Ir al contenido principal

Llover sobre mojado


A nadie le gusta que le repitan una y otra vez lo mismo. Recuerdo que me molestaba con mi mamá cuando ante una situación “X” ella insistía en darme la misma prédica de siempre, la expresión de “pocos amigos” se dibujaba en mi rostro casi de forma automática, pero no me quedaba otra opción que escuchar. Así mismo siento las conversaciones sobre violencia de género, por eso debo admitir que no me gusta escribir sobre ello, pero aunque resulte aburrido abordar el mismo tópico en repetidas ocasiones (la tercera vez en mi caso) la realidad de este país me ha hecho presa del tema. Aquí estoy, otra vez, lloviendo sobre mojado.

Me da miedo preguntarme hasta donde va a llegar esto, porque cada día los casos de mujeres asesinadas por sus parejas se superan entre ellos en horror. Cuando mi mente reclama indignada ¿Hasta cuándo? Basta leer algún periódico para que una tragedia me responda… hasta aquí,  un aquí que se hace perpetuo  cada mes, cada semana, cada día, a cada momento. Ya esto va en escalas de terror.
“Que la sociedad no cese de contar víctimas de la violencia,  y los matutinos no sean más que unos contables de la muerte, es grave” Pablo Mckinney.
Antes, a la hora de citar las cualidades que convertían un hombre en un “buen partido” para casarse, las jóvenes mencionaban: educado, responsable, serio etc.  Ahora hay que agregar a la lista un estudio de su comportamiento para ver si no tiene características compatibles con un maltratador,  asesino o suicida. Así de horrorosa están las cosas.

¿En qué parte del la evolución social se perdieron los hombres?

Aquí me van a perdonar mis amigos que nada tienen que ver con el “hombre” que voy a describir, pero lamentablemente, de a cuerdo a los hechos, este es el perfil masculino imperante en la sociedad dominicana.

Hubo un tiempo en que las mujeres eran concebidas como un simple instrumento de reproducción  y nanas oficiales sin disfrute de sueldo. Su felicidad se circunscribía en parir y criar, aquellas que por condiciones naturales no podían dar a luz, eran menos que nada. El hombre, superior de nacimiento, gozaba de la impunidad que le daba el derecho a no ser cuestionado y se enseñoreaba de la mujer como si esta fuera un objeto.
“El tiempo no pasa de en balde” dicen los viejos  
La humanidad ha evolucionado y el mundo se ha revolucionado (Gracias a Dios!!!). Aunque todavía existen sociedades donde las mujeres  juegan un papel secundario, hoy en día el género no es más que eso “Femenino/masculino”, pero hombres y mujeres gozamos de igualdad de derechos (aunque en muchas cosas esto solo se cumple en teoría) y estamos comprometidos a cumplir los mismos deberes ciudadanos. Sufragar, conducir, trabajar, decidir, exigir, mostrar descontento…  son cosas a las que las mujeres con el simple hecho de ser humanas tenemos derecho. Se supone que disfrutamos de libertad  para ser y hacer, pero parece que una gran cantidad de hombres no alcanzaron este nivel de evolución,  o hicieron caso omiso al mensaje de igualdad que se ha gritado con hechos por todos los medios. Esto ha degenerado en el festival de tragedias del que tristemente nos toca ser testigo cada día.

Una querida amiga estaba metida en una de esas relaciones tormentosas (esos benditos romances que nos nublan el cerebro y no nos dejan ver que estamos perdiendo el tiempo con un idiota) en que uno cae de vez en cuando,  en uno de los tantos malentendidos que tuvieron él le reclamaba que fuera más sumisa. Cuando ella me contó eso, yo me quedé como… what?! El tipo en pleno siglo XXI pretende que una mujer profesional, criada en la ciudad y con la mente abierta, actúe como una chiguaguita entrenada acabada de sacar de la tienda de mascotas.  

¡Por Dios! Si hasta los animales tienen personalidad propia. x_x

Queridos caballeros:

El amor nunca se ha tratado de apropiarse de la vida del otro, de prohibirles pensar, de prohibirles ser.  Aunque las mujeres de antaño fueron educadas para aguantar y callar, las de este siglo sabemos hacer maletas y largarnos cuando el maltrato y el irrespeto sobrepasan los límites, cuando una vida juntos simplemente no se puede sobrellevar.  ¿A caso no creen que sea patético que alguien esté con usted por obligación, interés o por pena?

Dejar ir no es perder, es una oportunidad que le damos al otro de ser, también es la oportunidad que nos damos para ser y merecer mejor compañía. A veces simplemente el amor no está donde uno cree, no hay necesidad de matar gente  por eso.

Mujeres:

Cuídense! Nos están matando como si fuéramos  mosquitos, a veces por aguantar, por no hablar o huir a tiempo. La vida es frágil e irrecuperable, Cuídate por tí, por tus hijos (en lo que va de año, en República Dominicana hay más de cien niños huérfanos por casos de violencia de género), por tu familia.
“Mujer, semilla, fruto, flor, camino. Pensar es altamente femenino. ¡Di lo que vales! La vida empieza donde todos son iguales” Martí     
Espero que pronto deje de llover, porque las gotas de esta lluvia son la sangre de las que han muerto a manos de quienes una vez prometieron amarlas y cuidarlas por siempre.



Hasta la próxima!

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…