Ir al contenido principal

Del otro lado del charco

Motivada por una compañera de la universidad, en abril del 2012 apliqué por una beca para el Máster   Executive en Administración y Dirección de Empresas Online de la Escuela de Organización Industrial EOI. En julio recibí un correo donde decía que me habían concedido la beca y así empezó una experiencia alucinante que, entre otras cosas, me ha llevado del otro lado del charco. 


Un viaje de ocho horas en las que te das cuenta que, a veces, la diferencia entre un vuelo en clase turista y una guagua pública es solo el medio de transporte, porque los personajes pintorescos que te encuentras en una y en otra situación, son casi los mismos (la joven que priva en buena y en sus modales deja salir el patio, la doña que no te deja dormir contándote cada cosa que le ha pasado,  los niños que creen estar en un parque de diversiones, el bebé que no para de llorar..... de todo). Termina el trayecto miras a tu compañera con los ojos más brillantes que los de un niño en día de reyes, sonríes y piensas emocionada Here we go!! Madrid 2013 :) 


No hubo mucho tiempo para descansar, fue cuestión de dejar las maletas en el hotel e ir corriendo a la universidad al acto de apertura del la fase presencial. El programa de clases fue intenso pero tuvimos instructores que con cada lección me hacían sentir dichosa de estar allí, nunca voy a olvidar las clases de Manuel Alonzo Coto (Estrategias de marketing digital), Nestor Guerra (Diseño, generación y evaluación de modelos de negocio) y Jorge Palacios (Habilidades Directivas). Fueron como un elixir que mi espíritu agotado, y harto de las cosas que tiene una que pasar en esta esclavitud evolucionada a la que llamamos empleo, necesitaba. La confirmación de que mis ansias de libertad no son una locura  y las pautas para ver el mundo laboral desde un punto de vista distinto.



Me habían contado muchas cosas de Madrid,su gente y la forma de tratar a los latinoamericanos; pero en vez de ir patas arriba llena de prejuicios con todo el que veía, decidí tomar las opiniones con escepticismo y sacar mi propia conclusión al respecto. No hay quejas, en el tiempo que estuve allí nadie me miró de forma despectiva, ni me habló mal, atendieron con amabilidad a mis preguntas en la calle... Muchas veces pensé en  lo mal que tratan aquí a los haitianos, en la facilidad con la que subestimamos a los extranjeros que consideramos inferiores a nosotros. 

Si alguna vez en la vida he aprovechado las 24 horas del día, ha sido en ese viaje. Después de la universidad  nos arreglábamos para cenar y luego salir a conocer la ciudad, ese recorrido ha sido especial por partida doble. Por un lado está la belleza del lugar y por el otro la compañía de amigos muy queridos a los que hacía mucho tiempo no veía (Eric, Carmen, Angel... Gracias! Sin ustedes no habría sido igual de especial).



Pero el móvil era el máster y para la segunda semana teníamos un gran desafío, la presentación del anteproyecto. Uno de los mensajes que se repetían una y otra vez en las intervenciones de los instructores era "Hay que saber elegir tu equipo". Esto es un factor clave para el éxito y lo comprobamos entre nosotros, me ha tocado trabajar con tres chicos geniales y gracias a la colaboración de todos hoy podemos decir llenos de orgullo Misión cumplida! a esta primera fase. 



Ahora, a trabajar duro para el proyecto final y a aplicar a la vida personal y profesional todas las lecciones aprendidas :) 



Hasta la próxima! 

Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…