Ir al contenido principal

Mantequilla y Amor...

Hay semanas malas, y después está esta semana...


Este devenir característico de la vida que es a la vez virtud y desgracia, a veces nos hace perder el control. Cómo quisiera tener un  imán para atraer  y permanecer pegada a las buenas experiencias, cómo quisiera tener un impermeable contra la lluvia de angustia y melancolía, cómo quisiera volver a ver la lucesita de la esperanza al final del túnel para volver a creer. Pero las cosas no son siempre lo que uno quiere. 

Es bueno dar amor, ser empático, levantar el ánimo a quien lo ha dejado caer; cuán maravilloso es sentir que hemos servido de algo, ver en la expresión de la otra persona el alivio de sentirse apoyado, de sentir que sin importar cuan duro sea el proceso por el que tienen que pasar, cuenta contigo a lo largo del camino. Es una experiencia maravillosa, que también puede ser algo peligrosa.

A veces nos acostumbramos a ser los fuertes, el paño que seca las lágrimas del amigo, el apoyo del compañero que se encuentra en dificultad, quien nunca llora, quien siempre vence o ignora la aflicción, quien espanta el dolor, tanto, que quienes te rodean, acostumbrados a tu carácter fuerte y tu personalidad imponente, olvidan que en algún momento puedes ser vulnerable; olvidan y olvidas, sin querer, que como humano también te puedes caer.

Existen personas que parecen tener una maestría en maltratar el espíritu de los otros, desde hace poco más de un año me ha tocado lidiar con uno de esos seres, y aunque le debo el éxito de unas cuantas de mis notas, ha sido un camino difícil de recorrer que dentro de toda esa dificultad me ha llevado a aprender grandes lecciones. 
Ten paciencia, ya verás que todo se va a resolver, confía 
Son incontables las ocasiones en las que he dicho esto, en su momento lo dije con amor, identificada con la pena de quien lo necesitaba, creyendo que entendía la situación del otro, pero sobretodo convencida de si algún día me tocaba pasar por un proceso de incertidumbre parecido, yo iba a tener paciencia y a confiar en que todo se resolvería.... cuán alejada estaba de la realidad.

La posición de "Súper héroe sentimental a prueba de downs" nos hace creer que estamos en falta si nos dejamos caer, y preferimos disfrazar nuestras angustias de falsa estabilidad, esconder las lágrimas detrás de falsas sonrisas, pero no podemos evitar que el brillo en nuestra mirada se apague. Hay que dejarse querer! Humildad, entre otras cosas, es también reconocer nuestras carencias de afecto y  aceptarlo cuando el otro viene sinceramente a ofrecerlo. Los amigos, los verdaderos amigos, notan tu aflicción sin necesidad de que vayas a contarles tus penas, si ofrecen su apoyo, hay que recibirlo con la misma humildad y buena aceptación que ellos recibieron el nuestro cuando estuvieron en dificultad.




Después de todo, cada situación tiene su lado bueno. Esta vez he aprendido de una amiga una nueva técnica de supervivencia ante los "insufribles". Mantequilla y amor ;)  Mantequilla para que me resbale su maldad y amor porque es lo que nos da la fuerza para conseguir la victoria. La más viva manifestación de  Dios en nosotros, es el amor.





Hoy me toca ser paciente, mirar con positivismo el futuro aunque ahora todo sea escombros y confiar en que las cosas van a cambiar para mejor, pero lo mejor de todo esto es que cuento con personas que me recuerdan untarme de mantequilla y que con sus palabras me demuestran su amor :) 

Gracias! 


Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…