Ir al contenido principal

Soltaré tu mano, para que puedas caminar

A veces parece que tomamos un curso de conducta general antes de llegar a la tierra, y lo aprendimos muy bien, tanto que entre unos y otros cometemos los mismos errores. 
En este post voy a hablar del proceso que ha representado para mí aprender que la mejor forma de proteger es dejar que el otro cometa y asuma sus errores.

Desde siempre tengo tendencia a ser protectora con las persona a quienes me unen lazos afectivos (amigos, familiares, compañeros de estudio/trabajo) y yo pensaba que era lo correcto, que lo estaba haciendo bien. Acomodar y ayudar tanto a las personas al punto que inconscientemente les hacía daño, limitaba el desarrollo de sus capacidades sacrificando las mías. sacrificio que no sentía como tal porque me complacía en hacer bien, no me habían explicado todavía que "hacer bien" también implica que cada uno cargue con su cruz y desarrolle sus habilidades ordenando su propio rompe cabezas. Los expertos le llaman Síndrome de Wendy, en lenguaje popular es descrito como "buena con P" ;). Pero en mi segundo semestre de universidad, llegó el momento de aprender la lección. 

www.desmotivaciones.es


Estábamos en una clase de desarrollo organizacional, con uno de los mejores profesores que tuve en toda la carrera, de la participación en clase dependía un porcentaje importante de la nota y yo como siempre estaba animando a mi amiga María a levantar la mano y opinar en los temas que yo sabía ella dominaba - ella era sumamente tímida y el semestre anterior se sentó en medio de su participación en una exposición por una especie de ataque de pánico escénico -. Al ver que todo el mundo había participado menos ella, el profesor le dirigió la última pregunta del cuestionario de ese día. Ella bajó la cabeza y contestó que no sabía la respuesta, en ese momento, yo, con la autoridad que no sé quién me había dado, le dije: Sí profesor ella se la sabe, Vamos María responde! Acto seguido me dieron el regaño inolvidable que hizo que aprendiera una lección de vida. 

El profesor, en tono molesto, me preguntó ¿Llevarás su mochila para que el peso de los libros no lastime su espalda mientras baja las escaleras? ¿La tomarás de la mano para cruzar la calle? ¿Te examinarás por ella? entre otras cosas que no recuerdo con exactitud, lo que no se me olvida es la venguenza que sentí mientras la clase entera me miraba sin saber si condenarme por lo que había hecho o verme como la mártir que fue condenada por ayudar a su amiga. Al día siguiente mi amiga participó en clases sin que nadie tuviera que empujarla para que lo hiciera y al final el profesor se disculpó por la forma en que había hablado el día anterior, en ese momento todavía estaba muy molesta y apenada como para entender lo que había sucedido, pero el tiempo, ese gran experto en poner las cosas claras, me permitió reconocer mi error vestido de buena voluntad. 

A veces creemos que nos vamos a ganar el amor de los otros haciéndonos imprescindibles en sus vidas, haciendo cosas por ellos, pero eso no es más que convertirlos en parásitos que nos consumen con autorización de nosotros. Los limita y nos limita. 

Padres haciendo los deberes escolares de sus hijos que luego se quejan de tener que cargar con sus responsabilidades de adultos. Amigos que dejan el forro por el otro y que el día que no pueden hacerlo se coronan con el título de desgraciados (la gente se acomoda mucho en lo fácil). Hermanos que se sienten con el derecho de vivir del otros... entre otros parásitos sociales fruto de la buena voluntad.  Esta vida es para desarrollarla en cooperación, no para que unos sean recostados y otros grandes sacrificados. 

Hay que soltar la mano del otro para que pueda a caminar solo, no arrastras nuestras. 

Memoriosbadgirl.com

Su hijo, amigo, hermano... No se va a morir! Simplemente aprenderá cómo vivir, y será lo mejor que le haya pasado en la vida. ;) 

Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…