Ir al contenido principal

Confesiones de una empleada indignada

Dignidad, tanto que mencionamos esa palabra y esta vida injusta hace que se practique tan poco. vivienda digna, trabajo digno, vida digna... bla, bla, bla. Muchos hacen cosas indignas para conseguir un trabajo digno en nombre de la consigna "la oportunidad de mi vida", otros indignamente se explotan para conseguir una vivienda digna, aparentar una vida digna y así sucesivamente. Pero dejemos la dignidad de vivienda y de vida para otro momento y hablemos de la dignidad en el trabajo, el segundo hogar en nuestra vida de adultos, de donde saldremos llenos de artritis a descansar en casa (en el mejor de los casos), donde dejamos nuestra juventud, nuestro divino tesoro. 
Dignidad: Respeto y estima que una persona tiene de sí misma y merece que se lo tenga las demás personas
Mis notas siempre tienen recuerdos y esta no es la excepción, recuerdo cuando tenía 17 años, me estrenaba en mi etapa de universitaria y empezaba a soñar con mi primer empleo. Oficinas, amplios escritorios, jefes exigentes y comprensivos (uno siempre cree que le va a tocar un pan del cielo como jefe jajaja), trajes sastre, tacones, reuniones, exposiciones de proyectos y propuestas... Que bella es la vida cuando la soñamos! Ese era mi ideal trabajo digno, pero las cosas desde afuera se ven tan perfectas que la realidad no tarda en aparecer para desvelar lo que hay detrás de tanta perfección, solo para borrarnos la cara de idiota que tiene todo el que sueña despierto y divertirse observándonos en la lucha por mantener la esperanza viva mientras nos enfrentamos con la realidad del mundo laboral, que a veces no es malo, pero otras trae grandes desencantos. 

En la universidad tenemos clases cuyos programas se enfocan en enseñarnos cómo ser buenos gerentes, deberían también agregar al programa las que nos enseñen a ser buenos empleados a pesar de tener malos gerentes. 


Anteriormente dije que  nuestro lugar de trabajo es el segundo hogar en la vida adulta, y así es. En la niñez nuestro segundo hogar fue la escuela, allí teníamos a los profesores que eran nuestros guías, función que en nuestro segundo hogar de la vida adulta debería desempeñar el gerente o jefe, pero a veces el cuento es diferente, muy diferente.

Esta mañana leí un artículo que mencionaba las características de un buen jefe (OJO un buen jefe y una persona que permita hacer a sus empleados lo que se les venga en gana  no es lo mismo). Entre las cualidades que mencionaba el escrito están las siguientes: 
  • No confunden autoridad con autoritarismo
  • Son muy motivadores
  • Quieren lo mejor para el empleado
  • Sabe escuchar
  • Dan libertad
No hay necesidad de cubrir su falta de inteligencia infundiendo temor sobre sus subordinados tratándoles como si fuera un soldado y no como un compañero de trabajo, porque aunque usted esté por encima del otro en el organigrama de la empresa, al final son compañeros. La motivación crea seguridad y se convierte en lealtad, ese "tu puedes" que te hace lograr grandes cosas y amar lo que haces porque en ello está tu máximo esfuerzo. La libertad que te da quien confía en tu potencial para que vayas tomando iniciativas sin el acoso de quien cree que le vas a quitar el puesto. Que bueno sería! 

Lamentablemente, abundan los que al parecer tomaron al revés las clases para ser buenos gerentes y se creen el último vaso de agua en el desierto por ostentar puestos que han conseguido en condiciones cuestionables. 
"El obrero tiene tanta necesidad de respeto como de pan" Karl Marx 
Parte de respetar la dignidad de tus empleados, es no tratarlos como si fueran estúpidos. El tiempo de cambiar espejitos por oro pasó hace mucho y si tus capacidades no dan para ser superior tienes dos opciones: tirar páginas para la izquierda o convertirte en aliado de tus subordinados. 

El gerente debe ser visto como un parámetro NO como una competencia, el tiempo en el trabajo debería ser horas productivas NO horas de tortura emocional disfrazando piques y respondiendo sonrisas hipócritas en un ambiente hostil, nos empleamos para desarrollar nuestro potencial profesional NO para hacernos mediocres. A fin de cuentas, el trabajo debe dignificar al hombre NO convertirlo en protagonista de una especie de esclavitud evolucionada. 

Con armonía las cosas funcionan mejor y ganamos todos. 

Hasta la próxima! 

Sus críticas y comentarios son bien recibidos :) 




Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…