Ir al contenido principal

Lo que había detrás de la puerta

Desde hace ya un tiempo me he vuelto crítica de nuestro sistema, por enseñarnos que los buenos trabajos se consiguen estudiando y luego demostrarnos que aunque seas un superdotado sin contactos no hay buenos trabajos. Notas, reflexiones y una larga lista de indignación adornaban las conversaciones con amigos y conocidos en lo que al mundo laboral/profesional se refiere. Ya estaba harta de ser subempleada y emprendí la aventura de buscar el trabajo de mis sueños. 

He hecho muchísimas entrevistas de trabajo, tomado toda clase de tests psicológicos, ni hablar de los exámenes médicos, y se me han hecho las propuestas más alocadas y hasta ridículas que se puedan imaginar.  Cuando queremos lograr las cosas por nuestros propios méritos, el camino hacia la meta resulta largo, angosto y cargado de lecciones en cada tropiezo. Ya estaba cansada y un tanto resignada, hasta que un día a las 7:00 pm sonó el celular y la voz al otro lado del teléfono era de una compañía donde había dejado mi hoja de vida hacía un tiempo, estaban interesados en verme. 

Otra vez a hacer entrevistas, pruebas de aptitud, chequeos médicos... Una semana después me llaman para decirme que fui seleccionada 1A para el puesto. Por alguna razón, que en ese momento no entendía, no me emocioné (seguro mi subconsciente sospechaba lo que me esperaba), le dije a la señora que me diera el fin de semana para pensarlo, traté de evaluar la propuesta con la cabeza fría, finalmente acepté.

Mientras estaba en proceso de reclutamiento, cada vez que iba al lugar me sentía una cierta fascinación  por el estilo de las instalaciones. Era algo minimalista y chic, pero nunca voy a olvidar la puerta de cristal que separaba la recepción del área comercial. Mientras esperaba afuera de vez en cuando salía algún empleado, siempre bien arreglado, y de reojo podía mirar hacia adentro, todo lucía tan perfecto. Recuerdo que pensaba  quizás voy a ser uno de ellos, suspiraba y sonreía. Había olvidado que las cosas no siempre son lo que parecen, que a veces el infierno se viste de tul y puede confundirse con la gloria.  

El trabajo es nuestro segundo hogar de la vida adulta y como tal, debemos procurar que sea el lugar adecuado para nosotros. Por lo general vamos a las entrevistas llenos de temores, tratando de presentarnos como el candidato ideal y olvidando que ese también es el momento de ver si ese es el trabajo ideal para nosotros. Ellos intentarán ver si usted reúne los requisitos que buscan y usted intentará averiguar si ese es el lugar que va de acuerdo no solo con su disposición para trabajar, sino con sus valores y su futuro. Si, las entrevistas de trabajos son para que también usted pregunte. 

En algún momento pensé que lo mío era un caso de mala suerte, ahora comprendo que esta es una de esas paradas de la vida para crecer y aprender a elegir mejor. Esta semana tuve que salir a buscar unos papeles en el almacén y cuando abrí la puerta de cristal que tanto llamó mi atención en las primeras visitas a la institución sentí sobre mí una mirada como las que yo misma di en algún momento, aquellos días en que quería ser de los que estaban allí y saber lo que había detrás de la puerta. 


A veces, la perfección no es más que un espejismo ;)

Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

Lo que elegimos ser

Yo iba entrando y ella salía del super mercado, un oficial de seguridad la resguardaba de la llovizna con un gran paraguas mientras la señora del servicio llevaba el carrito de las compras y ella trataba de mantener el equilibrio en el suelo resbaloso del estacionamiento, que ya estaba mojado, con sus finos tacones y vestida como quien va para un coctel de divas recién operadas.
En cuestión de segundos recordé cuando estábamos juntas en el colegio y le dije a la joven que me acompañaba:
- Ves querida, uno se terminan convirtiendo en aquello que elige ser.
Una de las desventajas de vivir y crecer en un pueblo es que muchas veces nos hacemos adultos con visión corta, y el destino de cada uno responde más a limitaciones propias que a una auténtica carencia de oportunidades.
Ella siempre fue diferente, rara, pensábamos nosotros. Usaba estilos de pelo radicales, lo más radical que las monjas permitieran, accesorios de esos que enmarcan la rebeldía de adolescente propia de telenovelas …

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…