Ir al contenido principal

Mi problema con los falsos afectos

Por la forma en que se maneja la gente en estos días, pareciera que es algo normal y hasta correcto fingir el cariño  pero he de confesar que soy alérgica a los falsos afectos. sonrisas forzadas, cumplidos por cumplir, abrazos que parecieran luchar con una energía invisible que repele el contacto de tus brazos con el cuerpo del otro ¿Lo han sentido?, esos "te quiero" escritos con tanta frecuencia y frialdad que parecen más una caligrafía que una demostración de cariño, qué decir de los "te amo"  ¡Oh Señor! ¿Será que han olvidado lo que significa? En fin, vivimos en la era de los falsos afectos donde todo el mundo espera que el otro sea auténtico. 

Imagen de httpsilsir.wordpress.com



Recuerdo cuando era pequeña, una señora conocida de mi mamá de juro a Dios quería que yo le dijera abuela, pero a mí simplemente no me nacía decirle así y las pocas veces que lo hice (para complacer a mi mamá) sentía como si hubiera tenido un block en la lengua que no me dejaba pronunciar la palabra, de manera que renuncié a hacerlo de nuevo. Esto no quiere decir que la señora me cayera mal o que iba  a dejar de saludarla, pero ella no era mi abuela y me sentía incómoda llamándola así. Es como si exigieras a un sobrino que te llame mamá, cada persona tiene una participación distinta en nuestra vida y ocupa un lugar distinto en nuestros afectos, lugares que se forman de manera natural a través del tiempo, con el trato.

Esta es de las cosas en que la educación (y no la me refiero al sistema de educación formal, sino a la educación que recibimos en la casa y en los diferentes círculos sociales en los que participamos) se contradice. Nos hablan del valor de la honestidad, de lo bueno que es ser auténticos pero hay que decirle tío o tía a los amigos de tus padres que ni te hacen gracia, dar abrazos por conveniencia y reírse de los chistes malos del jefe porque es el jefe ¿Y entonces? ¿Qué significado va a tener cuando lo haga de verdad? He visto madres decir a sus hijos que cuando lleguen a la casa y haya visitas quieren que las saluden de una forma más afectuosa, parejas que entre sus acuerdos miden hasta la cantidad de "te amo" que esperan recibir en las redes sociales o cuando están en público... Por Dios! Y después no saben la razón de tanta depresión y vacío existencial. 

¿En qué momento ser alabancioso, hacer lo que no sientes y venderte como una persona perfecta se convirtió en un requisito de supervivencia? Acabo de salir de un curso donde cada propuesta del profesor era "excelente" pero por detrás todos estaban en el aire, como si mostrar desacuerdo en algo estuviera penalizado. En los comentarios todo estaba "bien" pero los mismos que gritaban "bien", "excelente", "abrazos" luego te hacían preguntas que evidenciaban estar más desorientado que el pueblo de Israel cuando daba vueltas en el desierto. Ser cordial y educado no requiere que adoptes poses, mostrar desacuerdos no es atentar contra el otro, querer no implica que te guste todo lo que el otro hace, ser uno mismo es prescindir de caretas y quitar de tu espalda el peso que implica fingir.

Mi relación con las personas que más admiro y respeto no empezaron como un cuento de hadas, en algún momento hemos tenido desacuerdos, roces que con respeto y sinceridad se han transformado en cariño y lealtad sin necesidad de que ninguno sea  excesivamente complaciente o servil, admiración que se basa en las virtudes y no en la conveniencia, relaciones en la que las expresiones de cariño son espontáneas, fortalecen el espíritu y dan sentido a la vida. 

Hasta la próxima! 


Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…