Ir al contenido principal

Viviendo tu despedida

El ser humano nace, crece se reproduce y muere, así nos enseñaron en la clase de ciencias del colegio. Para entender el  ciclo de vida, el camino por el que empezábamos a andar.

En la mayoría de las sociedades los nacimientos son motivo de regocijo (cuanta emoción cuando llega la noticia de un nuevo bebé a la familia!), el crecimientos es un proceso de constante aprendizaje y la muerte es dolor.  Aunque es el único fenómeno biológico universal al que ningún ser humano ha escapado, tampoco hemos podido escapar del temor a la muerte.

Muchos prefieren obviar el hecho porque pensar en ello es hacer una invitación segura a un sentimiento de melancolía que no nos gusta sentir, no importa lo dura que pueda parecernos la vida, no nos queremos ir y nos resistimos a imaginar la pérdida de alguno de los nuestros. Pero la muerte y el morir nos toca de cerca tarde o temprano, como testigos de la última enfermedad de alguien cercano a nosotros o cuando nuestra propia vida toque su fin.



A veces se nos van de sorpresa nuestros seres queridos, otras  les da tiempo a decir adiós. Cuando esto pasa, nos toca vivir su despedida.

Como una pequeña vela que mantiene viva la llama pero que cada minuto está más cerca de su final; nos toca ver apagarse las vidas de familiares, amigos, compañeros o conocidos cuando el momento llega.  En el caso de personas mayores esta despedida se produce por cuestiones naturales, su ciclo termina y poco a poco ellos mismos se van dejando ir (a veces de forma inconsciente), pero las enfermedades terminales nos han hecho vivir la dolorosa despedida de gente que hubiera podido dar mucho más.

Ansiedad, duda, depresión, culpa, vergüenza… aceptación.  Este es básicamente el coctel de sentimientos por el que pasan el paciente y sus familiares. A veces lo sufren juntos, pero en otras ocasiones se sufre en solitario porque hay quienes creen que aparentar fortaleza es mejor, como si la intuición no existiera, como si pudiéramos evitar que se apague el brillo de nuestra mirada cuando el corazón llora.

One day at time, dice una paciente de cáncer de 22 años que todavía se pregunta si es correcto que hagan referencia a ella como una “sobreviviente”.  One day at time porque cada día es un regalo de vida para el paciente y una oportunidad de expresar amor en los familiares y amigos. Amor que se expresa en cuidados y compañía;  amor que se siente en abrazos que dicen adiós, te voy a extrañar, fue un placer haberte tenido conmigo.
“Ama la vida, aprende a vivir y aprenderás a morir”
No sé si realmente aprendemos a morir, pero si eres de los que tienen la oportunidad de despedir o de despedirse. No te apartes! Haz que sea la mejor de las despedidas. 

Hasta la próxima! 


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…