Ir al contenido principal

Herencias del pasado

“Each time you sleep with someone, you also sleep with his past”


Esto es algo de lo que todos estamos consientes pero que a la vez queremos ignorar. De pronto un día conoces ese chico encantador que ajusta perfectamente con el ideal de pareja que te has formado. Salidas, conversaciones, risas, miradas de esas que son una fusión entre complicidad y picardía; hasta que un día terminan en la cama. Ahora las palabras oportunas se convierten en caricias propias de un maestro en el arte de amar e inconscientemente recuerdas aquella canción de Ricardo Arjona
Si el pasado te enseñó a tocarme así bendito sea el que estuvo antes de mi
Pero,  Es eso todo lo que debe interesarme del pasado?  

Las tácticas de romance, como todo en la vida, se perfeccionan a través de la practica (te puedes ir sacando de la cabeza que eres la única que ha pasado por las manos de tu galán apasionadamente perfecto, de lo contrario necesitas darte una leidita de “50 Shades of Grey” para que te desengañes). La experiencia es esa gran escuela que permite que algunos hombres conozcan el verdadero punto débil de las mujeres (que nada tiene que ver con el punto G), que te digan lo que quieres oír justo en el momento preciso y acompañado  de ese gesto o expresión perfecta que inspira en ti cierto aire de confianza e intimidad. No es que sea malo, pero no es lo único que se puede heredar del pasado. Cuando de pareja se trata hay herencias peligrosas, muy peligrosas.

En tiempos donde el sexo tiene más que ver con la respuesta a un instinto de atracción que con el amor, vale la pena pensar en el pasado de tu pareja  o de la persona con la que vayas a tener intimidad (que como hemos visto en muchos casos, no necesariamente tiene que ser tu pareja).  Al final del acto junto con la emoción (o la decepción) puedes quedarte, entre otras cosas, con una de esas  tortuosas herencias del pasado que conocemos con el nombre de enfermedades venéreas.  

Conversando con una amiga que es ginecóloga, esta me contaba alarmada con la gran cantidad de casos de HPV  entre otras afecciones logadas a las relaciones sexuales.  Así que por cuestiones de salud sería bueno que  ubicara sus instintos hacia arriba,  más cerca de la razón y lejos de la pasión, para que cualquiera que sea su elección, la haga de forma consciente.

Estas son herencias elegidas, y estoy segura de que hay cosas con las que usted ni quiere ni debe cargar, pero una vez dado el paso no hay vuelta atrás.  Yo también quisiera que la vida fuera como en las películas de Hollywood (con finales perfectos sellados con fuegos artificiales) pero en la vida real nuestros finales perfectos tienen mucho que ver con nuestras elecciones y  el manejo de nuestras emociones.

Aunque haya quien diga lo contrario… el pasado sí importa. 

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…