Ir al contenido principal

La versión humana de los tóxicos

Los tóxicos no siempre son químicos, a veces son personas con actitudes, expresiones o comportamientos contaminantes que pasan por nuestras vidas sin ninguna indicación de NO TOCAR¡CIUDADO! o NO PASE. De forma casi imperceptible se van involucrando con nosotros y si no los limitamos o cortamos a tiempo esa relación, terminamos convertidos en una de ellos cual víctima de un vampiro. 

Ilustracion de josé Luis Agreda, Periódico El Pais


Hace unos días estuve leyendo una nota en la versión digital del periódico El País que hacía referencia  a este tipo de personas como "personas víricas" 
"Viven de vivir la vida de otros porque no les vale con la suya. Su vida es demasiado gris, aburrida o frustrante como para hablar de ella, así que destrozan todo lo que les rodea. No espere palabras de reconocimiento hacia los demás ni que hablen de forma positiva de nadie, porque el que a los demás les vaya bien, les potencia su frustración como personas. No saben competir si no es destruyendo al otro. Arrasan como Atila. Con estas personas sufrirá el contagio del virus desesperanza, vergüenza, incluso culpa si participa en la crítica. Y la culpa luego arrastra al virus del remordimiento." 
Pero yo diría que más que un virus, son un tóxico. Si existiese tal denominación sería un "tóxico parásito" experto en desaparecer la paz. 

El tipo de persona que comparte con todo el mundo pero no es amiga de todo el mundo (juntos pero no revueltos) tiene oportunidad de tratar con cada personaje y con el paso del tiempo va seleccionando a quienes dará el título de amigos (que aunque se ha cualquierizado el término, es un título muy importante) de acuerdo a la forma de cada uno y libre de cualquier prejuicio.

Hay personas que siempre se quejan, otros son víctimas eternas de todo el mundo, también están los que protestan por todo o protestan por lo mismo pero no actúan, no se me pueden quedar los que te ven cara de confesionario o creen que eres el zafacón de sus amarguras (solo aparecen cuando están jodidos). Hablar con cualquiera de ellos produce más tristeza, cansancio y estrés del que experimenta un empleado explotado y sin esperanzas de cambiar de empleo. De manera que hay que tomar medidas para tratar con esa versión humana de los tóxicos (porque irremediablemente nos tocará alguno en su momento y debemos manejar la situación con sabiduría)que no hacen más que arruinar los momentos de felicidad que pudiéramos tener. 

Debemos aprender a tratar con cuidado y objetividad a las personas, escucharles sin que sus problemas te afecten, ojo con esto que soy de las que está a favor de la empatía, pero ponerse en el lugar del otro no es sinónimo de cargar con sus problemas. 
"Eres la única persona con la que puedo desahogarme" 
Debería encenderse una luz roja y escucharse un sonido de advertencia cuando alguien te dice esa frase, por lo peligrosa que es. He tenido momentos de profunda tristeza sufriendo problemas ajenos, generalmente de personas que nunca te invitan a celebrar alegrías, vuelvo  y digo No seas zafacón sentimental de NADIE. Cuando no tenemos precaución y dejamos que personas tóxicas hagan nido en nuestro ser, terminamos convirtiéndonos a ellos. 

Todos vivimos días grises,  momentos de tristeza o indignación que baja nuestros ánimos. Es maravilloso encontrar una persona con quien hablar en medio de esa situación, pero debemos tratar el momento como lo que es, un instante pasajero. Lamentarse siempre de lo mismo no resuelve nada, recordemos que el agua que no corre hace un pantano y del pantano de los lamentos eternos nacen las personas tóxicas. 

Cultivemos la esperanza, el optimismo, el buen ánimo y hagamos partícipe de nuestras alegrías a quienes, en su momento, vinieron con amor a escuchar nuestros lamentos. Aunque la vida sea dura hay que vivir para ser feliz. Al final, la felicidad es el antídoto a las consecuencias del contacto con personas tóxicas ;) 

Hasta la próxima! 


Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…