Ir al contenido principal

La nota discordante en las vacaciones de Semana Santa

"Nunca falta un pelo en el sancocho" dicen en lenguaje popular, y de hecho, así es. Estas mini-vacaciones planeadas por el universo, y la maravillosa insistencia de mi amiga, han sido un oasis en el desierto de estrés en que había convertido mi vida este ultimo mes. El mar, la brisa y la compañía de una familia muy agradable  ¿Que mas podía pedir? 


En nuestro primer día en la playa  el sol pareció tomarse el día libre y decidió no salir, pero el segundo día el panorama era simplemente bello. después del desayuno, mi amiga fue por su traje de baño para meterse al agua temprano, mi único objetivo era dejarme acariciar por la brisa y disfrutar de la vista, así que mis jeans doblados y mi blusa veraniega era el atuendo perfecto. No había casi nadie, ese juego de azules que empezaba claro y se iba oscureciendo a la distancia era solo para nosotras. Es de esos momentos en que piensas ¡Amo esta isla! Abres tu toalla en la arena y te deleitas con lo que esta a tu alrededor.



Mi amiga no quería bañarse sola, accedí acompañarla mojando mis pies en la orilla. Así estuvimos hablando un rato hasta que llega un señor un poco rosado, con la cara blanca de bloqueador solar (el típico turista norteamericano) y empieza a hablar con nosotras. El clima, la gente, la belleza del mar... las cosas que uno habla con desconocidos en la playa, yo estaba entretenida con las ocurrencias de mi amiga huyendo de unos pecesitos que nadaban a su alrededor y tomaba algunas fotos del paisaje. Unos minutos después llega una señora y me dice: yo soy su esposa, me pareció un poco rara esa forma de saludar pero igual le sonreí y pensé que se uniría a la conversación. La señora empezó a gritarle en ingles al marido, casi a pegarle, en el siguiente monologo: 

-  ¿Donde has estado? Te he buscado toda la mañana.
- ¿Estas buscando mujeres?
- ¿Es eso lo que has estado haciendo? 
-¿Te estas tomando fotos con ellas?

Ya podrán imaginar mi cara de horror y vergüenza ¡Dios mio! ¿De donde había salido esta loca?  El señor no encontraba donde meter la cara, la tomó de la mano y mientras se la llevaba decía (con su español con acento gringo) lo siento, mi esposa esta como loca.

 Lo primero es que me da rabia el hecho de que los turistas, en su mayoría,  tienen la concepción de que todas las mujeres negras que están en la playa andan cazando hombres; en segundo lugar, es muy lamentable que los matrimonios lleguen a un nivel de desconfianza en el que deben andar persiguiéndose y asechándose entre uno y otro; en tercer lugar, uno no va a la casa ajena a insultar al dueño. Este es mi país y esa señora grosera y maleducada hizo que me sintiera insultada por un extraño en mi propia casa. 

 Los dominicanos somos hospitalarios. Esto es virtud y defecto porque muchas veces pasamos por idiotas, pero aun así, siempre me he sentido orgullosa de la amabilidad de mi gente. Compartir sonrisas, una buena conversación, la oportunidad de aprender de otras culturas y compartir las características de la nuestra.  Por lo visto a veces hay que ser odiosa por motivos de seguridad, el problema es que no soy así. 

La gente y sus etiquetas han hecho de la vida un fastidio. Fuimos a la playa para desconectarnos del estrés y  de momento una loca pone nuestra reputación en tela de juicio, vuelvo y digo ¡Que horror! Pero bueno, son cosas que pasan, así de "buenos" son los matrimonios de hoy.

Voy a la playa buscando las caricias del viento, el susurro de las olas cuando chocan con la orilla, la belleza y frescura del agua cristalina... es una terapia celestial que solo la naturaleza puede dar  y que nadie debe arruinar, por lo que hubiera agradecido a la señora dejar las miserias de su relación y la mala educación en su casa o en su cuarto de hotel. 

El día apenas comenzaba y seguía igual de bello. Nos recuperamos del mal rato, mi amiga siguió en el agua y yo disfrutando del viento y el juego de azules entre el mar y el cielo. Aunque les confieso que no quise hablar con ningún desconocido, especialmente si tenia pinta de turista, jajaja ya se me pasara el trauma :p 

¡Hasta la próxima!





Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…