Ir al contenido principal

Conociendo la mujer de mi vida

En estos días una de mis amigas de facebook puso el siguiente estatus: 
"No puedo ser la mujer de tu vida porque soy la mujer de la mía" 
y me pregunto... ¿Cuantas más pueden decir lo mismo? Hace falta una autoestima sólida para hacer ese tipo de afirmación, y mi amiga pudo haber pasado por egoísta ante quienes no se detienen a leer entre lineas lo que quiso decir. Ella solo dejó en evidencia que sus niveles de amor propio deberían ser la envidia de muchas de las mujeres de hoy, que parecen funcionar únicamente de acuerdo a los deseos de "el hombre de su vida". 

Lo sé, es difícil cambiar de mentalidad cuando nos educan para prestar atención a todo el mundo antes que a nosotras mismas. Buena hija, buena esposa, buena amiga, buena madre.... y allá, en el fondo de la lista quizás aparezca algún apartado que diga buena contigo, y es justamente ese apartado el que te voy a invitar a rescatar mediante este post. 

Nos importa mucho lo que el otro piensa sobre nosotros, nos preocupa al punto de generar cierta ansiedad cuando pensamos que se ha producido un mal entendido con alguien querido, pero pocas veces analizamos el concepto que tenemos de nosotras mismas. ¿Qué piensas sobre ti?  ¿Conoces tus valores y virtudes? ¿Qué persigues en la vida? Si puedes contestar esas preguntas, lo que los demás piensan no es preocupación porque la persona más importante de tu vida ya te conoce... tú te conoces. 
Muchas se han perdido mientras intentan ser la mujer de la vida de alguien más.
Como en otras notas, hoy también me toca hablar desde adentro. Estoy pegando los pedazos de mi autoestima que la sociedad prejuiciada en la que me ha tocado nacer ha roto, conociendo la mujer de mi vida. reparo mi autoestima aceptando y amando lo que soy, descubriendo lo que en realidad soy en vez de acomodarme al guión que el mundo ha escrito para mí, enfrentando mis temores, aprendiendo de mis fracasos, riéndome de mi misma, reconociendo mis límites.

No es fácil, nada bueno y duradero lo es. Conocerse implica la responsabilidad de no culpar a nadie por tus fracasos, tomar decisiones trascendentales y asumir las consecuencias de las mismas, vestirte de optimismo incluso en esos días en que la incertidumbre te hace sentir que has pisado en arena movediza, muchas horas de soledad y reflexión. Pero todo esto te lleva a a descubrir el tesoro que hay en tu persona, a valorarlo como tal y a atraer con su esplendor a la persona correcta. 
"El primer requisito para querer a otra persona, es que cada uno se quiera primero a sí mismo." Walter Riso.
No se trata de egoísmo, se trata de amor. Es el hecho de que nadie da lo que no tiene, tan justo como no exigir a otro que haga lo que yo misma no puedo hacer. No puedo amar si no me amo primero, no puedo pretender que crean en mí cuando yo misma tengo dudas sobre lo que soy. 



Si no hacemos ese ejercicio de amor y auto-conocimiento terminamos reducidas a un objeto que se estira o se encoje cual si fuera bolsa de plástico para ser "atractiva", un objeto que se casa por dinero y aguanta todo tipo de humillaciones y maltratos físicos y emocional en nombre que "un futuro mejor" que pudo haber construido ella misma, un objeto que al final de sus días se acostumbra a otra persona solo por no estar sola y a veces se va de este mundo sin experimentar verdadero amor (que aunque usted no lo crea, el amor verdadero existe), un objeto que probablemente fue la mujer de la vida de muchos, menos de ella misma. 

Es hora de trabajar para ver en nosotras el "Brand new me" que Alicia Keys canta en una de las canciones de su nuevo disco. Ser la mujer de tu vida, y nadie sabe... puede que de paso aparezca también el hombre de tu vida ;) 

Hasta la próxima! 






Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…