llega a la cabeza cada vez que enfrentamos una imagen desaliñada como reflejo en el espejo y el desafío de arreglarnos para las demandas que la vida diaria ha impuesto a las mujeres de estos tiempos.

No es fácil! Llevar el corte de pelo que está de moda y que mejor le va a tu cara, accesorios de temporada, uñas perfectamente arregladas, maquillaje impecable (aunque sea sencillo), un buen currículo, sonrisa perfecta, un perfume a tono con tu personalidad y unos tacones que resalten nuestra presencia al caminar. Actitud! lo denominan las revistas, y es la percepción que queremos dejar en quienes comparten con nosotros sus días; pero en el proceso a veces olvidamos que debajo de "ferré" solo somos simples mortales, y crucificamos a quienes reniegan de hacer el "sacrificio de la belleza" o simplemente sus medios y su realidad no le alcanzan para hacerlo.

Grace Kelly, Jacqueline Onassis, Lady Di, Charlene Wittstock, Michelle Obama, entre otras. Son el punto de referencia de la profesional moderna. Examinamos sus looks, los adaptamos a nuestro presupuesto, si contamos con el porte y la inteligencia necesaria... We did it!!.Que bien se siente! Bellas, realizadas, elegantes.... las reinas de nuestro mundo. Me detengo, pienso; y si soy una simple mortal? de esas que tienen unas libritas demás, que no siempre aciertan con el look perfecto, agobiadas con la responsabilidad de criar hijos sanos (física y emocionalmente)... fracasé en la vida?

Esas simples mortales me han formado, son mi familia, mis amigas, vecinas y gente a la que aprecio y respeto. Mujeres que no tuvieron la suerte de tener una madre fashion que les enseñara a mantener la armonía a la hora de vestir, que no pueden darse el lujo de actualizar su corte de pelo cada temporada porque la educación de los hijos va primero en la lista de prioridades y el dinero no alcanza para guardar las apariencias, señoras que han dejado de actualizar el guardarropa por un tiempo para completar el dinerito de arreglar su casa; o simplemente aquella que el único accesorio que puede usar  es una sonrisa amable, su presencia la resalta tratando a los demás con consideración y su mejor fragancia es el amor que destila por los poros... el único lujo que le permite el dinero es tener comida caliente sobre la mesa cada día. Ellas en su realidad también son las reinas de su mundo.

Ojalá pudiera vestir con ropas de alta costura a la señora que manejaba el carro público en que me subí esta mañana, o peinar al estilo Mad Men a la joven que vende periódicos en la esquina. Estoy segura de que ellas también lo desearían, pero el hecho de que su realidad social y económica se lo impida no las hace inferiores a nuestras musas de la elegancia y el buen porte.

A veces quisiera ser un híbrido entre la elegancia de la hija de la embajadora que atendí esta mañana y los buenos sentimientos de la señora que nos lleva el café a la oficina. Reconozco que hay  mujeres elegantes y bonitas de buen corazón, pero tristemente a diario me toca lidiar con los comentarios de quienes la superficialidad no les deja ver la valía de las que no pueden ostentar un buen look (según sus consideraciones). 

Disfruto viendo los desfiles con las tendencias de temporada en el mundo de la moda, cada fin de semana aguanto el calor de un secador con el fin de lucir un peinado bonito y trato de buscar lo que me acomoda de la moda. Pero también soy de las que espera nunca alejarse de su realidad, del el hecho de tener una madre que es todo lo contrario a una "fashion victim" una abuela que durante muchos años trabajó como criada para llevar el sustento a su familia, de quienes me siento muy orgullosa y eternamente agradecida.

Hoy quiero rendir honor a simples mortales que han sentado las bases de mi personalidad y se han convertido en las reinas de mi mundo. Tengo mis momentos de "Michelle O" pero al final del cuento yo también soy una de ustedes, una simple mortal  que aunque busque prendas que la hagan lucir bien por fuera, sobre todas las cosas defiende su derecho a ser diferente.







Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…