Ir al contenido principal

Mi encuentro con Emeli Sandé

"Todo llega en el momento justo"
Esa es mi frase predilecta para hablar de libros y canciones, sin importar el sentimiento, o la situación que gobierne tu vida en un determinado momento; siempre aparece de la nada un libro o una canción que puedes ajustar a la perfección, letras y/o melodías que haces tuyas y que un día después de mucho tiempo te recordarán aquel momento. Pero cuando te pasa con más de una canción de una producción discográfica, la magia se convierte en milagro. 

Hace unos meses llegó a mi coreo electrónico un mensaje que recordaré por el resto de mi vida, la forma más elegante y maravillosa de dedicar una canción. La verdad no se cuantas veces lo leí, pero siempre terminaba de la misma forma... cerrando los ojos para soñar y con un largo suspiro envuelto en melancolía,  era de uno de esos amores imposibles que aparecen en nuestra vida para recordarnos lo complicado que puede llegar a ser el sentimiento. La canción fue Someone Like You, y aunque antes de recibir el mensaje ya me gustaba Adele, a partir de ese momento ella se convirtió en algo así como el hada madrina que funcionaba de enlace entre la realidad y el mundo paralelo donde mi romance imposible se podía materializar. De modo que junto a todos los borregos que le aplaudían sin entenderla, yo también me convertí en su fan.

Las ilusiones son eso, una visión perfecta de algo que nunca será verdad. Son tan fantásticas como efímeras, y no tuvo que pasar mucho tiempo para dejar de engañar mi mente y aceptar que las palabras de aquel maravilloso mensaje eran como la espuma en una gran taza de chocolate; bonita, fragante, pero no quita la sed. Debo admitir que quien las escribió tiene magia en los dedos y ha de conocer bien los sentimientos de una mujer porque cada una era un acierto al corazón sin importar la protección de objetividad con que contaba el mío. Al despertar de aquel cuento, junto con la ilusión tenía que zafarme tambié de Adele, su voz romántica y su melancolía (el  problema con dedicar canciones en la fase de enamoramiento es que auque el romance no funcione o no pueda ser, como fue mi caso, cada vez que escuches la bendita canción te vas a acordar de la persona). Hasta que una tarde, no sé de qué forma me topé con un vídeo de Emeli Sandé (que aunque también se llama Adele decidió omitirlo en su nombre artístico para brillar con luz propia) y se rompió el hechizo (ya era hora!).

En apariencia me encanta su estilo porque no es el de la típica cantante cuyo outfit parece gritar "yo estoy buena", ella es una fusión de lo chic y lo conservador, corte y colores de pelo extravagantes pero que los lleva perfectamente bien, cae bien a la vista. Tiene una voz envolvente que a veces es dulce y otras fuerte y las letras de sus canciones son  simplemente geniales, quizás porque se parecen a mi, a lo que soy en este preciso momento (la modestia ante todo :p).

De sus canciones, mis favoritas son "River" y "My Kind Of Love",  la mezcla perfecta de romance y realidad que componen mi actitud, la de una persona cuyo corazón tiene las puertas abiertas al amor, pero que no cambiaría una gota de su esencia en nombre de ese sentimiento, por lo que si el que llega no puede amar lo que ve, está en total libertad de seguir su camino. En "Read  All About it" despierta ese lado de seguridad, solidaridad y revolución que muchas veces se ocultó  bajo el disfraz de la vergüenza, las otras canciones son un retrato de buenos y malos momentos de las historias amorosas de nuestros días. 

Our Version Of Events (nombre de la producción discográfica) me ha encantado! Ojalá que vengan otras producciones de igual o mejor calidad y que este encuentro se extienda por los años a través de buenas canciones y recuerdos de buenos momentos ;) 





Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…