Ir al contenido principal

El dios de las cosas buenas

Experiencias de amigos y familiares esta semana, me han hecho recordar las clases de escuela dominical en la iglesia, allí donde a veces iba a regañadientes, lecciones a las que dediqué importante tiempo y atención en mi niñez.

Dios es amor, Dios es bueno; pero también Dios nos prueba. 

Estuve conversando con un familiar al que las cosas no le han salido como las esperaba. Tenía todos lo planes para hacerse una intervención quirúrgica  y a última hora le ha salido una complicación que ha detenido  indefinidamente el proceso, con expresión visiblemente triste me decía: 
 Dios quiere que a uno las cosas le salgan bien, pero satanás trabaja para arruinar los planes
¿Cómo saber si mis planes y los de Dios son los mismos? Es posible que lo que en un momento estoy considerando como una "bendición" no esté dentro de los planes que El tiene para mí. Cuando decimos en el padre nuestro,  que por tradición o por convicción hacemos, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo, estamos dejando en sus manos nuestra vida para que la dirija según su voluntad, no la nuestra. Esto significa sorprendernos con maravillosas cosas que suceden y uno no se explica (cuando están en nuestros deseos, nunca las cuestionamos) pero también, ver partir personas, oportunidades y cosas que considerábamos buenas. 

Recordemos a Job, ejemplo de integridad y fortaleza de espíritu, un siervo que fue siempre fiel y le fue quitado todo. Vio destruirse su riqueza, morir sus hijos, alejarse a sus amigos... Se encontró pobre, enfermo y solo, a su tiempo fue restablecido, pero aún en la más absoluta desesperación continuó creyendo en Dios. ¿Cómo pretendemos entonces que nuestro Dios es exclusivo de las cosas "buenas"? 

Queremos ser cambiados, pero que ese cambio ocurra como por arte de magia ya que nos resistimos al dolor, a la incertidumbre, a la vulnerabilidad propia de esta humanidad, que es lo único que poseemos seguro. Las pruebas no solo renuevan nuestra fe, nos hacen crecer como personas, nos hace entender el prójimo, son responsables de una versión mejorada de nosotros mismos. Así como sacar el diamante de lo que una vez fue roca.

Para mí tampoco es fácil, de hecho en este momento escribo desde la incertidumbre de experiencias que no han resultado como yo las había planeado, momentos incómodos que debo reconocer como necesarios para que yo aterrizara. En estos momentos también he visto a Dios y agradezco la transformación que todas estas situaciones han producido en mi persona. Cuando el proyecto falla, sigue siendo merecedor de alabanza. Quizás ha fallado mi proyecto, no el que El tiene para mi ;) 

Es mas fácil responsabilizar los macabros planes del maligno de nuestras desgracias que sentarse a reflexionar sobre la situación y tratar de aprender la lección. A veces no entiendo ¿Cómo rayos creemos en la onmipotencia de Dios y al mismo tiempo pensamos que satanás puede arruinar sus planes porque si?

Vuelvo y digo, El mismo Dios que nos ama, nos prueba y la mejor forma de superar esas pruebas es reflexionando, tomando las lecciones correspondientes y seguir creyendo. 

Ya pasará ;)  



Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…