Ir al contenido principal

¿Por qué no?

En el post de esta semana, les voy a hablar sobre el “arte de atreverse”, si se pudiera llamar de esta forma, y sobre las  veces que nosotros mismo nos limitamos como consecuencia, entre otras cosas,  de la indefensión aprendida (un concepto que conocí esta semana).

La indefensión aprendida es un tecnicismo que se refiere a la condición de un ser humano o animal que ha aprendido a comportarse pasivamente, sin poder hacer nada y que no responde a pesar de que existen oportunidades para ayudarse a sí mismo, evitando las circunstancias desagradables o mediante la obtención de recompensas positivas.” www.wikipedia.com

A veces creemos que los únicos males sociales son las adicciones o la delincuencia, pero esa manera sutil en la que el sistema nos ha venido incapacitando hasta manipular nuestra esperanza, también debería ser catalogada como “mal social”. El ingenio característico de generaciones pasadas está casi extinto y aunque las nuevas técnicas de negocios nos animan a ser emprendedores, una gran parte de la gente no se lo hace porque antes de terminar de concebir la idea se declara incapaz y la tilda de fracaso. Estamos como aquel elefante de la historia al que le ataron una pata cuando era pequeño y aún después de haber crecido y con capacidad de romper su atadura sin un mayor esfuerzo, permaneció allí. Creyó que no podía y ni siquiera hizo el esfuerzo. 
Imagen tomada de psicologiapositivafelicidad.blogspot.com
¿Cuántas veces ha descartado una opción sin siquiera intentar, a sabiendas de que tiene el potencial de enfrentar el reto? ¿Cuántas veces ha creído que algo es imposible para usted sin que haya una limitación física o intelectual que le impida el acceso? ¿Cuántas veces se ha quedado de brazos cruzados porque otra persona le dijo que usted no puede? La respuesta a estas preguntas puede explicar su estatus actual. Yo quisiera, cual gurú de la superación personal, decir que por haber asumido mis retos y por no declararme incapaz, hoy soy una persona de éxito. Pero no, estoy a mucha experiencia de distancia de ser “gurú” en cualquier disciplina y hablo desde la sinceridad de quien ha dejado pasar muchas oportunidades importantes por culpa de barreras que yo misma he creado.

  • ·         No aplico para esta posición porque no sé mucho de esto.
  • ·         No participo en esta jornada porque no soy suficientemente lista.
  • ·         No puedo estudiar “X” carrera porque soy negra,  vivo en un país en vías de desarrollo y una vez graduada no podría ejercer.

¿Verdad que son excusas tontas? Pues créame si le dijo  que en  excusas mas tontas que esas muchos se han cobijado para no hacer nada y quejarse de lo “injusta que es la vida”.

Es bueno que seamos conscientes de nuestras capacidades, obviamente habrá cosas que no podemos hacer porque cada cual tiene un talento distinto, pero si en algún momento cree que no puede hacer o conseguir algo, primero pregúntese ¿Por qué no? Y luego decida. Este mundo es para “locos” y valientes, hay que tener un poco de cada cosa para aceptar el reto de materializar sueños que en algún momento creímos imposibles, pero más vale correr el riesgo de fracasar que vivir con el remordimiento de no haberlo intentado (aunque suene un cliché). Hay que olvidarse de los NO, buscar la forma de aprovechar el potencial que cada uno tiene y atreverse.

Quién sabe dónde podemos llegar ;) 


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…