Ir al contenido principal

Lo que había detrás de la puerta

Desde hace ya un tiempo me he vuelto crítica de nuestro sistema, por enseñarnos que los buenos trabajos se consiguen estudiando y luego demostrarnos que aunque seas un superdotado sin contactos no hay buenos trabajos. Notas, reflexiones y una larga lista de indignación adornaban las conversaciones con amigos y conocidos en lo que al mundo laboral/profesional se refiere. Ya estaba harta de ser subempleada y emprendí la aventura de buscar el trabajo de mis sueños. 

He hecho muchísimas entrevistas de trabajo, tomado toda clase de tests psicológicos, ni hablar de los exámenes médicos, y se me han hecho las propuestas más alocadas y hasta ridículas que se puedan imaginar.  Cuando queremos lograr las cosas por nuestros propios méritos, el camino hacia la meta resulta largo, angosto y cargado de lecciones en cada tropiezo. Ya estaba cansada y un tanto resignada, hasta que un día a las 7:00 pm sonó el celular y la voz al otro lado del teléfono era de una compañía donde había dejado mi hoja de vida hacía un tiempo, estaban interesados en verme. 

Otra vez a hacer entrevistas, pruebas de aptitud, chequeos médicos... Una semana después me llaman para decirme que fui seleccionada 1A para el puesto. Por alguna razón, que en ese momento no entendía, no me emocioné (seguro mi subconsciente sospechaba lo que me esperaba), le dije a la señora que me diera el fin de semana para pensarlo, traté de evaluar la propuesta con la cabeza fría, finalmente acepté.

Mientras estaba en proceso de reclutamiento, cada vez que iba al lugar me sentía una cierta fascinación  por el estilo de las instalaciones. Era algo minimalista y chic, pero nunca voy a olvidar la puerta de cristal que separaba la recepción del área comercial. Mientras esperaba afuera de vez en cuando salía algún empleado, siempre bien arreglado, y de reojo podía mirar hacia adentro, todo lucía tan perfecto. Recuerdo que pensaba  quizás voy a ser uno de ellos, suspiraba y sonreía. Había olvidado que las cosas no siempre son lo que parecen, que a veces el infierno se viste de tul y puede confundirse con la gloria.  

El trabajo es nuestro segundo hogar de la vida adulta y como tal, debemos procurar que sea el lugar adecuado para nosotros. Por lo general vamos a las entrevistas llenos de temores, tratando de presentarnos como el candidato ideal y olvidando que ese también es el momento de ver si ese es el trabajo ideal para nosotros. Ellos intentarán ver si usted reúne los requisitos que buscan y usted intentará averiguar si ese es el lugar que va de acuerdo no solo con su disposición para trabajar, sino con sus valores y su futuro. Si, las entrevistas de trabajos son para que también usted pregunte. 

En algún momento pensé que lo mío era un caso de mala suerte, ahora comprendo que esta es una de esas paradas de la vida para crecer y aprender a elegir mejor. Esta semana tuve que salir a buscar unos papeles en el almacén y cuando abrí la puerta de cristal que tanto llamó mi atención en las primeras visitas a la institución sentí sobre mí una mirada como las que yo misma di en algún momento, aquellos días en que quería ser de los que estaban allí y saber lo que había detrás de la puerta. 


A veces, la perfección no es más que un espejismo ;)

Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…