Ir al contenido principal

El pecado de ser positivo

En más de una ocasión he criticado ese constante estado de felicidad  en el que aparentan vivir algunas personas, más falso que las imitaciones chinas de la Barbie (a las que no se le doblan las rodillas y se sientan con las piernas abiertas). El problema de esa falsa felicidad es que ha hastiado a las personas al punto que creen que no hay nadie que pueda ser verdaderamente feliz y que las pretensiones de positivismo son solo una careta para la desventura del vivir. Pero no es así. 

Para bien o para mal, estamos aquí. En un mundo sin recetas plagado de excesos y maldad, donde quien no anda buscando un héroe quiere ser uno. Abres el periódico y cuando no te ensucia de sangre con un caso de violencia, sientes el escupitajo de un político en tu cara  con sus  actos o sus declaraciones. Imaginen una vida que atraviese los días solo revolcándose en ese fango, llenándose de indignación hasta más no poder, popularizando únicamente esa miserable realidad. Es una existencia tan carente de sentido como la de aquel que se esfuerza por dar y aparentar afectos que no siente. 

No podemos cerrar los ojos a la realidad, pero de nada nos sirve insistir en resbalar en un lodo que debemos quitar y solo podremos quitarlo manteniendo el equilibrio, viendo las cosas desde una nueva perspectiva, enriqueciendo nuestro espíritu, nutriendo el intelecto y viviendo en salud. Tenemos amor y odio, noche y día, mar y tierra  hay que procurar mantener el equilibrio entre lo bueno y lo malo que pasa para poder cambiar el mundo a una realidad mejor, si es lo que verdaderamente nos interesa.  La felicidad no es ausencia de infortunios y el positivismo poco tiene que ver con vendarse los ojos ante lo malo, se trata de ver el lado bueno de las cosas y trabajar a favor del mismo, ver el vaso medio lleno, encontrar oportunidades donde otros se sientan a contemplar desgracias. El caso es que a veces pareciera que ser positivo estuviera dentro de los pecados capitales. 

Mi clase favorita, en un Master que estoy cursando, estuvo caracterizada por un profesor cuyas lecciones eran intensas pero a la vez muy inspiradoras. Cada mañana me despertada con cuatro o cinco mails cargados de actividades para desarrollar, si a eso le suman ocho horas de trabajo y un curso que estaba llevando en paralelo... Ya pueden imaginar el estrés. Pero cada actividad era, en su desarrollo, un invitación a ser feliz, a cambiar de enfoque, a creer que todavía hay chance de construir un mejor futuro para nuestros hijos. De manera que, si ser positivo es un pecado, he aquí una pecadora! 

Quien es feliz, hace feliz. Entre tanta tragedia, agradezco infinitamente a quienes con sus sonrisas, a través de mensajes en sus muros de facebook o  de sus  líneas de tiempo en twitter, hacen el equilibrio entre lo bueno y lo malo del día. Aquellos que sin proponérselo nos contagian de buen humor, de esperanza  y cada mañana renuevan nuestra disposición para enfrentarnos a las actividades propias de la jornada. 

Andar pregonando falsos afectos es un asco, revolcarse en la miseria y la indignación no resuelve nada, pero voltear las dificultades, de modo que a pesar de ellas podamos ver la belleza de los días, es algo reservado solo para gente especial. 

Si sonríes la vida te sonríe
no es así?!

Vamos a sonreír! 

Dedicada a mi querido  Eric Carrasco N. Gracias por ayudarnos a mantener el equilibrio ;) 



Entradas populares de este blog

La virtud de no encajar

Durante mucho tiempo pensé que lo ideal era ser parte de un grupo, incluir ciertas practicas en mis hábitos como norma de lo socialmente correcto: Bordar, celebrar una linda fiesta a los 15, hacerme novia de un joven valeroso a los "20 y pocos" y formar una familia normalita a los "20 y largos". Pero a medida que fui creciendo y conociendo, mi parecer ante estas cosas fue cambiando... y qué bueno! 
Sorry mommy, I'm not that kind of girl.  "Hay un tipo de persona que no encaja, pero también están aquellas que se resisten a encajar" (en ese segundo grupo me encuentran a mí ;))  Recuerdo con ilusión la primera fiesta de 15 años a la que me dejaron ir (eso si, mi papá me fue a buscar tempranísimo! :s) Era el cumpleaños de una de mis mejores amigas, todavía lo es, y yo estaba emocionada y feliz de verla tan linda y compartir con todo el grupo, ese mismo día me di cuenta que prefería ser invitada que festejada y no dejé a mi mamá organizarme fiesta de cumpl…

Hablemos del respeto

La belleza de hablar, más que pronunciar bien y utilizar palabras rebuscadas, está en honrar con hechos cada palabra que sale de nuestra boca. Hoy hablaré del respeto. La frecuencia con que utilizamos el término y la poca correspondencia que tiene, en algunos casos, con la realidad.   "El respeto es la consideración de que alguien o incluso algo tiene un valor por sí mismo y se establece como reciprocidad: respeto mutuo, reconocimiento mutuo. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única". Wikipedia



Este es de los términos que adornan las paredes de las aulas de educación primaria en el muro donde se escriben los valores. Respeta a tus mayores, a tus profesores, tus superiores.... pero ¿Qué hay del respeto por uno mismo? Nadie puede dar lo que no tiene, si primero no nos respetamos a nosotros mismos lo que vamos a sentir por los demás es miedo, no respeto. 
No le grito a mi madre por miedo al castigo, no…

Goodbye 2017

Que soy suficiente. Que lo mejor es que la vida pase como le de la gana. Que a veces eres tan suertuda que te toca ver cómo se cae de cabeza quien tiró la cáscara para que resbales en la vida. Que estoy felizmente cansada. Que el futuro es retante y me emociona más de lo que me asusta. Que no llega nunca la edad en la que uno por fin entiende lo que en realidad quiere en la vida y al final la opción es acomodarse en la realidad menos jodida (aparecerán seres excesivamente positivos que me dirán que no es así, pero tendré que comprobarlo en carne propia para cambiar de opinión).
Todo eso he aprendido...




Hace cuatro años de la última vez que diciembre me encontró feliz de estar estresada, agradecida de las vueltas que da la vida y con la ilusión de enfrentar expectativas muy altas sin temor a no poder cumplir, no porque me crea super poderosa sino porque sé que puedo salir del fondo si me tocara volver  caer.

No tengo metas, porque lo que mejor me ha funcionado es cuando la vida toma el cur…