Ir al contenido principal

La fórmula es que no hay fórmulas

Esta parece ser la vida de los ejemplos. Quieres ser ejemplo de algo/alguien, o buscas un ejemplo que te sirva como indicador para medir y/o dirigir tu vida. Pero cada cabeza es un mundo, ninguna vida es igual a otra y después de mucho tiempo perdido resolvemos buscar nuestra propia manera de vivir. El objetivo de esta nota es no perder el tiempo con fórmulas de vida. 


Hay que tener un proyecto, eso no lo discuto "quien no sabe a dónde va, ya llegó". Un "por qué", para enfrentar los a todos los "cómo" que la vida nos plantea cada día, pero tengo una serie de preguntas para reflexionar un poco sobre este tema, la primera es:
 ¿Estás viviendo proyecto?   

A veces nos adaptamos al canon social, otras a "lo que mi familia espera de mi", en otras ocasiones me he encontrado con gente que simplemente no se ha planteado eso de tener un proyecto de vida y ha dejado pasar, o desperdiciado, verdaderas oportunidades, a veces nunca se dan cuenta de lo afortunados que fueron. Más importante que tener un proyecto de vida para dirigirte, es que ese proyecto haya sido ideado por tí (tus sueños, pasiones, intereses, habilidades, capacidades) y no que sea una adaptación de un proyecto ajeno o el sueño frustrado de otra persona. Es posible cumplir un sueño ajeno, pero estando en la meta sentirás que tienes todas las asignaturas pendientes.... Las tuyas!
"If I fail, if I suceed. At least I live as I believe" (Oh Whitney! How I miss you...) 
Digamos que si, tienes un proyecto de vida y responde a tus intereses, sueños, pasiones, capacidades.... Ahora vamos a la siguiente pregunta. 

¿Es viable?

Si no lo son, descuiden, yo también soy una soñadora y la vida me ha enseñado que no hay nada escrito. Pero a veces el proyecto de vida necesita una dosis de realidad para que se puedan desarrollar. ¿Revisiones? Muchas! La vida es una constante prueba de ensayo y error. Es totalmente válido replantearse algunas cosas de vez en cuando y en cada día tenemos un lienzo en blanco para reescribir el cuento, pero hay que tener claro que aunque sería maravilloso vivir en Wonderland, donde escribimos la historia es en la tierra, de modo que mientras más aterrizados sean nuestros planes, mejor.

¿Y entonces?

La fórmula es que no hay fórmulas. Cada uno lleva sobre sus hombros la responsabilidad de hacerlo a su modo, lanzar todas las posibilidades al aire, cual malabarista, y esforzarse por mantenerlas girando y funcionando. ¿Que sería más sencillo si tuviéramos un manual? Seguro que sí, pero no sentiríamos en frío de la incertidumbre, la adrenalina que producen los retos y la satisfacción de conseguir lo que una vez pareció imposible. Son estas cosas la sazón de la vida ;) 

Hasta la próxima!




Entradas populares de este blog

Desde cero

Nuestros padres pasan la mitad de nuestra vida rompiéndose la cabeza para enseñarnos a vivir y nosotros pasamos la otra mitad rompiéndonos la cabeza desaprendiendo muchas de esas cosas, para poder vivir. Y este ciclo se repite de generación en generación...

No, el punto de este post no es crucificar a los padres (los maestros tienen también su grado de participación aquí) por lo que han hecho con nosotros, al final, han dado lo que pueden según lo que tienen y lo que consideran que es mejor. Según el lugar de donde vienen, según sus experiencias de vida, según lo que les dieron a ellos mientras crecían. El punto es que su realidad y la nuestra, por muchos factores, es absolutamente distinta (y gracias a Dios por eso).

Una de esas cosas para la que nos programan, y que luego tenemos que borrar del sistema, es que todos nuestros pasos siempre serán hacia adelante, o que debe ser así. Iniciar y continuar, la secuencia es el progreso.  Independientemente de lo que estés haciendo, lo impor…

Confesiones públicas: La Caducidad Femenina

Tengo listas de todo! Las canciones que me gustaría que sonaran en la recepción de mi boda, un tablero en Pinterest con modelos del tipo de vestido que me gustaría usar, un filtro imaginario de las personas a las que invitaría y el nombre de mi primera hija, si la llegara a tener en algún momento. Así nos educaron, para que un día diéramos el gran paso, para  que la princesa que celebró los 15 se convierta en reina, para que fuéramos mujeres "completas".
Recuerdo que cuando se acercaban mis 15 le leí un sermón a mi mamá para que ni se le ocurra hacerme la tradicional fiesta de cumpleaños (es posible que ese fuera el fallo :p). Yo quería una computadora, así que cualquier presupuesto que hubiera para celebración tendría un mejor uso en un aparato que me ofrecía la posibilidad de hacer mis propios trabajos y la esperanza de conectarme con el mundo a través de Internet. Dial up señores, se acuerdan del sonidito para conectarse? jajaja! Qué mejor fiesta que esa?!
En febrero 20…

30 +1

Hay dos oportunidades en las que suelo pasar revista a la vida; cuando termina el año calendario y en mi fecha de nacimiento. Llegó febrero 28! Pasaré  raya a lo vivido y veamos qué tal han sido los resultados ;)
Tengo sueños sin cumplir, he tomado malas decisiones, en algunos aspectos me siento estancada y ya me molesta menos la incertidumbre laboral que asocio tanto con caminar en arenas movedizas. Según pasan los días me empiezo a dar cuenta de que el destino me ha hecho un favor al no dejarme cumplir algunos sueños, mis malas decisiones han terminado convirtiéndose en  una valiosa fuente de aprendizaje, mi incertidumbre laboral me ha ayudado a entender el devenir de la vida, a celebrar el cambio y abrazar la esperanza.
El punto es que uno llega a entender que no hacen falta los efectos especiales que generalmente están en nuestros sueños para llegar a una realidad en la que seamos felices con todo y las carencias que la sociedad y el capitalismo nos dice que tenemos. No quiero o…