Ir al contenido principal

Mantequilla y Amor...

Hay semanas malas, y después está esta semana...


Este devenir característico de la vida que es a la vez virtud y desgracia, a veces nos hace perder el control. Cómo quisiera tener un  imán para atraer  y permanecer pegada a las buenas experiencias, cómo quisiera tener un impermeable contra la lluvia de angustia y melancolía, cómo quisiera volver a ver la lucesita de la esperanza al final del túnel para volver a creer. Pero las cosas no son siempre lo que uno quiere. 

Es bueno dar amor, ser empático, levantar el ánimo a quien lo ha dejado caer; cuán maravilloso es sentir que hemos servido de algo, ver en la expresión de la otra persona el alivio de sentirse apoyado, de sentir que sin importar cuan duro sea el proceso por el que tienen que pasar, cuenta contigo a lo largo del camino. Es una experiencia maravillosa, que también puede ser algo peligrosa.

A veces nos acostumbramos a ser los fuertes, el paño que seca las lágrimas del amigo, el apoyo del compañero que se encuentra en dificultad, quien nunca llora, quien siempre vence o ignora la aflicción, quien espanta el dolor, tanto, que quienes te rodean, acostumbrados a tu carácter fuerte y tu personalidad imponente, olvidan que en algún momento puedes ser vulnerable; olvidan y olvidas, sin querer, que como humano también te puedes caer.

Existen personas que parecen tener una maestría en maltratar el espíritu de los otros, desde hace poco más de un año me ha tocado lidiar con uno de esos seres, y aunque le debo el éxito de unas cuantas de mis notas, ha sido un camino difícil de recorrer que dentro de toda esa dificultad me ha llevado a aprender grandes lecciones. 
Ten paciencia, ya verás que todo se va a resolver, confía 
Son incontables las ocasiones en las que he dicho esto, en su momento lo dije con amor, identificada con la pena de quien lo necesitaba, creyendo que entendía la situación del otro, pero sobretodo convencida de si algún día me tocaba pasar por un proceso de incertidumbre parecido, yo iba a tener paciencia y a confiar en que todo se resolvería.... cuán alejada estaba de la realidad.

La posición de "Súper héroe sentimental a prueba de downs" nos hace creer que estamos en falta si nos dejamos caer, y preferimos disfrazar nuestras angustias de falsa estabilidad, esconder las lágrimas detrás de falsas sonrisas, pero no podemos evitar que el brillo en nuestra mirada se apague. Hay que dejarse querer! Humildad, entre otras cosas, es también reconocer nuestras carencias de afecto y  aceptarlo cuando el otro viene sinceramente a ofrecerlo. Los amigos, los verdaderos amigos, notan tu aflicción sin necesidad de que vayas a contarles tus penas, si ofrecen su apoyo, hay que recibirlo con la misma humildad y buena aceptación que ellos recibieron el nuestro cuando estuvieron en dificultad.




Después de todo, cada situación tiene su lado bueno. Esta vez he aprendido de una amiga una nueva técnica de supervivencia ante los "insufribles". Mantequilla y amor ;)  Mantequilla para que me resbale su maldad y amor porque es lo que nos da la fuerza para conseguir la victoria. La más viva manifestación de  Dios en nosotros, es el amor.





Hoy me toca ser paciente, mirar con positivismo el futuro aunque ahora todo sea escombros y confiar en que las cosas van a cambiar para mejor, pero lo mejor de todo esto es que cuento con personas que me recuerdan untarme de mantequilla y que con sus palabras me demuestran su amor :) 

Gracias! 


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…