Ir al contenido principal

Viviendo tu despedida

El ser humano nace, crece se reproduce y muere, así nos enseñaron en la clase de ciencias del colegio. Para entender el  ciclo de vida, el camino por el que empezábamos a andar.

En la mayoría de las sociedades los nacimientos son motivo de regocijo (cuanta emoción cuando llega la noticia de un nuevo bebé a la familia!), el crecimientos es un proceso de constante aprendizaje y la muerte es dolor.  Aunque es el único fenómeno biológico universal al que ningún ser humano ha escapado, tampoco hemos podido escapar del temor a la muerte.

Muchos prefieren obviar el hecho porque pensar en ello es hacer una invitación segura a un sentimiento de melancolía que no nos gusta sentir, no importa lo dura que pueda parecernos la vida, no nos queremos ir y nos resistimos a imaginar la pérdida de alguno de los nuestros. Pero la muerte y el morir nos toca de cerca tarde o temprano, como testigos de la última enfermedad de alguien cercano a nosotros o cuando nuestra propia vida toque su fin.



A veces se nos van de sorpresa nuestros seres queridos, otras  les da tiempo a decir adiós. Cuando esto pasa, nos toca vivir su despedida.

Como una pequeña vela que mantiene viva la llama pero que cada minuto está más cerca de su final; nos toca ver apagarse las vidas de familiares, amigos, compañeros o conocidos cuando el momento llega.  En el caso de personas mayores esta despedida se produce por cuestiones naturales, su ciclo termina y poco a poco ellos mismos se van dejando ir (a veces de forma inconsciente), pero las enfermedades terminales nos han hecho vivir la dolorosa despedida de gente que hubiera podido dar mucho más.

Ansiedad, duda, depresión, culpa, vergüenza… aceptación.  Este es básicamente el coctel de sentimientos por el que pasan el paciente y sus familiares. A veces lo sufren juntos, pero en otras ocasiones se sufre en solitario porque hay quienes creen que aparentar fortaleza es mejor, como si la intuición no existiera, como si pudiéramos evitar que se apague el brillo de nuestra mirada cuando el corazón llora.

One day at time, dice una paciente de cáncer de 22 años que todavía se pregunta si es correcto que hagan referencia a ella como una “sobreviviente”.  One day at time porque cada día es un regalo de vida para el paciente y una oportunidad de expresar amor en los familiares y amigos. Amor que se expresa en cuidados y compañía;  amor que se siente en abrazos que dicen adiós, te voy a extrañar, fue un placer haberte tenido conmigo.
“Ama la vida, aprende a vivir y aprenderás a morir”
No sé si realmente aprendemos a morir, pero si eres de los que tienen la oportunidad de despedir o de despedirse. No te apartes! Haz que sea la mejor de las despedidas. 

Hasta la próxima! 


Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…