Ir al contenido principal

¿Por qué no?

En el post de esta semana, les voy a hablar sobre el “arte de atreverse”, si se pudiera llamar de esta forma, y sobre las  veces que nosotros mismo nos limitamos como consecuencia, entre otras cosas,  de la indefensión aprendida (un concepto que conocí esta semana).

La indefensión aprendida es un tecnicismo que se refiere a la condición de un ser humano o animal que ha aprendido a comportarse pasivamente, sin poder hacer nada y que no responde a pesar de que existen oportunidades para ayudarse a sí mismo, evitando las circunstancias desagradables o mediante la obtención de recompensas positivas.” www.wikipedia.com

A veces creemos que los únicos males sociales son las adicciones o la delincuencia, pero esa manera sutil en la que el sistema nos ha venido incapacitando hasta manipular nuestra esperanza, también debería ser catalogada como “mal social”. El ingenio característico de generaciones pasadas está casi extinto y aunque las nuevas técnicas de negocios nos animan a ser emprendedores, una gran parte de la gente no se lo hace porque antes de terminar de concebir la idea se declara incapaz y la tilda de fracaso. Estamos como aquel elefante de la historia al que le ataron una pata cuando era pequeño y aún después de haber crecido y con capacidad de romper su atadura sin un mayor esfuerzo, permaneció allí. Creyó que no podía y ni siquiera hizo el esfuerzo. 
Imagen tomada de psicologiapositivafelicidad.blogspot.com
¿Cuántas veces ha descartado una opción sin siquiera intentar, a sabiendas de que tiene el potencial de enfrentar el reto? ¿Cuántas veces ha creído que algo es imposible para usted sin que haya una limitación física o intelectual que le impida el acceso? ¿Cuántas veces se ha quedado de brazos cruzados porque otra persona le dijo que usted no puede? La respuesta a estas preguntas puede explicar su estatus actual. Yo quisiera, cual gurú de la superación personal, decir que por haber asumido mis retos y por no declararme incapaz, hoy soy una persona de éxito. Pero no, estoy a mucha experiencia de distancia de ser “gurú” en cualquier disciplina y hablo desde la sinceridad de quien ha dejado pasar muchas oportunidades importantes por culpa de barreras que yo misma he creado.

  • ·         No aplico para esta posición porque no sé mucho de esto.
  • ·         No participo en esta jornada porque no soy suficientemente lista.
  • ·         No puedo estudiar “X” carrera porque soy negra,  vivo en un país en vías de desarrollo y una vez graduada no podría ejercer.

¿Verdad que son excusas tontas? Pues créame si le dijo  que en  excusas mas tontas que esas muchos se han cobijado para no hacer nada y quejarse de lo “injusta que es la vida”.

Es bueno que seamos conscientes de nuestras capacidades, obviamente habrá cosas que no podemos hacer porque cada cual tiene un talento distinto, pero si en algún momento cree que no puede hacer o conseguir algo, primero pregúntese ¿Por qué no? Y luego decida. Este mundo es para “locos” y valientes, hay que tener un poco de cada cosa para aceptar el reto de materializar sueños que en algún momento creímos imposibles, pero más vale correr el riesgo de fracasar que vivir con el remordimiento de no haberlo intentado (aunque suene un cliché). Hay que olvidarse de los NO, buscar la forma de aprovechar el potencial que cada uno tiene y atreverse.

Quién sabe dónde podemos llegar ;) 


Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…