Ir al contenido principal

El propósito de los olvidados por la vida

Mujer, negra y pobre, era una  combinación fatal para la época en que nació Rosa. Se crió en una zona rural y al cumplir veinticinco años, después de dos relaciones sentimentales fallidas y cuatro hijos bajo su responsabilidad, su única opción fue abandonar el campo para emplearse como doméstica en la ciudad. Regaños, acoso, trabajos excesivos y la nostalgia de haber tenido que dejar atrás sus hijos para "buscarse la vida" fue el sello que marcó su juventud. Aprendió a cocinar de todo, leía la prensa y honraba los valores tradicionales de su época, eso la hizo ganar el cariño, respeto y confianza de sus patrones , pero no fue suficiente. A medida que sus fuerzas la fueron abandonando, las ofertas de trabajo también lo hicieron y no quedó más remedio que regresar a casa, al campo del que una vez se despidió, tan pobre como en el momento en que se alejó de él. 

El sermón constante en nuestros primeros años de escuela es "hay que estudiar y trabajar para que te vaya bien en la vida", pero ante casos como este, de personas que su vida entera no han conocido otra cosa que no sea trabajo, y trabajo duro, uno piensa ¿Será que la vida la olvidó? Su madre también fue trabajadora, recorría grandes distancias en un burro para ir a vender los frutos que cosechaba en sus tierras, crió sus hijos, sus nietos, cuidó hasta a sus bisnietos, pero vio el fin de su vida en una casa que parecía cansada de estar en pie, cerró sus ojos en una cama tan olvidada como ella. Entonces ¿Dónde queda el sermón del trabajo? 

Rosa cuidó su madre hasta el último suspiro, tenía un pequeño ganado, vendía en el mercado las cerezas que recogía de su patio y con esto más la ayuda económica de algunos de sus hijos, llevaba los afanes del día a día, a pesar de todas sus carencias era feliz, pero el tiempo pasa factura. Una trombosis  la mantuvo en cuidados intensivos por dos semanas y la ha postrado para siempre en una cama. Sí, la vida entera trabajando y ahora parecía condenada a tener el mismo fin que su madre, morir en su casita de campo sin conocer otra realidad que no fuera la pobreza. Reflexionar sobre historias como la de Rosa hacen brotar de nuestros ojos lágrimas de impotencia, impotencia de no poder darle a su historia otro fin porque uno ya tiene sus propias luchas por ensanchar horizontes tan limitados como los de ella, hay un llanto que se queda en suspiro y una mirada que solo expresa pesar. Pero ella no está triste, desde su cama sonríe y con su actitud parece cumplir su propósito en la vida.  ¿Cuál? Dar significado a la nuestra. 

Cuando tenemos oportunidad de estudiar, recibimos el reconocimiento de nuestros compañeros en el trabajo y nos entendemos buenos en lo que hacemos, creemos que al próximo paso el éxito nos recibirá con brazos abiertos. Por alguna loca razón pensamos que un día algún conocido de la materia vendrá a descubrir nuestro "gran talento" y ese será el salto a la plenitud de la vida profesional, o personal. Cuando ante el primer intento (la primera entrevista, el primer inversor al que planteamos nuestro negocio, la primera puerta que tocamos) el milagro no sucede, nos depositamos cual bebé indefenso, en los brazos de la depresión, pensamos que el éxito nos ha olvidado. 

A Rosa la olvidó la vida y aún así es feliz, entras a su casita y no recibes una sola queja, no hay una sola lágrima, sus ojos brillan y su semblante releja tranquilidad. Mientras tuvo fuerzas trabajó, mientras pudo luchar lo hizo con todo su ser. Pero ahora que nada  puede hace, ha decidido vivir con la alegría de quien hizo todo lo que estuvo en sus manos. Su realidad no cambió mucho, pero no porque ella no haya hecho el esfuerzo por cambiarla. 

Quizás no te volvieron a llamar de la entrevista donde aparéntemente te fue muy bien, un inversor menospreció tu genial idea de negocios o no te aceptaron en la escuela que siempre soñaste estudiar, pero todavía puedes luchar. A Rosa la olvidó la vida, pero ella no se ha entregado, y al decidir vivir con alegría su nueva dura realidad, su propósito es animarte a seguirlo intentando. El éxito no te ha dado la espalda, simplemente no ha llegado,  la vida no es un reality show donde te vas a sentar a esperar a que un caza talentos te descubra. Lucha por los que al igual que Rosa ya no pueden luchar, hazlo por ti , porque tu idea lo vale y porque en ti se cumple el propósito de aquellos a quienes la vida olvidó.  

www.locurasdelpensamiento.blogspot.com

Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…