Ir al contenido principal

Cuando no obtuve lo que deseaba, gané lo que necesitaba.

Fórmula para alcanzar el éxito en la vida

Metas + estrategia + trabajo = Victoria

Así nos enseñan desde pequeñitos. Primero en la casa, lo refuerzan en la escuela y los catedráticos se encargan de pegarlo como un sello indeleble en el cerebro cuando estamos en la universidad.
“Una vida sin propósito definido es una vida sin sentido”
Repiten una y otra vez  los psicólogos en sus charlas de desarrollo personal y algunos ministros en sus sermones. En más de una ocasión hemos escuchado a “personas de éxito”  dar testimonio sobre la importancia de plantearse metas, diseñar una línea de tiempo para la consecución de cada objetivo  y trabajar sin cesar para alzarse con la victoria.  De esta forma hacemos un esquema de lo que según nuestras capacidades  queremos alcanzar.  Muchos se cansan y se distraen en el camino, no llegan a veces ni al primer escalón; otros trabajan enfocados, con dedicación, desarrollan sus capacidades, pero  aunque cumplen en el tiempo indicado los primeros objetivos  y exhiben las cualidades necesarias para alzarse con la vitoria… esta parece estar cada día más lejos.

Nadie nos explica que a veces la victoria no está en el lugar que deseamos y debemos ser lo suficientemente flexibles para reconocer y seguir las señales que nos conducen hacia otra parte (donde está nuestro verdadero propósito).  Lo difícil es que esa otra parte puede ser un lugar que nunca estuvo entre nuestras consideraciones, un destino que más que victoria, parece un castigo.

Por ejemplo:

El objetivo de toda mujer embarazada  es tener hijos sanos. Cuando mi amiga Roxana (que siempre fue un poco alocada) se enteró  de estaba embarazada por segunda vez  siguió todas las indicaciones de los médicos para llevar un embarazo saludable y tener un bebé sano, a pesar de todas las precauciones  su bebé  nació con síndrome de Patau.  La esperanza de vida era de tres meses, como mucho un año, los días siguientes  a su nacimiento harían que el hospital se convirtiera en su segundo hogar y cambiaría por completo su vida. Para cualquier padre este tipo de diagnóstico es una tragedia, pero esta “tragedia” se ha convertido en un gran milagro que ha hecho de mi amiga la una mujer que jamás imaginé podría llegar a ser.

La pequeña cuya esperanza de vida era de un año (en el pronóstico más optimista) acaba de celebrar su cumpleaños número cuatro y ya se prepara para dar sus primeros pasos,  ha sido un tiempo en que se ha experimentado dolor, impotencia, amor y mucha fe. Roxana se ha convertido en un ejemplo de madre. Trabaja, no cuenta con el apoyo de su pareja (aunque su familia ha estado incondicionalmente a su lado), es miembro activo de la fundación que presta ayuda a su pequeña y la fan principal del equipo de futbol en el que juega su hija mayor (en ningún momento la ha descuidado). Ella ve el milagro en sus hijas, yo veo el milagro en ella y creo que a pesar de que le queda un largo y duro camino por andar ya se ha alzado con la victoria.

Otro ejemplo  en el que la fórmula de la victoria no siempre se cumple es en el ámbito laboral. Nos preparamos toda nuestra vida académica para obtener ese “gran empleo”  que a pesar de toda nuestra preparación y de los cumplidos de “tienes mucho talento”  que nos hacen nuestros conocidos, se nos va de las manos. No hay nada más frustrante  que ese momento en el que estás a un paso de  conseguirlo, te va bien en entrevistas y exámenes, pero por alguna razón que no logras entender no te contratan.  Por experiencia propia puedo decir que reponerse de un bajón de esos requiere un ejercicio de reflexión y reforzamiento de la autoestima que toma varios días (a veces semanas), pero luego entiendes que aunque era lo que con todas tus fuerzas deseabas, aquello no era lo que necesitabas (por lo menos no en ese momento).

Mientras estamos vivos  lo único seguro es que no hay nada seguro.  El futuro es y será siempre una incógnita que vamos a descifrar con el paso del tiempo, y aunque es bueno tener un plan para nuestras vidas hay que dejar algo de flexibilidad para las contingencias por si se da un cambio de rumbo, para  conseguir la victoria aunque esté en otra parte.

Mi profesor de Teoría Administrativa decía:
“La administración es contingencial o situacional, por lo que no hay una fórmula específica que dicte la forma de conseguir el éxito en cualquier empresa”
Así mismo es la vida, no hay una manera definitiva de vivir que nos garantice el éxito, por lo que tendremos que ser pacientes para descubrir la que ajusta a nosotros.  No siempre podremos obtener lo que deseamos, pero siempre llegará lo que necesitamos. Si mantenemos la mente abierta y la flexibilidad necesaria para adaptarnos a la situación que se presente, vamos a descubrir la forma de alzarnos con la victoria. 


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…