Ir al contenido principal

Mi "enésima" segunda oportunidad

Por aquello de que "Las oportunidades son calvas y hay que agarrarlas por los pelos"  nos preparamos toda la vida. Cuidamos las notas, nuestra conducta, aprendemos todo lo que esté a nuestro alcance... porque cuando llegue el momento nos tenemos que lucir, ganarnos esa medalla al mérito, la beca en la universidad de nuestros sueños, ese puesto de trabajo que nos garantiza un futuro exitoso. Pero a veces la suerte falla o el destino tiene otros planes para nosotros, y hay que seguir insistiendo. 

 Es cierto que las oportunidades no se pierden, sino que las aprovecha otro; pero eso no quiere decir que no tengas un segundo chance y que ese segundo chance se repita una y otra vez, porque la vida más que de acertar a la primera, se trata de perfeccionarnos en la practica, y eso se hace mediante la perseverancia. Eso se hace dándote una segunda oportunidad cuantas veces sea necesario.
"La perseverancia es fallar 19 veces y tener éxito en la vigésima" Julie Andrews 
A veces somos muy duros con nosotros mismos, especialmente en las cosas que más nos importan. Si no nos llaman de la entrevista de ese trabajo que parecía ser tan importante nos colgamos la etiqueta de fracasados, si se termina esa relación que considerábamos platónica automáticamente pensamos que algo que hicimos lo arruinó, si falló el proyecto es porque no fui lo suficientemente buena y así sucesivamente. Sin embargo pudo haber sido que ese trabajo estaba por debajo de nuestro potencial y por subestimarnos no nos dimos cuenta, que esa relación simplemente no funcionaba y que el proyecto necesitaba que lo hicieras de nuevo para que notaras que te equivocaste en algo. Es hora de que empecemos a ver las cosas desde otro punto de vista, para que por fin podamos empezar a avanzar.


El éxito consiste en caer, levantarse, volver a caer y mantener la fortaleza necesaria para volver a ponerte de pie, es darse una segunda oportunidad cada día para hacerlo mejor que el día anterior, para cambiar de plan si es necesario; pero nunca darse por vencidos o acomodarse en el renglón de fracasados. Cuando hablo de darse una segunda oportunidad no crea que me refiero a cosas grandes; incluso para esta  divertida tarea de plasmar mis pensamientos en letras, cada post es una nueva oportunidad, un desafío a mí misma, un ejercicio para superar una crítica, una nueva oportunidad para aprender; que como me puede llevar a crecer también me puede llevar a caer. Si crezco me regocijaré, pero si caigo pueden tener la certeza que me daré una segunda oportunidad en forma de una nueva nota para levantarme de nuevo. 
"Con cada salida del sol, piensa que tu vida acaba de empezar"
Nos enseñaron en el colegio que enésimo es un número indeterminado de veces que se repite una cosa. Yo voy por mi enésima "segunda oportunidad" para alcanzar el éxito en diferentes aspectos de mi vida, sé que necesitaré muchas más y estoy en la disposición de ir por ellas. Como en la frase anterior mi vida empieza cada día, y si la vida con cada amanecer me da un chance, por qué habría yo de negarme una segunda oportunidad? ;) 

Go for it! 



Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…