Ir al contenido principal

Mi problema con los falsos afectos

Por la forma en que se maneja la gente en estos días, pareciera que es algo normal y hasta correcto fingir el cariño  pero he de confesar que soy alérgica a los falsos afectos. sonrisas forzadas, cumplidos por cumplir, abrazos que parecieran luchar con una energía invisible que repele el contacto de tus brazos con el cuerpo del otro ¿Lo han sentido?, esos "te quiero" escritos con tanta frecuencia y frialdad que parecen más una caligrafía que una demostración de cariño, qué decir de los "te amo"  ¡Oh Señor! ¿Será que han olvidado lo que significa? En fin, vivimos en la era de los falsos afectos donde todo el mundo espera que el otro sea auténtico. 

Imagen de httpsilsir.wordpress.com



Recuerdo cuando era pequeña, una señora conocida de mi mamá de juro a Dios quería que yo le dijera abuela, pero a mí simplemente no me nacía decirle así y las pocas veces que lo hice (para complacer a mi mamá) sentía como si hubiera tenido un block en la lengua que no me dejaba pronunciar la palabra, de manera que renuncié a hacerlo de nuevo. Esto no quiere decir que la señora me cayera mal o que iba  a dejar de saludarla, pero ella no era mi abuela y me sentía incómoda llamándola así. Es como si exigieras a un sobrino que te llame mamá, cada persona tiene una participación distinta en nuestra vida y ocupa un lugar distinto en nuestros afectos, lugares que se forman de manera natural a través del tiempo, con el trato.

Esta es de las cosas en que la educación (y no la me refiero al sistema de educación formal, sino a la educación que recibimos en la casa y en los diferentes círculos sociales en los que participamos) se contradice. Nos hablan del valor de la honestidad, de lo bueno que es ser auténticos pero hay que decirle tío o tía a los amigos de tus padres que ni te hacen gracia, dar abrazos por conveniencia y reírse de los chistes malos del jefe porque es el jefe ¿Y entonces? ¿Qué significado va a tener cuando lo haga de verdad? He visto madres decir a sus hijos que cuando lleguen a la casa y haya visitas quieren que las saluden de una forma más afectuosa, parejas que entre sus acuerdos miden hasta la cantidad de "te amo" que esperan recibir en las redes sociales o cuando están en público... Por Dios! Y después no saben la razón de tanta depresión y vacío existencial. 

¿En qué momento ser alabancioso, hacer lo que no sientes y venderte como una persona perfecta se convirtió en un requisito de supervivencia? Acabo de salir de un curso donde cada propuesta del profesor era "excelente" pero por detrás todos estaban en el aire, como si mostrar desacuerdo en algo estuviera penalizado. En los comentarios todo estaba "bien" pero los mismos que gritaban "bien", "excelente", "abrazos" luego te hacían preguntas que evidenciaban estar más desorientado que el pueblo de Israel cuando daba vueltas en el desierto. Ser cordial y educado no requiere que adoptes poses, mostrar desacuerdos no es atentar contra el otro, querer no implica que te guste todo lo que el otro hace, ser uno mismo es prescindir de caretas y quitar de tu espalda el peso que implica fingir.

Mi relación con las personas que más admiro y respeto no empezaron como un cuento de hadas, en algún momento hemos tenido desacuerdos, roces que con respeto y sinceridad se han transformado en cariño y lealtad sin necesidad de que ninguno sea  excesivamente complaciente o servil, admiración que se basa en las virtudes y no en la conveniencia, relaciones en la que las expresiones de cariño son espontáneas, fortalecen el espíritu y dan sentido a la vida. 

Hasta la próxima! 


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…