Ir al contenido principal

A volar como las mariposas

El pasado 25 de noviembre celebramos el día internacional de la NO violencia contra la mujer (o como le quieran llamar, porque vi varios nombres alusivos al tema), un día de esos que preferiría no celebrar, ya que el día en que pierda importancia es porque no habrá violencia de género.  Cada 25 de noviembre los dominicanos, en especial, recordamos aquel día fúnebre cuando en 1960 por órdenes del tirano Rafael Leónidas Trujillo, nuestra inolvidables mariposas, las hermanas Mirabal, fueron brutalmente apaleadas y luego subidas a un carro junto con su chofer para simular un accidente.  Trujillo pensó que había eliminado un problema, pero lo que acababa de hacer era inaugurar el final de su dictadura y de su vida, a partir de  ese momento las Mirabal se inscribieron el la historia mundial y fueron el símbolo de la lucha contra la violencia de género. 

Imagen de www,heroinas.blogspot.com
T-shirts negros, lazos color lila, frases de empoderamiento femenino y un sin número de actividades se celebran para recordar a las mujeres su valor, para exigirles a los hombres el respeto y para volver a revisar esas estadísticas malditas que cada semana aumentan con la muerte de una mujer a manos de su pareja o en tragedias relacionadas con violencia de género, pero ¿hasta ahí llega la violencia? ¿Son las hermanas Mirabal representantes de mujeres golpeadas por sus parejas o compañeros sentimentales? 
@UnMorenoBlanco A las Mirabal las mató Tujillo por razones políticas, vayan a buscar violencia de género a otro lado. 
Las Mirabal fueron mujeres valientes, inteligentes y admirables, casadas con hombres tan admirables como ellas que no solo fueron sus compañeros de vida, sino también sus compañeros de lucha; limitar la violencia a puñetazos y maltratos pasionales, es en cierto modo ensuciar la memoria de estas mujeres y la de sus esposos. Personas que sacrificaron su vida, su felicidad, para que nosotros hoy vivamos en "democracia".
@Boschlibertario Cómo hablar de de no violencia y no opresión, de las Mirabal, y no hablar de analfabetismo, de hambre, de sin trabajo, de endeudamiento. 
Señores, no nos circunscribamos a la publicidad porque se queda corta. Violencia de género es más que puñetazos o asesinatos que bestias mal llamadas hombres propinan a sus parejas, recuerde que la discriminación es violencia, que ganar menos de lo que ganan sus compañeros masculinos en trabajos similares con igualdad de competencias es violencia, el hecho de que a los hombres los eduquen para triunfar y a las mujeres para agradar es violencia, el hecho de que no se cumplan las leyes que exigen una cuota femenina X en entidades políticas y en la alta dirección de las empresas es violencia.

Como nuestras inmortales mariposas de salcedo, nosotras también tenemos que aprender a volar, hay que salir del suelo pegajoso que impide la formación de nuestras alas y nos hace volar defectuosamente o impide nuestro vuelo.  Ese suelo pegajoso es el miedo a ir mas allá de las expectativas que la sociedad tiene de nosotras cuando estamos en capacidad de hacerlo, la culpa que nos tacha de mala madre si se hace corto el tiempo con los hijos por nuestra realización profesional o nuestra labor a favor de alguna causa social, es la conformidad que nos dice: ya está bien hasta aquí cuando tu corazón sabe que puedes hacer algo más. No podemos vivir eternamente como una oruga o encerradas dentro de la crisálida. 

En un tiempo donde la mayor realización de una mujer era parir y criar, Patria, Minerva y Maria Teresa Mirabal nos enseñaron a volar ¿Por qué abandonarlo ahora? ¿Por qué limitar su legado? ¿Por qué acostumbrarnos a vivir una violencia sutil que con el tiempo se va haciendo ley? 

Las mariposas de salcedo nos enseñaron a volar a través de las páginas de la historia, las mariposas del jardín nos demuestran que la vida empieza cuando dejan de ser oruga. Hay que completar la metamorfosis, vamos a volar! 





Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…