Ir al contenido principal

Del dicho al hecho...

La semana pasada estuve leyendo sobre el Grado de Liderazgo Emprendedor e Innovación (LEINN), un nuevo concepto educativo (Learning by doing) originado en la Tiimi Akademia, Centro de emprendimiento creado hace 20 años en la universidad finlandesa de Jyväskylä, adoptado hace tres años por la universidad de Mondragón en España, donde se creó la primera titulación que existe en el país en esa área.
“No podemos seguir formando profesionales para el futuro con las mismas herramientas del pasado” Lander Beloki  decano de la facultad de Empresariales de la universidad de Mondragón.
En este programa los estudiantes son emprendedores, los maestros son entrenadores, los proyectos son negocios reales, no hay calificaciones y se celebran los errores.  Confieso que mientras leía ¡me encantó! Incluso me dio un poco de envidia de los estudiantes que participan en el programa (me hubiera gustado tener una oportunidad así). Soy una de las que le ha tocado imaginarse una cosa en la universidad y toparse con una realidad completamente distinta al momento de ejercer.

Libros, folletos, charlas, proyectos que son realmente importantes para la base intelectual que necesita un buen profesional, pero hubiera agradecido nos hablaran de cómo manejar los chismes en la oficina (cuando hablo de chismes no solo piensen en mujeres, hay hombres en los trabajos que son insoportablemente chismosos), la envidia de algunos compañeros cuando obtienes un asenso, que nos hubieran enseñado a sobrevivir a un jefe incompetente que ha conseguido el puesto por sus contactos (en la mayoría de los casos contactos políticos) y no por su capacidad o experiencia; que aunque lo ideal en cierta esfera profesional es que las cosas se manejen con justicia y altura, la mediocridad de muchos no deja que el ideal se cumpla y tenemos que ser casi magos para “volar sobre el pantano sin ensuciarnos las alas,”  para que los intereses no nos hagan perder la esencia sin importar las tentaciones, para que un colapso nervioso no nos saque de entre los vivos cuando la impotencia ante ciertas situaciones nos llene de indignación.

Esto es algo parecido a la intoxicación que sufrimos las mujeres con Disney y los cuentos de príncipes apuestos (el bendito príncipe azul) y princesas encantadas. En la vida real hay chicos con porte de príncipe que resultan ser tremendos imbéciles y aparecen simples mortales que te tratan como parte de la realeza aunque los cánones de belleza que ha impuesto la sociedad no estén a su favor.  No es quién parezca encajar contigo sino quién en realidad encaja.
“En el mundo real, el príncipe azul destiñe a la primera lavada”  En la vida profesional el príncipe azul (en este caso, el trabajo) desengaña a la entrada ;)
Necesitamos un sistema educativo que nos enseñe lo ideal, pero que también nos prepare para la realidad. El desastre económico, social, cultural, político y profesional, nos dice a gritos que el modelo actual está desgastado.

No es lo mismo educarse para enseñar un texto modelo, a estudiantes modelo, en una infraestructura adecuada, con los materiales necesarios etc. Que encontrarse con un plan educativo importado de un país desarrollado (una realidad completamente diferente a la nuestra en muchos aspectos), una escuela llena de vicios de construcción (si es que hay construcción, porque para nadie es secreto que en R.D. todavía hay lugares en donde se imparte docencia debajo de una enramada), sin siquiera tiza suficiente para trabajar en aulas sobre pobladas de niños que muchas veces vienen de hogares donde aprende de todo menos buenas costumbres.

Este ha sido un ejemplo en el sector educación, pero así pasa en todas las áreas profesionales de nuestro país, y nunca cambiará esta realidad hasta que nos preparen para trabajar con lo que hay y dejen de “pintarnos pajaritos en el aire”.
“Del dicho al hecho hay mucho trecho”
Ese trecho ha hecho tan pesado nuestro camino al desarrollo que si esto fuera una carrera, hasta una tortuga nos habría ganado.

Solo cuando enfoquemos nuestras vidas, nuestras instituciones, nuestra nación… desde la realidad, vamos a corregir nuestras faltas y verdaderamente sabremos lo que es avanzar, pero avanzar en esencia no en apariencia (como hasta ahora hemos hecho)



Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…