Ir al contenido principal

Miedo, la paradoja del gran olvidado que siempre está presente

El humano es un ser sentimental, de la buena o mala gestión de sus sentimientos depende el porcentaje de éxito o fracaso  que pueda experimentar en la vida.

Hemos escuchado hablar mucho de amor, sentimiento que definen como "la fuerza que mueve el mundo" o la que podrá salvarlo de la decadencia en que vive; se menciona también la lealtad, la honestidad,  y así se va tejiendo una red sentimental que nos define y determina nuestro destino, pero ¿Qué hay del miedo?  Parece que algunos reyes del positivismo olvidaran que existe o simplemente creen que es mejor ignorar que está presente. 
"Si el amor es la fuerza que mueve el mundo, el miedo es la fuerza que lo domina"
Desde pequeños, por instinto o por enseñanza huimos de lo que nos asusta, repelemos el temor; y al "evitar" el miedo damos oportunidad a que otros puedan dirigir nuestra vida usando el miedo como su mejor y principal herramienta. En una sociedad colmada de personas inseguras y vacías, el miedo  se convierte en un instrumento peligroso. 

No hay que ir muy lejos para encontrarse con instituciones (civiles, religiosas o de cualquier otra naturaleza) repletas de personas aborregadas que se encaminan según los temores que sus líderes infunden sobre ellos, temores que les impiden incluso cuestionar hasta qué punto son razonables las disposiciones a las cuales se están acogiendo, temores que los reducen a una estupidez casi irracional  y hasta cierto punto elegida. Aparentemente es más fácil ser servil que ser valiente. 

El temor nos hace sumisos, manejables, carcome la personalidad, nos hace dar la espalda a la libertad, obstaculiza nuestro desarrollo (en todos los sentidos), aleja nuestros objetivos, nos hace perder oportunidades y nos inunda de una culpa por no haber tomado acción que aunque a veces tratamos de transferirla a situaciones u otras personas; en lo más profundo del alma sabemos que la responsabilidad ha sido nuestra. 



La cultura de dar la espalda al miedo 


Nos han enseñado a dar la espalda al miedo. Si algo le asusta a un niño, como forma de protección, los padres tratan de alejarlos de esa situación; así aprendemos a evitar el miedo y con el tiempo evitamos compromisos que nos asustan pero que serían determinantes para nuestro éxito y que afectan otras vidas. ¿Cuántos hijos se han criado sin padre porque un día el miedo los hizo salir huyendo? ¿Cuántos proyectos se han detenido por el miedo a que no se puedan completar? ¿Cuántas cosas has perdido tú porque un día te faltó valor para vencer el miedo que te provocaba el reto? Yo he perdido muchas, y si estoy escribiendo esta nota es porque no estoy dispuesta a perder una más y para motivarles a que ustedes también  rompan esa cultura de dar la espalda al miedo y no teman a vivir la emoción de encaminarse por nuevas rutas, de dar el primer paso aún cuando no podemos ver el final de la escalera, de dejar de conformarnos con la seguridad de lo que está hecho y arriesgarnos a vivir nuevas experiencias que resultaran en nuevas opciones de vida para los que vienen detrás de nosotros. 

En la mayoría de los casos el temor va de la mano con el desconocimiento. Nos reímos de la reacción de algunos indígenas que se asustan al ver su reflejo en el espejo, pero a veces reaccionamos de la misma forma ante situaciones sencillas por la misma razón, en el momento no sabemos que son cosas inofensivas que lejos de hacernos daño las podemos utilizar en nuestro beneficio. Si enseñamos a los niños a vencer el miedo y no a alejarse del mismo, les estaríamos haciendo un gran regalo para su vida adulta. 

El miedo siempre está presente, especialmente cuando de decisiones trascendentales se trata. Ese "brinquito" que nos da el corazón cuando estamos al pie de iniciar algo importante es normal, pero debemos hacer parte de la normalidad también el valor para darle la cara al miedo y vencerlo. "probando es que se guisa"  dicen en el campo, y si no nos atrevemos nos condenamos a vivir con ese insoportable sentimiento de lo que pudo haber sido y no fue, todo porque un día decidimos dar la espalda al miedo. 

Ojalá que al final del camino nos despidamos de la vida con la alegría de haber asumido con valentía sus retos y no con las excusas que son el último argumento de los cobardes. 

Hasta la próxima! 





Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…