Ir al contenido principal

Cuando no obtuve lo que deseaba, gané lo que necesitaba.

Fórmula para alcanzar el éxito en la vida

Metas + estrategia + trabajo = Victoria

Así nos enseñan desde pequeñitos. Primero en la casa, lo refuerzan en la escuela y los catedráticos se encargan de pegarlo como un sello indeleble en el cerebro cuando estamos en la universidad.
“Una vida sin propósito definido es una vida sin sentido”
Repiten una y otra vez  los psicólogos en sus charlas de desarrollo personal y algunos ministros en sus sermones. En más de una ocasión hemos escuchado a “personas de éxito”  dar testimonio sobre la importancia de plantearse metas, diseñar una línea de tiempo para la consecución de cada objetivo  y trabajar sin cesar para alzarse con la victoria.  De esta forma hacemos un esquema de lo que según nuestras capacidades  queremos alcanzar.  Muchos se cansan y se distraen en el camino, no llegan a veces ni al primer escalón; otros trabajan enfocados, con dedicación, desarrollan sus capacidades, pero  aunque cumplen en el tiempo indicado los primeros objetivos  y exhiben las cualidades necesarias para alzarse con la vitoria… esta parece estar cada día más lejos.

Nadie nos explica que a veces la victoria no está en el lugar que deseamos y debemos ser lo suficientemente flexibles para reconocer y seguir las señales que nos conducen hacia otra parte (donde está nuestro verdadero propósito).  Lo difícil es que esa otra parte puede ser un lugar que nunca estuvo entre nuestras consideraciones, un destino que más que victoria, parece un castigo.

Por ejemplo:

El objetivo de toda mujer embarazada  es tener hijos sanos. Cuando mi amiga Roxana (que siempre fue un poco alocada) se enteró  de estaba embarazada por segunda vez  siguió todas las indicaciones de los médicos para llevar un embarazo saludable y tener un bebé sano, a pesar de todas las precauciones  su bebé  nació con síndrome de Patau.  La esperanza de vida era de tres meses, como mucho un año, los días siguientes  a su nacimiento harían que el hospital se convirtiera en su segundo hogar y cambiaría por completo su vida. Para cualquier padre este tipo de diagnóstico es una tragedia, pero esta “tragedia” se ha convertido en un gran milagro que ha hecho de mi amiga la una mujer que jamás imaginé podría llegar a ser.

La pequeña cuya esperanza de vida era de un año (en el pronóstico más optimista) acaba de celebrar su cumpleaños número cuatro y ya se prepara para dar sus primeros pasos,  ha sido un tiempo en que se ha experimentado dolor, impotencia, amor y mucha fe. Roxana se ha convertido en un ejemplo de madre. Trabaja, no cuenta con el apoyo de su pareja (aunque su familia ha estado incondicionalmente a su lado), es miembro activo de la fundación que presta ayuda a su pequeña y la fan principal del equipo de futbol en el que juega su hija mayor (en ningún momento la ha descuidado). Ella ve el milagro en sus hijas, yo veo el milagro en ella y creo que a pesar de que le queda un largo y duro camino por andar ya se ha alzado con la victoria.

Otro ejemplo  en el que la fórmula de la victoria no siempre se cumple es en el ámbito laboral. Nos preparamos toda nuestra vida académica para obtener ese “gran empleo”  que a pesar de toda nuestra preparación y de los cumplidos de “tienes mucho talento”  que nos hacen nuestros conocidos, se nos va de las manos. No hay nada más frustrante  que ese momento en el que estás a un paso de  conseguirlo, te va bien en entrevistas y exámenes, pero por alguna razón que no logras entender no te contratan.  Por experiencia propia puedo decir que reponerse de un bajón de esos requiere un ejercicio de reflexión y reforzamiento de la autoestima que toma varios días (a veces semanas), pero luego entiendes que aunque era lo que con todas tus fuerzas deseabas, aquello no era lo que necesitabas (por lo menos no en ese momento).

Mientras estamos vivos  lo único seguro es que no hay nada seguro.  El futuro es y será siempre una incógnita que vamos a descifrar con el paso del tiempo, y aunque es bueno tener un plan para nuestras vidas hay que dejar algo de flexibilidad para las contingencias por si se da un cambio de rumbo, para  conseguir la victoria aunque esté en otra parte.

Mi profesor de Teoría Administrativa decía:
“La administración es contingencial o situacional, por lo que no hay una fórmula específica que dicte la forma de conseguir el éxito en cualquier empresa”
Así mismo es la vida, no hay una manera definitiva de vivir que nos garantice el éxito, por lo que tendremos que ser pacientes para descubrir la que ajusta a nosotros.  No siempre podremos obtener lo que deseamos, pero siempre llegará lo que necesitamos. Si mantenemos la mente abierta y la flexibilidad necesaria para adaptarnos a la situación que se presente, vamos a descubrir la forma de alzarnos con la victoria. 


Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…