Ir al contenido principal

Reyes sin sangre azul

Lujo, poder, misterio e incontables escándalos envuelven la realeza de estos días, familias que siglos atrás eran imponentes, incuestionables y motivo de orgullo de los ciudadanos; hoy se han convertido en una especie de cáncer que hay que mantener, pero aún así, siguen siendo los de sangre azul. Este es un tema un tanto escabroso que trataré después porque hoy voy a hablar de otros reyes, unos que según nos cuenta la historia, siguiendo una estrella, llevaron oro incienso y mirra a un pequeño niño nacido en un pesebre y cada seis de enero vienen a traer regalos a los niño que "se portaron bien" durante el año.

www.spanishcoursesblog.com


Tengo la sangre dulce para los niños (dice mi abuela), yo diría que tengo suerte y una predisposición especial para que se dé cierta empatía entre nosotros. Según estudios científicos, cuando tienen entre tres y cinco años, los niños son genios pero por alguna razón los adultos, envueltos en sus afanes y trabajos, subestiman esa genialidad. En estos días estuve hablando con una vecinita nueva que se llama Mariela, tiene cuatro años pero parece haber vivido 20. La dura realidad en la que le ha tocado crecer ha espantado a destiempo su inocencia, es así como se le puede ver hablando con naturalidad de cuando su papá golpea a su mamá, que sus canciones favoritas son las de Prince Royce (que no canta precisamente música infantil) o que no comió bien porque no había mucho dinero en la casa, pero a pesar de todo sigue siendo una niña. Dos días después de navidad me dice: yo no entiendo! Por qué, si yo me he portado bien, Santa no me ha traído nada? Dígame usted, ¿Cómo se supone que uno responde a esa pregunta? Solo se me ocurrió decir que Santa le había dejado su regalo con los Reyes Magos y que ellos lo traerían después (sabiendo que a mí me tocaría ser el Santa que se retrasó). 

Hay muchos niños como Mariela, víctimas de una sociedad mal educada, una realidad económica difícil y con un futuro de horizontes muy limitados, que pocas veces reciben la visita de Santa y los Reyes Magos aunque el año entero se hayan portado bien.  Es una realidad triste que dentro de nuestras posibilidades podemos cambiar para bien, aunque sea por un día. Estos niños no piden  DS, Ipods, PSP ni cosas que representen un gran sacrificio económico. Una muñeca, un libro de cuentos, libretas y lápices a colores o un juego de cocina, pueden hacer que luzcas la corona de Rey, pongas en su cara una sonrisa y en su historia un día inolvidable. A veces en la casa hay algún sobrino que tiene un cuarto lleno de juguetes que no utiliza, a ellos también hay que enseñarlos a compartir con los que no tienen su misma dicha y de esta forma hacer espacios para los regalos de este año (una forma práctica de enseñarles a ser solidarios y generosos). 

Habrá quien diga que nadie tiene que cargar con la culpa de un padre irresponsable, pero para bien o para mal esos niños están ahí, crecerán al lado de los nuestros, este mundo es tan de ellos como de nosotros y brindarles un día especial dentro de la vida calamitosa que les ha tocado vivir, los hará y nos hará felices.  En este post les invito a buscar la "Mariela" que está a su alrededor, y a ser un rey. Uno de esos que sin necesidad de tener sangre azul, con un pequeño regalo iluminará la vida de alguien. 

Hasta la próxima y feliz día de Reyes! 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…