Ir al contenido principal

Si volvieras a nacer...

Desde hace ya unos meses, me he unido a una red  española para mujeres profesionales que me ha parecido muy interesante www.womenalia.com  porque siempre tienen notas con información útil para nuestro desarrollo profesional, debates que fomentan la interacción y por medio de los cuales creamos nuevos contactos, una forma útil y bonita de conocer gente con tus mismos intereses y compartir experiencias. En estos días se abrió un concurso que promociona un producto de la reconocida línea de cosméticos L'OREAL  que me llamó la atención porque nos invita a contar una historia, Si volvieras a hacer, ¿qué harías?  Aunque por mi ubicación geográfica no cumplo los requisitos para optar por alguno de los premios, decidí participar y contar mi historia. De repente mi correo de inundó con las respuestas de las otras participantes, y ahí estaba yo, viéndome en cada una de ellas, encontrando mi pasado, mi presente y mi posible futuro. 
  • Haría más caso a mis padres
  • Sería más atrevida
  • Apostaría por mi 
  • Hubiera estudiado otra carrera 
  • Aprendería nuevos idiomas 
  • No hubiera pasado 20 años con alguien que no me hacía feliz, no hubiera tolerado sus abusos
  • Viajaría más
  • No me hubiera casado tan joven
  • Sería menos crítica conmigo
  • reiría más
  • Abrazaría más
  • Sería más feliz
Era un rosario de cosas que producían en mi una triste sorpresa, cada oración era como un suspiro de lo que pudo haber sido y no fue, una condena elegida, era el testimonio de alguien a quien su "futuro brillante" se le había nublado, o convertido en tormenta. ¿Qué rayos pasó? ¿En qué parte del trayecto de la vida se nos pierde la brújula? 

Mientras leía, recordaba unas amigas que ante prohibiciones de sus maridos me dicen resignadas "Tu sabes cómo son los hombres" y se acogían a los parámetros que sus maridos habían dictado para ellas, recordé otras que en algún momento dijeron "lo haré luego", me acordé de mí cuando me he acobardado y he dejado pasar importantes oportunidades de mi vida, pensé que en 20 años bien pudiera ser yo la escritora de un rosario de suspiros por cosas que pude hacer y no hice, por no haber dicho que no, por haberme resignado.  No quiero eso para mí, tampoco lo quiero para ustedes y por eso escribo esta nota. 


Una de las participantes al final de su historia decía "solo se vive una vez",  tenía toda la razón al decirlo. Es maravilloso pensar en lo que haríamos si tuviéramos una segunda oportunidad, si se pudiera devolver el reloj; pero esta vida es todo lo que tenemos para cumplir nuestros sueños, para vivir. 

 Imagina que cada día es un renacimiento para ti y haz lo que siempre quisiste hacer. Sal de esa relación tóxica a la que te atan razones ridículas, vuelve a estudiar, considera los consejos de tus padres,  piensa bien las propuestas que aparecen en tu camino, ríe más, abraza, ama, vive. Es fácil decirlo y complicado de hacer, lo sé. Pero más difícil será mirar el pasado con el pesar de lo que pude hacer hecho y no hice, más duro es sentir que el tiempo se me fue de las manos y no tuve tiempo para mí, que llegue el ocaso se mi vida sin saber que cada día era una oportunidad de nacer de nuevo. 

En este momento solo se me ocurre una pregunta ¿Cómo pretendes vivir ahora? No se puede devolver el reloj para reparar lo que hicimos mal, pero vivir con remordimientos tampoco resuelve mucho, mientras nos quejamos la vida se agota. Es hora de buscar el mapa que una vez nos trazamos con ilusión, replantearnos el trayecto desde la realidad e ir en busca de la vida que siempre soñamos tener. Recuerda que cada día es una oportunidad para cambiar tu historia, para aprovechar tu única oportunidad de vivir.

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…