Ir al contenido principal

La nota discordante en las vacaciones de Semana Santa

"Nunca falta un pelo en el sancocho" dicen en lenguaje popular, y de hecho, así es. Estas mini-vacaciones planeadas por el universo, y la maravillosa insistencia de mi amiga, han sido un oasis en el desierto de estrés en que había convertido mi vida este ultimo mes. El mar, la brisa y la compañía de una familia muy agradable  ¿Que mas podía pedir? 


En nuestro primer día en la playa  el sol pareció tomarse el día libre y decidió no salir, pero el segundo día el panorama era simplemente bello. después del desayuno, mi amiga fue por su traje de baño para meterse al agua temprano, mi único objetivo era dejarme acariciar por la brisa y disfrutar de la vista, así que mis jeans doblados y mi blusa veraniega era el atuendo perfecto. No había casi nadie, ese juego de azules que empezaba claro y se iba oscureciendo a la distancia era solo para nosotras. Es de esos momentos en que piensas ¡Amo esta isla! Abres tu toalla en la arena y te deleitas con lo que esta a tu alrededor.



Mi amiga no quería bañarse sola, accedí acompañarla mojando mis pies en la orilla. Así estuvimos hablando un rato hasta que llega un señor un poco rosado, con la cara blanca de bloqueador solar (el típico turista norteamericano) y empieza a hablar con nosotras. El clima, la gente, la belleza del mar... las cosas que uno habla con desconocidos en la playa, yo estaba entretenida con las ocurrencias de mi amiga huyendo de unos pecesitos que nadaban a su alrededor y tomaba algunas fotos del paisaje. Unos minutos después llega una señora y me dice: yo soy su esposa, me pareció un poco rara esa forma de saludar pero igual le sonreí y pensé que se uniría a la conversación. La señora empezó a gritarle en ingles al marido, casi a pegarle, en el siguiente monologo: 

-  ¿Donde has estado? Te he buscado toda la mañana.
- ¿Estas buscando mujeres?
- ¿Es eso lo que has estado haciendo? 
-¿Te estas tomando fotos con ellas?

Ya podrán imaginar mi cara de horror y vergüenza ¡Dios mio! ¿De donde había salido esta loca?  El señor no encontraba donde meter la cara, la tomó de la mano y mientras se la llevaba decía (con su español con acento gringo) lo siento, mi esposa esta como loca.

 Lo primero es que me da rabia el hecho de que los turistas, en su mayoría,  tienen la concepción de que todas las mujeres negras que están en la playa andan cazando hombres; en segundo lugar, es muy lamentable que los matrimonios lleguen a un nivel de desconfianza en el que deben andar persiguiéndose y asechándose entre uno y otro; en tercer lugar, uno no va a la casa ajena a insultar al dueño. Este es mi país y esa señora grosera y maleducada hizo que me sintiera insultada por un extraño en mi propia casa. 

 Los dominicanos somos hospitalarios. Esto es virtud y defecto porque muchas veces pasamos por idiotas, pero aun así, siempre me he sentido orgullosa de la amabilidad de mi gente. Compartir sonrisas, una buena conversación, la oportunidad de aprender de otras culturas y compartir las características de la nuestra.  Por lo visto a veces hay que ser odiosa por motivos de seguridad, el problema es que no soy así. 

La gente y sus etiquetas han hecho de la vida un fastidio. Fuimos a la playa para desconectarnos del estrés y  de momento una loca pone nuestra reputación en tela de juicio, vuelvo y digo ¡Que horror! Pero bueno, son cosas que pasan, así de "buenos" son los matrimonios de hoy.

Voy a la playa buscando las caricias del viento, el susurro de las olas cuando chocan con la orilla, la belleza y frescura del agua cristalina... es una terapia celestial que solo la naturaleza puede dar  y que nadie debe arruinar, por lo que hubiera agradecido a la señora dejar las miserias de su relación y la mala educación en su casa o en su cuarto de hotel. 

El día apenas comenzaba y seguía igual de bello. Nos recuperamos del mal rato, mi amiga siguió en el agua y yo disfrutando del viento y el juego de azules entre el mar y el cielo. Aunque les confieso que no quise hablar con ningún desconocido, especialmente si tenia pinta de turista, jajaja ya se me pasara el trauma :p 

¡Hasta la próxima!





Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…