Ir al contenido principal

Bajo los dictados de mi propia libertad

Si reflexionamos un poco sobre la conducta de las personas en estos días, especialmente los jóvenes, podríamos decir que este es el tiempo de los esclavos que hacen alardes de libertad.

-          - Háblame de tu look?
-          - Salvaje libre
-          - Es más cómodo?
-          - No, pero es lo que se está llevando

De repente nuestras vidas están sujetas a lo que dice la moda, a lo último que presenta la tecnología, a las nuevas reglas de civismo que promueve la sociedad, a lo que sea que nos lleve a “opacar” al compañero de trabajo o del colegio. Todo en nombre de  eslóganes publicitarios que  rezan que eso es libertad,  aunque cada noche sintamos el peso de las cadenas que nosotros mismos hemos elegido.


“La libertad, sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no puede  igualarse a los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida” Miguel de Cervantes Saavedra.
Cuando sometemos nuestra voluntad a los  dictados de un grupo de  personas  que todo lo ven desde un punto de vista comercial, estamos dando a nuestra libertad el mismo uso  que darían los cerdos  a las perlas.  Somos libres, no para  seguir el camino que otros han diseñado para nosotros, sino para trazar una ruta personal  guiados por nuestras propias reflexiones;  que se ajuste a nuestra realidad, que exprese nuestro verdadero ser, mediante la cual podamos conseguir la realización personal.
“Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos, es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo”  Franz Grillparzer
Esa falsa libertad en la que muchos han decidido creer y promover es el fruto de una cobardía que se traduce en esclavitud, una esclavitud a la que  muchos han elegido ser indiferentes porque es más fácil hacer lo que otro dice que tomar una decisión y hacerse responsable de la misma.

Seguir los dictados de mi propia libertad implica asumir mis fracasos sin buscar culpables, correr el riesgo de ser el objeto de burla de las mentes débiles que ocultan sus complejos mofándose de quien ha elegido ser diferente, reconocer que mi libertad termina donde empieza la del otro, ser tolerante y respetuoso con las elecciones de los  demás.

Asumir nuestra libertad  es el camino que nos llevará a una vida plena ( he dicho plena, no perfecta), a usar  las cosas para nuestra realización personal  y no ser usados como cosas , evita frustraciones  y hace que en el ocaso de nuestra existencia haya más paz que arrepentimiento. Habrá quien se aleje de ti porque hayas decidido ser tú, aunque duela un poco al principio con el tiempo entenderás que esa persona simplemente no merece tu compañía.
“por amar mi libertad me quedé solo, y quizás ese fue el premio. Yo canto con mi canción y no con la que me tocan” Facundo Cabral
La libertad, más que una palabra es un hecho, un don, un tesoro que no debemos echar a perder, que debemos vivir. 

Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…