Ir al contenido principal

Cuando no supe qué decir

El pasado 10 de septiembre se celebró el día mundial de la prevención del suicidio. Fueron muchas las notas  y los titulares que vi tratando el tema desde diferentes enfoques, pero es de los asuntos que solo tratan cuentas oficiales de páginas web de investigación y uno que otro medio de comunicación impreso. El suicidio es de los temas que al ciudadano común no le gusta tratar. A mí, me recuerda  la noche cuando no supe qué decir. 



Cuando recibí la llamada todavía estaba trabajando. Mi papá, que es de esas personas que tiene un tacto especial hasta para dar malas noticias, me dijo sin más ni más "han llegado noticias a la casa de que se suicidó fulano, son cosas que pasan, sabíamos que esa persona no era muy equilibrada y esta es de las cosas que pueden suceder cuando no tenemos dominio ni de nuestras propias emociones". Al cerrar el teléfono sentí como si una cinta de vídeo se devolviera en mi cabeza con cada uno de los momentos en lo que estuve cerca de la víctima, simplemente se me hacía difícil de creer. Los suicidios son de esas tragedias que por alguna razón crees que solo vas a ver en noticias y en testimonios ajenos, esta vez estaba cerca, muy cerca. 
"Cuando alguien se quita la vida, el silencio lo llena todo"
Rayos, pocas veces he sentido el ambiente tan pesado en mi casa como ese día, era como si todos quisiéramos preguntar y alguna fuerza invisible no dejaba expresarse a los que sabían con detalle lo que había sucedido. Impotencia, pánico, sorpresa, incertidumbre y el agobiante calor del verano (que ese día parecía desértico), todo en un mismo paquete; pero lo más difícil no había llegado, ese momento en que todos de repente tuvieron que salir y yo me quedé en la galería de la casa con dos niñas que lloraban desesperadas la muerte de su padre. ¿Cómo consolarlas cuando yo misma no entendía las razones que habían llevado a su padre a quitarse la vida? Ellas eran sus pequeñas, a quienes se supone debía proteger, y ahora sin motivo aparente las había dejado, él había elegido dejarlas. Cuando la tragedia en forma de muerte toca las puertas de nuestros conocidos un abrazo sincero y un "todo va a estar bien" parece ser un bálsamo en ese momento difícil, pero ¿Con qué cara les decía a esas niñas "todo va a estar bien" si yo misma me asustaba al pensar en el rumbo que iban a tomar sus vidas? simplemente no supe qué decir. 
"Fenómenos individuales que responden esencialmente a causas sociales", Durkheim 1897
El suicidio es un hecho que siempre ha estado presente en la historia de la humanidad. Numerosos personajes de la actualidad y del pasado se han suicidado.  Se calcula que cada año se cometen 900,000 suicidios. Esto significa una muerte cada 40 segundos. El suicidio se encuentra entre las primeras tres causas mundiales de muerte en personas de 15 a 44 años (datos de la OMS). Entonces me pregunto, si hay tanta incidencia ¿ Por qué el suicidio sigue siendo un tema tabú?
"Del suicidio no se habla, dice rotundo Juan Carlos Pérez. Y sabe de lo que habla. Su padre se quitó la vida, dejándolo doblemente huérfano: por serlo y por no poder hablar de ello. Esa aura permanece. Sigue siendo tabú, algo maldito e innombrable" (www.elmundo.es 06/02/12)
Cuando leí su testimonio no pude evitar pensar en aquellas niñas, ya han pasado tres años, han continuado sus vidas, pero pareciera que un velo de misterio las envuelve. Después de la muerte, recordamos con paz a aquellos que se fueron. A ellas las veo y no sé si lo han superado o si simplemente han aprendido a vivir con la herida abierta. Como si nos estuviera prohibido hablar del tema. 
Detrás de un suicidio siempre está el dolor "tal vez la pregunta que debe hacerse es ¿ Y usted, por qué no se  suicida? Cuando  conteste entenderá por qué de suicida el que lo hace" Carmen Tejedor, experta en suicidología. (www.elmundo.es 06/02/12)
Solo un escaso número de suicidios se producen sin aviso. La mayoría de los suicidas dan avisos evidentes de sus intenciones. Por consiguiente, deben tomarse en serio todas las amenazas de autolesión. Además, la mayoría de las personas que intentan suicidarse son ambivalentes, y no buscan exclusivamente la muerte.(Datos de la OMS).

La OMS, la ONU y la UE han señalado la muerte voluntaria como un problema de salud pública de primera magnitud. Muchas vidas se han perdido por la incapacidad que tiene el ciudadano común de tratar y enfrentar el asunto, el móvil de esta nota  es cooperar para que esto cambie. 

Porque la vida, aunque sea difícil, es bella; porque no es bueno que se sigan perdiendo personas de esta manera y porque no es justo que los que quedan carguen con el estigma del que se fue. 

Esta nota va dedicada a mis pequeñas primas, mis pelirojas adoradas que a muy corta edad les ha tocado lidiar con esta pesadilla, a quienes veo orgullosa abrirse paso ante la vida. Tienen un lugar muy especial en mi corazón y confío en que a pesar de todo, las veré convertidas en mujeres de bien.

Hasta la próxima! 






 



Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…