Ir al contenido principal

Inventario al año que se despide


Las palabras, como la ropa, también son por temporada. Los "bre" (octubre, noviembre, diciembre) son la temporada más popular de la palabra meta. Anuncios, profesores, animadores y todo el que se cree un gurú de la superación personal y el positivismo te cuestiona sobre tus metas para el año que está por comenzar. Casa, carro, viajes, pareja, perder peso.... ¿Cuáles son tus planes?  Ay de ti si no tienes una lista gloriosa de  cosas por alcanzar, te titulan de fracasado sin siquiera haber empezado, esa miradita de lastima y decepción la recordarás por el resto del año. Pasan los 365 días alrededor del sol y  ¡Oh sorpresa! Te das cuenta de que sin  haber tenido una lista gloriosa de metas  al empezar el año, administraste mejor tu vida que aquellos que en algún momento te condenaron con la mirada. 

No tengo nada en contra de las metas (de hecho yo misma tengo mi pequeña lista de metas y objetivos personales) pero no estoy de acuerdo con presionar a la gente para elaborar metas sin antes hacer un análisis de sus capacidades, del camino recorrido, de lo que hasta el momento ha conseguido, que le permita tener un balance concreto de su vida y así podrá plantearse desafíos a la altura de su capacidad a fin de hacer conquistas reales. Las metas por sí solas no son una conquista. 

Recuerdo que al hacer mi post de fin de año en el 2011 dije que ese había sido un año de lecciones, ahora me pregunto ¿Qué año no es de lecciones? Este me ha tocado aprender mucho y estoy segura de que los otros traerán muchas más, porque la vida es un constante proceso de aprendizaje (y desaprendizaje) que debemos de asumir desde el interior para luego hacer buenas proyecciones para el futuro. Les invito a pensar en las veces que el temor los ha limitado (y cuando digo temor, me refiero también a la "vergüenza" en la que nos excusamos para no intentar), a examinar la razón de sus fracasos, a pensar en las justificaciones que se ha dado a usted mismo para no luchar por lo que se merece ¿Sabe usted lo que merece? Le invito a dar un viaje por dentro que responda aquellas preguntas que usted mismo no se atreve a  hacerse.Hago esta invitación porque hasta que yo no hice este proceso conmigo me la pasé divagando entre el planteamiento de metas incoherentes y la decepción de no haberlas conseguido.

Este año no solo he aprendido, también me he atrevido. Me he atrevido a preguntar lo que la mayoría no pregunta para no parecer tonto, a mirar como posibilidades cosas que en otro tiempo yo misma había confinado a lo imposible, a ser lo que soy sin vestir de complejo mi esencia, sobretodo, me he atrevido a creer en mí. En estos días un profesor compartió con nosotros un poema que, entre otras cosas, decía "si al iniciar algo crees que vas a fracasar, ya has fracasado" y mientras lo leía me acordé de mi, porque al iniciar algo siempre evaluaba como posible el fracaso dizque para evitar la decepción si las cosas no salía bien, y total, no conseguía nada y como quiera me decepcionaba,así que, Hay que creer! 

Si usted es de los afortunados cuya vida es una linea recta hacia en éxito, reciba mis más sinceras felicitaciones. La mía no ha sido así, mi línea hacia el éxito tiene tantas curvas que casi dibuja un paisaje cuando se plasma en un papel, he celebrado mis alegrías, sufrido mis angustias  y aquí estoy, en una mejor versión de mi misma que todavía le queda mucho por mejorar y está en toda la disposición de caminar la senda que le falta ;) 

Recomendaciones 


  • Lea, todo lo que pueda,  es la mejor forma de conoocer y conocerse (entre otros infinitos beneficios de la lectura).
  • Ame, encuentre su particular forma de amar y demostrar amor, un amor que va mas allá de lo que se pueda decir y/o escribir. El amor es Dios mismo, nos libera, nos transforma y nos hace felices aún en las circunstancias más adversas (en este apartado, al igual que el año pasado, agradezco especial e infinitamente a mis amigos y mi familia. Gracias por su amor!)
  • Organízate, aquí me voy a parecer a mami (hay que ahorrar mis hijos) y debo confesar que me ha tocado aprender de la forma difícil que la desorganización (del tiempo, de las finanzas, de la vida misma) es un "peñón" en el camino.

Ahora sí, haga sus metas para el próximo año. De acuerdo a sus capacidades, dispuesto a enfrentar las dificultades que se presenten en el camino, con los pies en la tierra y el límite en el cielo ;) con trabajo y disciplina TODO ES POSIBLE! 

Gracias por acompañarme a vivir en letras a lo largo de este año, este es un viaje que a penas empieza y espero seguir contando con su compañía, su apoyo y sus críticas a lo largo del camino. Feliz y próspero 2013 :-D

Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…